El donut como teoría económica

Kate Raworth publica 'Economía Rosquilla, 7 maneras de pensar la economía del siglo XXI'

Economía Rosquilla es la manera de hacer economía para salvar la humanidad
Economía Rosquilla es la manera de hacer economía para salvar la humanidad

En el siglo XX la economía perdió su propósito y se puso al servicio del engañoso objetivo del crecimiento del PIB. Molte sociedades han sufrido la desigualdad en las últimas décadas y el mundo avanza hacia el colapso ecológico. Es el momento de entrar al donut para satisfacer las necesidades de todo el mundo respetando los recursos del planeta. Millones de personas siguen sin ver cubiertas sus necesidades básicas de alimentación, vivienda, energía, salud y educación. Sin embargo, hemos explotado hasta el límite los sistemas vitales más importantes de la Tierra provocando el cambio climático y la destrucción de la biodiversidad. Las acciones que emprenderemos en los próximos 50 años determinarán los siguientes 10.000 del planeta. Por eso tenemos que sustituir el objetivo de crecimiento ilimitado del siglo pasado por otro que nos permita prosperar en equilibrio. Si queremos tener una mínima oportunidad de lograr este objetivo, qué mentalidad económica tenemos que adoptar?

Con esta premisa presenta la escritora Kate Raworth Economía Rosquilla, 7 maneras de pensar la economía del siglo XXI, editado por Paidós.

El donut, para Raworth es el "lugar dulce para la humanidad". Pero entrar a la rosquilla no es una tarea fácil. Como poner la economía al servicio de la humanidad? La autora reivindica que tenemos que cambiar el paradigma de la individualidad de la economía y que en el centro haya una nueva imagen: la comunidad, la cooperación y la empatía. Y que además, tenga claro, que no dominamos la natura, sino que somos dependientes.

A Economía Rosquilla, la autora plantea que el hombre económico racional tiene que pasar a formar parte de una comunidad de humanos sociales adaptables y que la redistribución no la da el crecimiento, sino que tenemos que diseñarla. Tenemos que acontecer agnósticos al crecimiento.

La economía, al contrario del que se había pensado anteriormente, no es una ciencia exacta como la física. No se puede estudiar el movimiento del mercado como si fuera el movimiento de los planetas. Pero buscando modelos matemáticos, los economistas acabaron encontrando modelos basados en el equilibrio que tenían poca capacidad de prever y responder al auge y la caída de la economía a la vida real. "No es de extrañar que nadie veías la llegada de la crisis financiera", afirma la autora.

Kate Raworth es una economista, la investigación de la cual se ha centrado en los retos sociales y ecológicos específicos que plantea el siglo XXI. Es docente e investigadora asociada invitada senior al Instituto de cambio medioambiental de la Universidad de Oxford y es asociada sénior del Instituto de liderazgo por la sostenibilidad de Cambridge.

Más Información
Comunicación y valores para la empresa familiar
Cómo están cambiando el mundo emprendidas como Uber y Airbnb?
Como hacer deseable tu marca
Hoy Destacamos
Comentarios