CUERPO, una mutua cooperativa

El primer proyecto que ofrece medicina integrativa se muda de local para crecer un golpe consolidado

Una de las reuniones de casos clínicos de la cooperativa CUERPO
Una de las reuniones de casos clínicos de la cooperativa CUERPO

El modelo cooperativista amplía sus fronteras y se atreve con el de la mutua de salud. CUERPO ofrece medicina integrativa y es la primera experiencia de este tipo, o al menos esto es el que afirman sus portavoces, José Herrero y Mireia Bosch.

Herrero es naturópata y homeòpata responsable del área de salud infantil de la cooperativa ubicada a la calle de Mozart 2 de Barcelona, en un local de unos 120 metros cuadrados que alberga consultas, despachos y salas de formación. "Se nos ha quedado pequeño y de hecho ya hemos firmado el contrato por un nuevo local de 500 metros cuadrados a la calle de la Industria 93" a tocar del barrio de Gràcia de Barcelona.

Medicina y cooperativismo

CUERPO es una cooperativa mixta sin ánimo de lucro que une terapeutas con pacientes y que ofrece medicina integrativa. Esto quiere decir que "hacemos convivir medicina convencional con la tradicional", dice Herrero. Ofrecen medicina general y de familia, homeopatía, naturopatia, osteopatia, técnica Alexander -de reeducación postural-, masajes, fisioterapia, reeducación visual y psicología. "Son terapias que la Seguridad Social no contempla o no ofrece y con las cuales la queremos complementar", dice la portavoz.

CUERPO nace para hacer accesible terapias que la Seguridad Social no contempla

Y esto con la intención que estos servicios sean más accesibles por los usuarios: "Cualquier persona puede hacer uso del servicio a precio de mercado o, si se se hace socio pagando una cuota mensual individual o familiar, puede disfrutar de los servicios con una tasa reducida". El capital social para formar parte del colectivo es de 60 euros y las tasas son de 27,3 euros por persona o 37,5 por familia. Estas son las cuotas mutuals y dan acceso al servicio a coste, 25 euros por hora de visita con cualquier profesional. "Por terapias continuadas, es muy asequible", apunta Herrero. "La idea de estos precios es que no sea privativo, los hemos ajustado al máximo", dice Bosch. Además, también existen cuotas solidarias como mecanismo de acceso por personas con más dificultades. El socio cooperativista también disfruta de descuentos en cursos que organiza CUERPO y en la tienda de la entidad.

Cuando un usuario pasa a formar parte de la cooperativa, se le adjudica un terapeuta de referencia que valorará, de manera conjunta y colaborativa con el resto de profesionales, el circuito de salud adecuado por el paciente.

Un local nuevo de trinca

CUERPO surge hace siete años como cooperativa derivada de otra dedicada a la atención a la maternidad. En cierto momento se quiso ampliar el abanico de servicios y hacer convivir la medicina tradicional con la convencional, pero también aprovechar la "demasiada social, la demanda vinculada a este tipo de servicios y facilitar el acceso", apunta el terapeuta.

El 10 primeros socios de la cooperativa eran los profesionales que trabajaban. A medida que el proyecto ha crecido, se ha ido ampliando la plantilla con trabajadores colaboradores, tan autónomos externos, como socios que ofrecían servicios nuevos. "Todos integrados al equipo y participan del trabajo integrativo que hacen los profesionales de salud", apunta Bosch. Actualmente hay 25 personas trabajando de las cuales 11 son socias. Actualmente CUERPO cuenta con "652 persones socias usuarias y hacemos una media de 650 visitas mensuales, lo cual representa 7.800 visitas anuales", explica la portavoz.

Al nuevo local se ofrecerá también ginecología, digestologia, enfermería pediátrica y odontología holística

Con una facturación anual de 360.000 euros, el objetivo de CUERPO es cerrar el 2018 sumando 50 unidades familiares socias a las 300 actuales. Y cambiar de local: "Desde hace dos años el proyecto se ha consolidado y también se ha saturado el espacio, por eso necesitamos mudarnos", explican. La financiación que quieren conseguir para mudarse será mediante la base social próxima al proyecto, un crédito de banca ética y con la emisión de títulos participativos.

"Hemos emitido 200 títulos por valor de 500 euros y funciona como un microcrédito, nosotros nos comprometemos a invertirlos al proyecto y de aquí a cinco años a devolverlos con un 2% de interés anual", explica Bosch.

Con el cambio de local pretenden, además, ofrecer ginecología, digestologia, enfermería pediátrica y odontología holística. A la vez quieren poder hacer formación en psicología "con espejos unidireccionales para hacer prácticas", tendrá 12 salas de consulta, dos box de odontología, una sala grande de formación y otra de reuniones.

Más Información
Àuria Grup impulsa la seva àrea cosmètica
Som Energia capta 5 MEUR per construir tres projectes fotovoltaics
"Hay demasiada desconexión entre la producción y el consumo"
Hoy Destacamos
Comentarios