La sostenibilidad que vende en el extranjero

La alimentación, la gestión de residuos y el embalaje se posicionan como los sectores con más oportunidades para las empresas catalanas en el exterior

La alimentación y la gestión de residuos son de los sectores con más oportunidades en el exterior | iStock La alimentación y la gestión de residuos son de los sectores con más oportunidades en el exterior | iStock

La revolución verde es necesaria y muchos países ya lo han entendido. Las inversiones públicas y privadas en transformar la economía para hacerla más sostenible son abundantes y esto crea oportunidades de negocio a nivel global. Los países desarrollados son los que más presentan, puesto que el coste de la revolución es elevado. La Setmana de la Internacionalització que organiza Acció, la agencia para la competitividad de la empresa de la Generalitat, ha continuado este miércoles con una sesión centrada en las oportunidades específicas en el sector de la economía verde en el extranjero para empresas catalanas. "Ser sostenible quiere decir hacer más negocio, porque significa anticiparse a los cambios legislativos, tener acceso a ayudas públicas y a financiación privada, y a clientes y consumidores internacionales", ha resumido Maite Ardèvol, líder del equipo de economía circular de Acció.

No solo esto, sino que las empresas sin productos o maneras de hacer sostenibles son vetadas por los propios consumidores: "Se crean barreras para los productos no sostenibles; cada vez hay más discriminación y las oportunidades crecen para las empresas sostenibles", asegura Frederic Subirats, director de asesoramiento y estrategia internacional de Acció. En el centro, está el consumidor, que tiene como principales preocupaciones el reciclaje y la reutilización, la reducción de los plásticos desechables y la contaminación atmosférica, añade Ardèvol. De hecho, un estudio de Deloitte indica que uno de cada tres consumidores ya ha dejado de comprar marcas que no están en consonancia con sus valos de protección del medio ambiente. Otro informe, de McKinsey, muestra que en 2020 un 57% de los consumidores introdujeron cambios importantes en su estilo de vida para reducir el impacto ambiental.

Cuatro mercados con buenas perspectivas

La tercera jornada de la Setmana de la Internacionalització ha servido para identificar cuatro mercados que ofrecen oportunidades a las empresas catalanas con un cariz sostenible que buscan traspasar fronteras. Se trata de Australia, Corea del Sur, Sudáfrica y el Reino Unido. Los tres sectores con más opciones de hacer negocio –teniendo en cuenta la preservación del medio ambiente– son la alimentación, la gestión de residuos y el embalaje. Pero también hay otros.

Més info: Las fronteras de la digitalización

La directora de la oficina de Acció en Sidney, Gemma Puig, ha analizado el mercado verde de Australia. "En 2019 hubo una campaña de sequías seguida de una de incendios muy importante; y el año pasado, muchas inundaciones. Todos estos desastres naturales fruto del cambio climático dejan sin argumentos a los negacionistes, que todavía tenían mucha voz en el país", ha explicado. Así pues, tanto las empresas como las administraciones y los ciudadanos se han empezado a movilizar para hacerle frente.

Puig ha expuesto tres sectores que presentan oportunidades para compañías catalanas que quieran cruzar el mundo. El primero es la gestión de residuos: "La infraestructura de reciclaje esta muy atrasada en comparación a Europa y el gobierno está dispuesto a invertir en ella". El segundo es el transporte sostenible, con grandes inversiones en ferrocarril e infraestructuras. Y el tercero es la alimentación, directamente relacionada con el packaging. Por un lado, los australianos son grandes consumidores de productos orgánicos y se prevé que la facturación de las empresas dedicadas a la proteína vegetal pase de 185 millones de dólares a 3.000 millones en 10 años. Por el otro, cada vez hay más presión para que los envases sean reciclables o reutilizables. De hecho, en 2025 tiene que haber desaparecido por completo el plástico desechable.

El mercado surcoreano busca soluciones sostenibles de 'packaging' para el comercio electrónico y la comida a domicilio, pero es "difícil" entrar en el país

Viajamos a Seúl. Hee Yeon Lee es la directora de la oficina que Acció tiene en la ciudad y ha expuesto el plan del gobierno surcoreano para llegar a una economía neta en carbono en 2050. Son los millennials y la generación Z los que impulsan el crecimiento de un mercado de bienes de consumo lleno de productos verdes, que ha pasado de tener una cifra de negocios de 1.200 millones de dólares en el año 2000 a los 25.000 millones actuales. Yeon Lee divide las oportunidades en tres categorías: los bienes de consumo verdes, el embalaje y la gestión de residuos. En el segundo caso, destaca el impulso que ha recibido el comercio electrónico y el reparto de comida a domicilio a raíz de la pandemia y la búsqueda de la industria de soluciones sostenibles de packaging. Pero el mercado surcoreano es "difícil", avisa Yeon Lee: "Necesita tiempo y una dedicación extraordinaria, por las barreras que suponen el idioma y las diferencias culturales".

La próxima parada del circuito de exportaciones sostenibles es Johannesburgo. Saul Pretel, director de la oficina en Sudáfrica de Acció, explica que una de las principales ventajas que tiene este mercado es que es la puerta de entrada a un mercado potencial de 200 millones de personas. "El gobierno del país ofrece beneficios fiscales a las empresas con iniciativas sostenibles y tiene interés en implantar políticas de economía verde", ha indicado. Las oportunidades que Pretel identifica son: las energías renovables –sobre todo la solar y la eólica–, el agua –potabilizadoras, desalainizadoras, infraestructuras...–, la agricultura –biopesticidas, biofertilizantes, sistemas de regadío eficientes, etc.–, la alimentación –también en la línea australiana de productos ecológicos y proteína vegetal– y el packaging sostenible –el gobierno prohibirá el uso de las bolsas de plástico a partir de 2025–.

Las oportunidades en gestión de residuos en el Reino Unido se encuentran en el transporte de residuos segregados, la recogida y la monitorització y las técnicas de separación

El cuarto y último mercado internacional con oportunidades para empresas catalanas en el ámbito de la sostenibilidad que se ha presentado en la tercera sesión de la Setmana de la Internacionalització es el Reino Unido. Desde la oficina de Londres, Òscar Martí asegura que el país promulgó el año pasado la ley de reducción de emisiones más ambiciosa a nivel global. Las políticas públicas de sostenibilidad se centran en el vehículo eléctrico, la eficiencia energética de los edificios y las finanzas verdes, entre otras. Las oportunidades concretas que pueden aprovechar las firmas de Catalunya que, a pesar de las dificultades del brexit, se quieran zambullir en este mercado, son la proteína vegetal, el packaging sostenible y la gestión de residuos.

En cuanto a la alimentación, el Reino Unido es referente europeo –y mundial– en la introducción de nuevas tendencias. Solo durante 2020, han aumentado un 39% los consumidores que compran productos fabricados con proteína vegetal. El embalaje es una de las industrias más potentes del Reino Unido, con un 3% del total de la fuerza industrial. "Es un sector ávido de innovaciones que quiere adaptarse a lo que quiere el consumidor, que está dispuesto a pagar más si el producto se alinea con su concepto de sostenibilidad", indica Martí. Finalmente, se trata de un país "maduro" en la gestión de residuos, pero con fuertes inversiones en el sector. Las oportunidades se encuentran en el transporte de residuos segregados, en la recogida y monitorització de residuos y en técnicas de separación.

Tres empresas sostenibles exportadoras

La jornada de Acció ha contado con el testimonio de tres firmas catalanas de diferentes sectores que exportan en el extranjero y cuentan con un componente sostenible. Una se dedica, precisamente, al packaging. Se trata de Regàs Sustainable Packaging, una empresa de la provincia de Girona con 200 años de historia que se dedica a la cerámica. En el año 2011 introdujeron un gran cambio, como ha explicado su gerente, Baltasar Planasdemunt: "Industrializamos un producto artesano, hecho que nos permitió empezar a fabricar envases para alimentación, como quesos, yogures o platos precocinados; en vez de tirar el envase a la basura, se puede reutilizar". Esta voluntad de preservar el medio ambiente a través de pequeños gestos "se valora mucho más fuera de España", especialmente en el norte de Europa. Pero hay una excepción que sorprendió a la compañía, según Planasdemunt: "Los productores de alimentos alemanes nos dicen que se sienten muy cómodos con el plástico y no quieren cambiar".

Josep Moragas (Unió Nuts): "La sostenibilidad solo la puede pagar el primer mundo"

En el ámbito de la alimentación hay una cooperativa de Tarragona, Unió Nuts, que también promueve iniciativas sostenibles. "Nosotros llevamos el tema de la sostenibilidad desde nuestra base, puesto que la economía del mundo del campo siempre ha sido de aprovechamiento de todos los recursos que se tienen al alcance", según su director comercial, Josep Moragas. El proyecto estrella de Unió Nuts es el reaprovechamiento de los caparazones de los frutos secos: "Les empezamos a dar una segunda vida en 2005 y los usábamos para la calefacción o los hornos de pan, entre otros". Ahora, los han introducido en los sectores textil, de la construcción, el papel o, incluso, el veterinario. Pero Moragas avisa: "Como cooperativa, lo enfocamos más como una responsabilidad social y no tanto como un negocio; esto solo lo puede pagar el primer mundo". Una de las principales barreras que se han encontrado a la hora de exportar ha sido en China, que no reconoce la variedad española de almendra y, por lo tanto, es un mercado que no existe para la cooperativa.

En el caso de Hilaturas Arnau, el mercado más activo también es el del norte de Europa. Lo ha explicado su gerente, Joan Santamaria Arnau, que es la tercera generación de la familia que coge las riendas de la compañía. El pasado como proveedores de marcas como Burberry, Mango o varias del grupo Inditex quedó atrás cuando la deslocalización fue ganando terreno. Así pues, la reinvención sostenible que hicieron fue obligada por motivos de negocio y les ha permitido presentarse al mundo con otra cara. Ahora, utilizan una de las fibras más sostenibles del mercado, el kapok, todavía muy minoritaria. Dejando de lado esta innovación, según Santamaria, el ahorro de agua potable gracias a la hilatura que utilizan es del 97% y el de emisiones de CO2, del 90%.

El impacto del comercio electrónico y la nueva logística

La siguiente sesión de la Setmana de la Internacionalització está dedicada al comercio electrónico y la logística, dos sectores que han visto como la covid-19 aceleraba su crecimiento. Elena Antonijuan, líder del equipo de international etrade de Acció, será la encargada de moderar una mesa redonda en la que participarán Carles Sentís, CEO y cofundador de Parkunload; Xavier Sanyer, jefe del servicio de movilidad de la Autoritat del Transport Metropolità (ATM); y Nacho Guilera, responsable de ciudad y territorio de Anthesis Lavola. Debatirán sobre temas como los retos del sector de la movilidad y logística en términos de sostenibilidad, los del comercio electrónico en el espacio urbano o el modelo actual que hay en Catalunya y en el resto del mundo. ​Los directores de las oficinas de Acció de Hong Kong, Singapur, Panamá y Amsterdam expondrán las oportunidades de negocio que presentan estas ciudades y sus países en este sector para las empresas catalanas.

Fecha: jueves, 21 de octubre

Horario: 9:30 h – 11:30 h

Enlace: https://www.accio.gencat.cat/ca/activitats/grans-actes/setmana-internacionalitzacio/2021/mobilitat-i-logistica/

Més informació
Exportar en un mundo loco
Asia, la nueva frontera de la empresa catalana
Hoy Destacamos
Lo más leido