Uriach, la empresa con salud de hierro

El grupo farmacéutico, fundado el 1838, se acerca a los 200 años de vida renovando la estrategia para crecer desde el consumer healthcare

Unidad, Resonancia, Ilusión, Ambición, Confianza e Historia. Uriach. Estos son los valores que, reunidos en un acrónimo, quieren definir las claves de la supervivencia de una empresa familiar que prácticamente llega a los 180 años de vida. "Es la farmacéutica más antigua de España y una de las más longevas de Europa", explica a VÍA Emprendida Oriol Segarra, consejero delegado de Uriach, que trae las riendas de la compañía desde el 2012 en una dirección donde la familia ya no interviene.

El origen de Uriach se sitúa al 1838, en una farmacia al Borne de Barcelona. Desde entonces hasta ahora, donde el grupo cuenta con 700 trabajadores y 132 millones de euros de facturación el 2015, han pasado muchas épocas y etapas. Porque una empresa dure tanto, asegura Segarra, se tienen que producir una serie de condicionantes. "La empresa familiar tiene que tener esta vocación de continuidad, y a la vez tener una gran capacidad de adaptación. El mundo ha cambiado mucho y tienes que ser capaz de superar las crisis y adaptarte al mercado", reivindica.

Cinco generaciones, cinco etapas
Actualmente la familia Uriach al frente de la propiedad ya va por la quinta generación. "Cada una ha ido añadiendo un cambio relevante que ha hecho evolucionar la compañía", asegura Oriol Segarra. La creación fue a cargo de Joan Uriach Feliu, mientras la segunda generación "convirtió la farmacia en un laboratorio", dice el actual consejero delegado.

"La tercera creció sobre todo con licencias de empresas multinacionales que se comercializaban en España", continúa; mientras que "la cuarta añadió el componente de R D que generó una etapa de mucha expansión con productos importantes surgidos de la investigación como el Disgren". Un camino que hoy vive la transformación hacia el mundo del consumer healthcare, "productos que no son de receta médica y que también están generando una expansión", asegura Segarra.

El impulso de la investigación y un mercado que se agota
A mediados de los años 50 del siglo pasado entra en escena Joan Uriach Marsal, miembro de la cuarta generación y primer doctor en farmacia que llegaría a la presidencia. Su formación científica resultó determinante en la expansión de una compañía que de entonces acá hizo una apuesta clara por la R D. "Fue una época de expansión muy exitosa gracias a varios productos surgidos de la propia investigación dentro de los productos con receta médica", indica Segarra.

Hacia el 2006, pero, la compañía se da cuenta que el mundo de los productos con receta médica está cambiante. "Todos los gobiernos europeos tienen la voluntad de reducir precios y gasto sanitario. La investigación cada vez es más cara, más larga y más arriesgada. Por una empresa de la medida de Uriach se hace difícil de mantener esta actividad haciendo productos realmente innovadores", relata Segarra.

Todo esto combinado con los signos de recesión del mercado español, del cual la empresa era mucho dependiente, provoca que se empiece a diseñar la estrategia de futuro y realizar una serie de cambios importantes.

El esfuerzo de cambiar el modelo
"Cambió el modelo de gestión y la familia decidió restringir su papel al de accionista abandonando la gestión del día a día", dice el actual consejero delegado. Se reorientó el negocio para no depender de los productos propios al mercado español, que "era un modelo que se estaba agotando", reconoce Segarra.

A pesar de que Uriach ya era presente en el mundo del consumer health con productos históricos como la Biodramina, el también conocido Aerored o la división de productos naturales de la adquirida Aquilea; la compañía se aboca todavía más claramente. "Son productos que no dependen tanto de la financiación pública", evidencia Segarra. Esta reordenación de prioridades también deriva en la venta de la parte comercial de la división ética (la de productos con receta médica) a la compañía suiza Vifor.



Un esfuerzo de reestructuración que dura hasta el 2012. Esta etapa "ha sido dura porque se tienen que tomar unas decisiones valientes que a veces cuestan en la empresa familiar". Segarra valora especialmente la capacidad de anticiparse al agotamiento definitivo de un modelo para preparar con tiempo la nueva estrategia.

"Fue una época dura porque los trabajadores ven que se toman una serie de decisiones, que se está cambiando el rumbo y los cambios siempre comportan incertidumbre y nervios", constata. Aún así, la elaboración del plan estratégico 2013-2017 permitió, según el actual dirigente, "comunicar muy claramente los planes, todo el mundo tuvo muy claro hacia donde íbamos, cuáles eran los objetivos y de que servía todo este esfuerzo". Segarra utiliza una metáfora muy clara. "Esto es como una miga, que cuesta pulsarla, pero es el que necesita para poder saltar". Superados los años más difíciles y recuperado el camino de los beneficios, el CEO de Uriach cree que "la gente ha entendido esta etapa, ha visto el sentido; el ambiente es muy bueno y se respira optimismo".

Salud más allá de la farmacia
Uriach, pues, se enfoca ahora a productos que también pueden ir más allá de las farmacias, todos aquellos que no requieren receta médica y se engloban dentro del consumer healthcare. Aún así, no abandonan otras actividades B2B, "de genéricos que seguimos investigando y desarrollando, comercializando a través de licencias productos que provienen de nuestra investigación, y fabricante para terceros", puntualiza Segarra.

Uriach mantiene productos de éxito surgidos de su R D como Rupatadina o Disgren. En el consumer healthcare se hace fuerte con marcas como Biodramina, Aerored, Utabon o Filvit. "Son marcas que nos han hecho grandes y que casi todo el mundo tiene en casa", presume Segarra. Además, hay que sumar Aquilea, una marca paraguas que reúne todos los productos naturales y complementos alimentarios. Finalmente, Uriach también cuenta con un grupo de marcas más nuevas, "algunas compradas afuera como Fisiocrem, que se están convirtiendo en emblemáticas".

Por el consejero delegado de la compañía, el cambio hacia el consumer healthcare "no responde al hecho que las farmacéuticas tengan mala o buena imagen y se quisiera cambiar. Responde a la evolución del negocio". Asegura que el mercado ha crecido y se ha diversificado el rango de productos. "Por eso se habla más de salud que de farmacia, es más esmerado".

Más abiertos en el mundo
Además del crecimiento rentable, uno de los ejes básicos de la estrategia de Uriach es la internacionalización. "El 2012 teníamos menos del 30% de ventas fuera de España. Era una debilidad la dependencia de un solo mercado", indica Segarra.

Para crecer al exterior Uriach busca la presencia directa en países cercanos, como una filial en Portugal y con la compra de la italiana Laborest. Además, potencian las colaboraciones con varios socios porque "vendan nuestros productos en el suyos mercados. Ya lo hacíamos con varios productos y lo hemos ampliado con el consumer healthcare", resume. Uriach ya es presente además de 70 países y las ventas fuera de España suponen el 50% del total. "El objetivo es superar el 66%", avisa Segarra.
Hoy Destacamos
Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Lo más leido