Mitto Card, la tarjeta sostenible

La startup que avisa a los usuarios del impacto ambiental de sus compras cuenta con 185.000 clientes y está a punto de cerrar un 'crowdfunding' de medio millón de libras

Marcos Cuevas, cofundador i CEO de Mitto Card, en una imatge d'arxiu | Cedida Marcos Cuevas, cofundador i CEO de Mitto Card, en una imatge d'arxiu | Cedida

La sostenibilidad está de moda: quien más quien menos intenta reducir su impacto en el medio ambiente, ya sea a través del reciclaje o de decisiones basadas en la conciencia sobre la necesidad de salvar el planeta. Las compras son una de las actividades que más incidencia tienen en la emisión de gases de efecto invernadero por cómo se ha fabricado el producto, por su transporte, etc. Pero, ¿cómo se puede saber qué impacto ambiental tiene adquirir una camiseta o un detergente? Con la idea de ayudar a los consumidores a tomar decisiones sobre sus compras lo más sostenibles posible nació Mitto Card, una tarjeta que te indica el impacto ambiental que tiene cada adquisición. La startup cuenta con 185.000 usuarios y está a punto de cerrar un crowdfunding de medio millón de libras.

El fundador y CEO de Mitto Card, Marcos Cuevas, explica el proceso por el cual calculan el imapcte de cada producto: "No hay una manera fácil de saber el camino que ha hecho un producto cuando lo compramos; por lo tanto, lo hacemos con estimaciones". De momento, evalúan la cantidad de CO2 que se ha generado en la fabricación del artículo. Los casos más complicados, indica Cuevas, son los productos que compramos en el supermercado. En el otro extremo está la decisión entre comprar un billete de tren o un coche: "La decisión como usuario responsable con la sostenibilidad es clara", afirma.

Pero la intención es que en un futuro la plataforma también ofrezca información sobre la empresa responsable de cada producto. "Será como una lista de hechos positivos y negativos, para que cada usuario pueda decidir si le pesa más una cosa o la otra", indica Cuevas. Cualquier persona puede tener esta tarjeta de prepago, que va acompañada de una app que nació en febrero, justo antes de la llegada del coronavirus. Además de ofrecer información pura y dura, tienen un listado de marcas sostenibles.

Més info: BNC10, la 'fintech' fácil

Este sistema de partnership ofrece visibilidad a las firmas y descuentos de hasta el 10% para los clientes premium que compran con ella. Esta opción de pago, que apenas se ha puesto en marcha, vale 5 euros al mes. Las tiendas que forman parte de la lista -de momento 25- establecen qué descuento quieren ofrecer y Mitto Card lo gestiona.

Una empresa nacida de Netflix

Cuevas tuvo una primera idea de negocio después de ver un documental de Netflix, The true cost, que trata sobre lo que hay detrás de la industria de la moda. El CEO de Mitto Card descubrió que es la segunda más contaminante después de la del petróleo. "Pensé: ¿cómo puede ser que a pesar de que te preocupes por tu impacto medioambiental sea tan difícil reducirlo?", explica. Pero la empresa emergente nació como un proyecto muy diferente al actual.

"¿Cómo puede ser que a pesar de que te preocupes por tu impacto medioambiental sea tan difícil reducirlo?"

Los inicios de Mitto se encuentran en una iniciativa del Banc Sabadell. Cuevas vivía en Estados Unidos y acababa de volver a instalarse en Barcelona cuando se enteró de que la entidad buscaba a personas para incorporarse a un proyecto relacionado con tarjetas. "Era una tarjeta para adolescentes, que les ayudaba a aprender a gestionar su dinero", relata el fundador de Mitto Card. Pero a finales de 2018, el Sabadell decidió que no quería seguir con este proyecto y Cuevas aprovechó para montar una espín-off.

L'aplicació de Mitto Card | Cedida

La aplicación de Mitto Card | Cedida

Ahora, la tarjeta es para todas las edades, a pesar de que han conservado el servicio específico para adolescentes: "No tenía sentido deshacer una cosa que ya se había hecho". Con esta reminiscencia del pasado, el plan de futuro más inmediato es cerrar un crowdfunding por valor de medio millón de libras esterlinas -la plataforma es británica-. En sólo un semana, ya han logrado un 98% del objetivo.

Otra intención es salir al mercado internacional. A pesar de que de momento la tarjeta sólo está disponible en el Estado español, la idea es dar el salto en la segunda mitad de 2021 en Reino Unido. "Por la regulación y la moneda, lo más fácil es empezar por la Unión Europea, pero tenemos en la cabeza salir a todo el mundo", anhela Cuevas.

De momento, la tarjeta sostenible de Mitto sólo está disponible en el Estado español, pero el objetivo es salir a Reino Unido a finales de 2021 y, más adelante, al resto del mundo

No es la primera vez que el CEO de Mitto Card se embarca en una aventura emprendedora. Antes, explica, ya había fundado varias startups, todas ellas puramente tecnológicas. Esta experiencia la aplica ahora a un proyecto de fintech junto con su socio, Mikel Aizpurua, que, basado en Estados Unidos, es el encargado de conseguir la financiación necesaria para desarrollar la plataforma. La primera ronda de financiación que cerraron fue en julio de 2019. Los 550.000 euros que captaron se sumaban a 1,5 millones más de los activos que surgían del antiguo Mitto, el de Banc Sabadell.

Desde estos inicios han pasado muchas cosas, incluso una pandemia. El coronavirus les ha enganchado en los inicios, pero si una ventaja les tiene que dar la situación sanitaria mundial es la reafirmación del movimiento que no quiere volver a la "vieja normalidad". La sostenibilidad es una parte central de la nueva conciencia y también de Mitto Card.

Més informació
Aortyx, un parche biodegradable para la aorta
Alacarte, la máquina que desalcoholiza el vino de los restaurantes Michelin
Hoy Destacamos
Lo más leido