El día de Antoni Abad

La combinación entre actas institucionales y la dirección de una empresa marcan la agenda del presidente de la Cecot

Anotni Abad
Anotni Abad

Él mismo define su rutina como "atípica". Por un lado, Antoni Abad preside la patronal Cecot y la Unión Empresarial Metalúrgica y, por la otra, tiene que dirigir sus empresas relacionadas con el sector de los metales y la consultoría financiera.

Con una vida que tiene el epicentro en el Vallès Occidental también se tiene que escapar de vez en cuando para ir a dar clases a Esade, la Universitat Pompeu Fabra o la Universitat Politècnica de Catalunya. Su agenda, pero, es la propia de un directivo sénior: muchas reuniones y actas que hacen que cada jornada sea diferente del anterior.

7.00 – Me quito y el primero que hago es poner en marcha la radio. Es el momento de ponerme al día mientras almuerzo en casa. Después voy hacia el despacho de la Cecot, en el centro de Terrassa, en coche.

9.00 – Ya con el trabajo sobre la mesa, cuando llego toca revisar los e-mails y sobre todo contestarlos.

10.00 – Momento para las reuniones de trabajo relacionadas con mi empresa metalúrgica o encuentros del Grupo Montcau-La Mola.

12.00 - Esta es la hora que acostumbro a decir de "trabajar" de verdad. En días normales acostumbro a trucar a contactos, proveedores y a tratar con los clientes de la empresa. No se tiene que perder el contacto...

14.00 – Según el día acostumbro a hacer una comida rápida en la misma sede de la Cecot o también voy habitualmente al Tapiñas del lado del despacho. Esto cuando no hay alguna comida de compromiso de aquellos que se alargan.

16.00 – Los lunes sí que hay uno fijo a la agenda: reunión a Fomento del Trabajo y comité ejecutivo de Cepime.

18.00 – A media tarde se tiene que volver a revisar el correo y revisar papeles relacionados con el trabajo. También aprovecho para contestar llamadas y e-mails que he recibido durante el día y que no he podido atender hasta entonces.

21.00 – Si no tengo ninguna cena de trabajo o acto institucional vuelvo a cenar en casa. No soy mucho de mirar la televisión así que después de comer acostumbro a hacer un repaso de prensa digital a la mesita.

00.00 – Entre medianoche y la una es la hora de ir a dormir.

Hoy Destacamos
Comentarios