CA | ES
Granja Armengol produce desde la comida de las vacas a casi todos sus productos | iStock
Granja Armengol produce desde la comida de las vacas a casi todos sus productos | iStock

Granja Armengol, labradores y artesanos de la leche milenaria

La empresa familiar ya cuenta con 15 tiendas repartidas por toda Catalunya y distribuye a restaurantes, pastelerías y hornos de pan

Granja Armengol podría explicarnos cómo los almorávides se expandieron por la península ibérica o podría hablarnos de cómo el año en qué fue adquirida por la familia Armengol moría el vizconde de Osona Ramon Folc I de Cardona víctima de una incursión en el castillo de Maldà. La compra de la masía por parte de Guillem Armengol data del 1086, pero la casa ya estaba de antes. Generaciones y generaciones de la familia se han dedicado a cuidar a sus animales y a producir sus propios productos. Son "labradores de toda la vida". Su granja fue la segunda de Osona en producir leche, pero no fue hasta 1951 que el padre de Joan Pujol, quien actualmente lidera la empresa junto con su hermana, decidió comercializar la la leche, "la materia primera de la familia", a las tiendas y pastelerías de la comarca. En 2018 facturaron cerca de 5 millones de euros gracias a las 15 tiendas que tienen repartidas en toda Catalunya y a otros establecimientos a los que abastece.

La masia de Granja Armengol data de l'any 1086

La masía de Granja Armengol data del año 1086

Con la experiencia de decenas de generaciones, y después de estar vendiendo cuatro años a los establecimientos de Osona, en 1955 abrieron la primera tienda en Vic. "Vamos despacio", relata a VIA Empresa Pujol, que recuerda que la empresa familiar todavía tardó más de medio siglo en abrir la segunda también en la capital de Osona, hará poco más de 15 años. A partir de aquel momento, "cada año íbamos poniendo en marcha una nueva tienda", pero ahora la tendencia ha quedado en stand by. La popularidad de la leche de soja, avena y otros productos vegetales les ha repercutido en la venta de la leche fresca de vaca, a pesar de que, por el contrario, venden más productos de cabra y de oveja.

En las 15 tiendas que tienen por toda Catalunya trabajan entre dos y tres personas, que suman entre 40 y 45 trabajadores y que se añaden a la plantilla que Granja Armengol tiene a la granja de Vic. Allí trabajan unas 25 personas, a pesar de que no todas a jornada completa. El gerente de la empresa explica que con ellos también trabajan cinco chicos que vienen de Sant Tomàs, una entidad que tiene por objetivo mejorar y facilitar la vida de las personas con discapacitado intelectual de la comarca. "Trabajamos la inserción social", relata Pujol, y explica que ellos se encargan, sobre todo, del trabajo manual y artesanal de los productos y se están años trabajando con ellos. Y todos juntos elaboran un producto de calidad y un producto de proximidad "de la de verdad".

Granja Armengol elabora els seus propis productes

Así se elaboran los productos en Granja Armengol

Además de las tiendas, Granja Armengol también provee a restaurantes, pastelerías, cafeterías y hornos de pan y lo hacen con el objetivo de que, "aunque seamos pequeños, lo podamos vender al precio que toca". Pero no lo distribuyen a grandes cadenas y no es su finalidad. Sólo llevan su producto al Bonpreu de Vic "por proximidad" y no es su prioridad ir más allá.

Abrir y cerrar el círculo

La familia Armengol abre y cierra el círculo de la producción y es sello de proximidad asegurada. Ellos mismos son los encargados de producir la comida de las vacas, que después darán su leche para beberla, hacer yogures, flanes, requesón o quesos, que se producirán también junto a la granja. Una vez tienen el producto, y a través de una agencia de transporte externa, lo distribuyen directamente por sus tiendas.

Pujol: "La nuestra es como la leche de antes, todo el mundo la puede tomar"

Unas tiendas que ahora también brindan la posibilidad de adquirir el producto a granel sólo trayendo el envase de casa. Así, Granja Armengol da un paso adelante para potenciar el reciclaje y colaborar con la sostenibilidad vendiendo también productos en un nuevo formato de vidrio. Con la innovación también como motor de crecimiento, la empresa familiar decidió hacer una leche "más digerible y saludable", la leche Beta caseína A2 que, según explica Pujol, "es como la leche de antes, todo el mundo la puede tomar".

Més info: Yogures a granel y envases de cristal, la apuesta sostenible de Granja Armengol

El nuevo producto les hizo ganar el quinto premio del Centro Catalán de la Nutrición del Instituto de Estudios Catalanes Marc Viader a la innovación en productos alimentarios. "Siempre sacamos productos nuevos. Como Pep Guardiola, nos despertamos muy pronto muy pronto y vamos probando de elaborar nuevos productos en familia", señala el gerente de la empresa. Además de este galardón, también recibieron en 2011 el premio a la mejor trayectoria empresarial de la delegación de Osona de la Cambra de Comerç de Barcelona. De hecho, explica Pujol, la innovación fue lo que marcó un antes y un después en la era en que su padre dirigía la empresa y la actualidad, que va de la mano de su hermana.

Sostenibilidad al estilo tradicional

La sostenibilidad también es protagonista en Granja Armengol. En esto también innova. Además de la posibilidad de comprar los productos a granel, la empresa también sacó al mercado la botella de leche en envase de cristal de 750 mililitros y nuevas variedades de yogures y flanes con el objetivo de "velar entre todos por un mundo más sostenible".

Pujol: "Apostamos porque la gente disfrute del placer de beber una leche buena y busque productos buenos y saludables"

Granja Armengol es una empresa familiar con mil años de historia y es una empresa que continuará haciendo historia. Porque, a pesar de que vayan despacio, sus productos triunfan por la calidad, la proximidad y la elaboración que marcan la diferencia con otras empresas. "Apostamos porque la gente disfrute del placer de beber una leche buena y busque productos buenos y saludables", asegura Pujol.

Una botiga de Granja Armengol

Una tienda de Granja Armengol

Una empresa familiar que tiene todo un futuro para escribir y que, quien sabe, puede acabar en manos de una nueva generación de la familia Armengol. "Tengo tres niños, son pequeños todavía, pero antes de ir a la escuela, el mayor siempre me viene a ayudar y así lo van aprendiendo. También les gustan mucho los animales, son muy labradores", relata el gerente de la empresa, que añade una curiosidad: "Mi madre todavía lleva las cuentas de todas las tiendas". ¿Pueden acabar reuniéndose tres generaciones de la familia al mismo tiempo? Lo que es seguro es que su valor familiar continuará heredándose de generación en generación. "El respeto por la calidad de la materia prima y los procesos de elaboración artesana". Granja Armengol dixit.

Més informació
La apuesta sostenible de La Fageda: yogures a granel y envases de cartón
Yogur, un producto con tres grandes padres
El yogures catalanes con más orgullo personal
Hoy Destacamos
Lo más leido