Jesús Monleón: "Dejé Emagister pensando que emprender era una estafa"

El emprendedor se ha convertido en inversor y ha creado el fondo de SeedRocket 4Founders con 12 millones de euros de capital

Jesús Monleón, fundador de SeedRocket 4Founders, amb Carlos Blanco al First Tuesday de febrer | Cedida Jesús Monleón, fundador de SeedRocket 4Founders, amb Carlos Blanco al First Tuesday de febrer | Cedida

Le gusta más ser emprendedor que inversor, pero después de varios intentos -algunos exitosos y otros que no han ido tan bien- ha fundado un fondo de capital riesgo por la estabilidad que comporta. Jesús Monleón creó la aceleradora SeedRocket y el fondo que cuelga de ella, 4Founders, un "vehículo relativamente pequeño" dirigido a un target muy concreto. Como emprendedor, su aventura más conocida es, seguramente, la primera. Emagister nació en 2000, cuando Monleón y sus primos, con quienes compartió aventura emprendedora, no llegaban a los 25 años de edad. A pesar de que asegura que la experiencia fue enriquecedora, también recuerda que "llegamos a las manos con alguno de mis primos, porque la relación estaba muy viciada".

"Me gusta más emprender que invertir, me llena más. Pero ser emprendedor tiene connotaciones negativas: una vida muy intensa en horarios y concentración de riesgos. Cuando te ha salido bien dos veces, no sé si quieres volver a pasar por ello", reflexiona Monleón durante el Frist Tuesday de febrero. Decidió montárselo por su cuenta después de dedicarse unos años a la auditoría y las fusiones y adquisiciones.

Para crear Emagister, un buscador de carreras, másteres y cursos, se rodearon de dos gigantes: Intercom e Infojobs. El primero puso 200.000 euros y se quedó con algo más de la mitad del capital. El 10% de participaciones pasó a manos de trabajadores de Infojobs. Monleón explica que el crecimiento fue exponencial, especialmente después de cambiar el modelo de negocio.

Més info: David Guapo: "Si emprendes, no preguntes; la gente opina"

"Teníamos mucho tráfico, pero no encontrábamos el modelo...al principio lo monetizábamos colocando los logos de las empresas y destacados, pero nadie lo quería pagar", indica. La idea de una nueva manera de funcionar llegó de Ceac, el centro de formación profesional a distancia del Grupo Planeta: "Nos dijeron que si en vez de poner su número de teléfono para que el usuario los pudiera llamar, pedíamos que fuera el cliente quién nos diera su contacto, nos pagarían 5.000 euros por cada lead que les consiguiéramos". El poder de los datos recondujo la empresa.

Pero no había organización y "empecé a ver cosas que no me cuadraban, como por ejemplo que Intercom quería montar una filial internacional pero que no colgaba de Emagister y no nos daban las participaciones que nos corresponderían". La relación con sus primos también era delicada, con mucha influencia de los padres. Fue en aquel momento cuando Monleón decidió que volvería a la tranquilidad. "Me quemé mucho y lo dejé pensando que emprender era una estafa; no lo volvería a repetir". De hecho, explica que en aquel momento -la eclosión de internet-, aquel sector le pareció "barriobajero, poco profesional".

"En Emagister teníamos mucho tráfico, pero no encontramos el modelo de negocio hasta que empezamos a cobrar por 'lead'"

El equipo, base de la inversión

Su paso por Caixa Capital Riesgo le sirvió para adentrarse en el mundo del venture capital, que asegura que era aquello que tenía ganas de probar. La tranquilidad y estabilidad que le aporta es relativa, pero muy mayor que con una aventura como la de Emagister. La experiencia de emprender le ha aportado know-how para tener muy claro en qué startups quiere invertir. La clave es el equipo. "Cuanta más experiencia tienes, más sabes identificar a los buenos emprendedores; pero la decisión tiene un gran componente aleatorio", indica Monleón.

También ayuda tener algún tipo de conexión con las personas que le presentan un proyecto: si ha seguido su trabajo, si ya ha trabajado con ellas o si las han recomendado tienen más posibilidades de que invierta. El inversor Carlos Blanco (Nuclio Venture Builder), que conduce el acontecimiento, añade que el denominador común que tienen las startups que no salen adelante es un grupo mal avenido: "Los equipos en los que hay conflicto entre los socios y muchos cambios de directivos, no funcionan".

Jesús Monleón explica que en SeedRocket 4Founders tienen tres modelos de inversión: "La fase I es para proyectos que no han empezado a facturar e invertimos entre 50.000 y 100.000 euros; la fase II se dirige a empresas que ya traccionan e ingresan entre 15.000 y 30.000 euros, en las que ponemos entre 100.000 y 300.000 euros; la fase III es para empresas que necesitan escalar -internacionalizarse- e invertimos más de medio millón de euros".

"Para invertir, cuanta más experiencia tienes, más sabes identificar a los buenos emprendedores, pero hay un gran componente aleatorio"

Ahora, ya llevan invertido la mitad del vehículo de 4Founders. Los casos más exitosos, apunta Monleón, han sido Localistico, Holded, Stay for long, Mailtrack y The Hotels Network. "Tenemos pensado invertir en cuatro o cinco proyectos más y reservaremos lo que nos queda para follow-ons", explica el cofundador de SeedRocket 4Founders.

"Claro que sí, guapi": el caso Chicfy

Una pareja acudió a la aceleradora SeedRocket. Fue el inicio de Chicfy, una popular plataforma de ropa de segunda mano que cerró en noviembre, seis años después de fundarse, al ser vendida a su competencia, Vinted. Es la marca del famoso anuncio de "claro que sí, guapi". "Me involucré desde el comienzo con ellos", recuerda Monleón. La pregunta de Blanco es obligada: "¿Cómo una empresa de superéxito que factura un dineral de repente empieza a hacerlo tan mal y acaba cerrando?".

Chicfy es uno de los proyectos en los que se ha involucrado Monleón, una empresa de éxito que acabó cerrando

"Es una historia muy compleja; dimitimos algunos consejeros porque se hacían cosas sin el permiso del consejo", explica Monleón sin entrar en detalle. Entre otros motivos, "me prometieron una ronda de financiación y se la empezaron a gastar antes de cerrarla; un día vienen y nos dicen que han invertido en televisión...". Y Carlos Blanco añade otro elemento: "Los fundadores dejaron de ser pareja; muchos fondos de inversión vetan a los proyectos que tienen una pareja en el equipo".

Otra vez, el equipo es la clave. En este sentido, Monleón indica que es muy importante saber ampliar el grupo cuando hay que crecer con gente más experimentada: "Puedes ser muy bueno empezando un negocio y no saberlo escalar... en este caso tienes que fichar a gente más capacitada que tú".

Ahora, no quiere volver a emprender si no es "un proyecto y un momento muy concretos". A largo plazo, lo descarta. Pero si tuviera que elegir un sector para hacerlo seria lo de los clasificados: "Es el que más dinero da; montaría un Craigslist, lo pienso mucho". También le gusta el software as a service. Las últimas posiciones de la lista de los sectores en los qu invertiría lo ocupan los ecommerces: "No me gustan los proyectos intensivos en capital y que no tienen una ventaja competitiva".

Més informació
Ernest Sánchez: "Barcelona le saca ventaja a Madrid como ecosistema emprendedor"
"Nadie tiene dinero si no ha invertido en el mercado inmobiliario"
Hoy Destacamos
Lo más leido