Agricultura de proximidad a sólo un clic

Farmily es una startup que conecta agricultores locales con los consumidores

Farmily, una startup que permite comprar directamente a nuestros agricultores locales | iStock Farmily, una startup que permite comprar directamente a nuestros agricultores locales | iStock

Antes de la "nueva normalidad", cuando mucha gente se ha encontrado teletrebajando por primera vez en sus vidas, todavía más personas se enfrentaban a jornadas maratonianas fuera de casa cada día. Esto dificulta algunas tareas como, por ejemplo, comprar en nuestros mercados locales y por lo tanto se complica el acceso a los productos de proximidad. Eduard Blanch se encontraba en esta situación, preocupado e interesado por la alimentación saludable y de kilómetro 0 quiso crear una alternativa. Así nace Farmily, una startup incubada en Barcelona Activa, que conecta productores agrícolas directamente con los consumidores.

El joven emprendedor que hacía tiempo que estaba interesado en el mundo de la emprendeduría y que había estado en contacto con el mundo de la alimentación decidió lanzarse de hacia crear su propio negocio. Todas las aventuras empresariales son arriesgadas pero cuando se mezcla una pandemia por el medio todavía lo es más. En el caso Farmily se encontraron que el confinamiento disparó su negocio. "El 5 de marzo hablaba con un amigo sobre que la empresa estaba preparada para asumir tres veces más clientes y en pocos días nos encontramos en este escenario", recuerda Blanch.

"Hemos visto que la gente nos compra del Hospitalet, Ciutat Meridiana o Nou Barris. La proximidad y la sostenibilidad interesan más en las zonas donde ya hay tradición de ir al mercado"

Un sistema sencillo y eficaz

Hacer un pedido con Farmily es muy similar a hacer cualquier otra compra en linea. Los usuarios se registran y escogen los productos que quieren, siempre de temporada. Un golpe escogidos y pagados se envía al domicilio seleccionado entre las cuatro y las nueve del anochecer. Los precios los fijan los agricultores a los cuales se los suma el coste del reparto, que recae sobre Farmily, y del reparto la empresa se queda un porcentaje.

Se trata de un servicio que accesible y sencillo que no entiende de género ni de edad a la hora de seducir los consumidores. En cambio, sí que triunfa más en aquellos lugares donde la cultura del mercado y la plaza están más arraigadas. "Nos sorprendió nuestro perfil de comprador", reconoce el fundador. Como las frutas y verduras que venden son ligeramente más caras que a las grandes superficies pensaban que tendrían más demanda de las zonas con las rentas más altas, pero ha sido al contrario. "Hemos visto que la gente nos compra del Hospitalet, Ciutat Meridiana o Nou Barris. La proximidad y la sostenibilidad interesan más en las zonas donde ya hay tradición de ir al mercado", reflexiona Blanch.

"Cambiar de hábitos cuesta mucho y más con la alimentación, por eso tenemos que hacer las cosas muy bien hechas, para ganar la confianza de los clientes", sentencia el emprendedor. Blanch destaca que hace diez años era impensable comprar los regalos de Nadal por los niños en una web y confiar que te llegaran a tiempo, pero ahora es una cotidianidad. El emprendedor reconoce que con los alimentos es más complicado porque muchas personas no confían que lleguen en buen estado, por esto destaca la importación de cuidar todos los detalles.

"En verano, con las vacaciones, hemos bajado el ritmo así que el que queremos hacer es estabilizarnos en 200 o 300 pedidos semanales"

Objetivo de futuro: Estabilidad

Cómo ya mencionàvem al principio, con el confinamiento un servicio a domicilio de alimentos frescos cómo es Farmily se disparó. La comodidad de recibir la comida en casa y la certeza de ser de kilómetro 0 hizo que durante el confinamiento la empresa gestionara hasta 400 pedidos semanales. "En verano, con las vacaciones, hemos bajado el ritmo así que el que queremos hacer es estabilizarnos en 200 o 300 pedidos semanales", explica el fundador y añade: "Pienso que tenemos que fidelitzar a mucha gente".

Fidelitzar y estabilizar la clientela se consigue de muchas maneras y en Farmily lo saben, es por eso que quieren seguir trabajando en la promoción de la fruta de temporada a través de la publicación de recetas con los alimentos que se cosechan en cada momento del año.

Farmily quiere expandir su mercado pero por ahora no tiene prisa. Prefieren seguir consolidándose en el área Metropolitana de Barcelona y en un futuro moverse hacia otras ciudades.

Més informació
El 'ecommerce' de productos de proximidad del Vallès
Gatrocampo, consumo sostenible y de proximidad
Hoy Destacamos
Lo más leido