Roig: "Barcelona tiene que ser más que una marca!"

El CEO de SciTech DiploHub quiere convertir la ciudad en un actor geopolítico influyente a través de la ciencia y la tecnología

Alexis Roig, CEO de SciTech DiploHub
Alexis Roig, CEO de SciTech DiploHub

Alexis Roig (Barcelona, 1987) es CEO de SciTech DiploHub Barcelona. Un hub metropolitano, sin ánimo de lucro, apolítico y de colaboración público-privada. A tres bandas: ciencia, tecnología y diplomacia. De formación ingeniero informático, Roig ha vivido los últimos 10 años en Shanghai y es presidente del Institut català de la Xina. A lo largo de su trayectoria se ha formado en negocio y diplomacia y se ha dedicado a asesorar gobiernos europeos en estrategia científica y tecnológica a la vez que les ayuda a aterrizar en Asia. Con la lección diplomática aprendida, vuelve a la ciudad que lo ha visto crecer para hacerla todavía más grande. Hablamos de ciudades globales, la fórmula público-privada, los valores de Barcelona y su red de talento Alumni o las oportunidades de Catalunya en la China... Barcelona es poderosa Barcelona tiene poder, que canta Peret.

Cómo nace SciTech DiploHub Barcelona?

Las ciudades globales tienen un papel geopolítico más allá de los Estados. Barcelona tiene todos los ingredientes: ecosistema del conocimiento y ciencias de la vida muy potente, sector startup creciente... Barcelona es un hub de relaciones internacionales y ya es la cuarta ciudad del mundo con más representaciones consulares después de Nueva York, Los Angeles y Hong Kong. También es la sede de la Unión por el Mediterráneo. Compartimos la visión de dar un paso adelante con agentes del ecosistema científico y tecnológico así como con otras instituciones.

"Las ciudades globales tienen un papel geopolítico más allá de los Estados"

La fórmula del liderazgo compartido.

El contexto económico y las turbulencias políticas de los últimos años no ayudaban a las instituciones públicas a liderarlo, así que empezamos desde la sociedad civil. De este forma, pudimos juntar centros de investigación, universidades, exalcaldes, exconsellers... En definitiva, todo el ecosistema. Ahora, dentro de nuestro patronato hay la Generalitat y el Ayuntamiento de Barcelona así como Barcelona Tech City, Acción, Biocat, Fundación Cataluña La Pedrera, Fundación Banco Sabadell... Miembros públicos y privados dedicados a la ciencia, la tecnología y las relaciones exteriores que nos ayudan en la financiación y en la toma de decisiones.

El hub nace con un manifiesto a finales de 2018.

El mandato sale del manifiesto que firman y promueven los rectores de la UB, la UPC, la UPF y la UOC, los exalcaldes Serra, Clos, Hereu y Trias o científicos y académicos como Bonaventura Clotet (IrsiCaixa), Joan Comella (VHIR), Hannah Abdullah (CIDOB), Andreu Mas-Colell (BIST), Caterina Biscari (Sincotró Alba) o Cristian Canton (Facebook), entre otros. Queremos diseñar e implementar la estrategia de diplomacia científica de la gran Barcelona, representar nuestro ecosistema de conocimiento e innovación fuera, hacer de embajadores en otros países y con la misión de hacer de Barcelona un actor geopolítico más influyente a través de la ciencia y la tecnología.

Alexis Roig SciTech DiploHub

Cómo está posicionada Barcelona en todo el mundo?

Barcelona tiene un papel importante en cultura, arte, turismo o deporte. Pero, no deja de ser una marca... Y Barcelona tiene que ser más que una marca! Porque la marca tiene imagen pero es objeto y la ciudad tendría que ser sujeto. Barcelona tiene que ser un actor geopolítico y tenemos que aprovechar los activos que tenemos. Coger la iniciativa y liderar. Estamos en el top 10 de talento, startups, tecnología, ciencias de la vida, venture capital... y hay muy pocas ciudades que sean globales con el tamaño mediano de nuestra ciudad. Los ingredientes estaban, sólo había que coserlo y poner el lazo para representarlo en el mundo.

Cuál es el secreto de la transversalidad y el consenso?

No es fácil porque el contexto político y social hace mucha presión para que los proyectos se posicionen en una línea o en otra. Pero, nosotros nos dedicamos a las relaciones internacionales y hemos tenido que hacer mucho énfasis que este proyecto es positivo y beneficioso para el ecosistema y la sociedad de forma independiente a cómo se acabe resolviendo la actualidad política. Tenemos gente en el hub de perfiles e instituciones muy diversos. De hecho, no sólo hacemos diplomacia fuera sino dentro de la sociedad catalana. Pero, somos apolíticos y apartidistas. Cuando nos reciben en las Naciones Unidas, ministerios otros países o alcaldías siempre tenemos la misma carta de presentación: Barcelona, la ciencia, la tecnología y la innovación.

"Barcelona es un hub de relaciones internacionales y ya es la cuarta ciudad del mundo con más representaciones consulares"

Qué valores tiene Barcelona?

Diversidad, integración, apertura, ideas, personas... Todo el mundo es bienvenido! Se tiene que mirar más allá de la fotografía de cielo y playa. Puedes sentirte de Barcelona, seas de donde seas. En las ciudades globales las identidades son fluidas. Puedes pasarte una década viviendo y estar en Barcelona, sin sentirte ni catalán ni español.

Que qué tenemos? Cantaban els Amics de les Arts.

Estamos muy bien posicionados en la internacionalización de nuestras universidades, al menos en estudiantes e investigadores. El porcentaje de estudiantes e investigadores extranjeros es de los más altos de Europa. Esto todavía es más sorprendente teniendo en cuenta que la mayoría de las formaciones no son en inglés ni en castellano. En transferencia universidad, investigación e industria no nos podemos comparar porque hay un gap muy grande entre generar conocimiento y transformar este conocimiento en innovación que se aplique a la empresa y en beneficio de la sociedad... Estamos en la transición y hay iniciativas potentes como la de Biocat. La transferencia de conocimiento es uno de los deberes pendientes que tenemos.

Víctor Costa Alexis Roig

"Ay, la universidad!", escribe también Genís Roca.

Trabajamos principalmente las universidades catalanas pero cada vez hay nuevos actores y la gente también los escoge. Aquí tenemos el Harbour Space de origen ruso en el Port de Barcelona donde se hacen másteres en inteligencia artificial. Se adecúan de forma más rápida al mercado laboral. También hay otras universidades extranjeras que vienen aquí como la Toulouse Business School, EU Business School... Son más flexibles a la hora de adaptarse a la oferta. En algún momento nuestras universidades tendrán que decidir que más allá de las formaciones tradicionales, quizás está bien que los estudiantes puedan coger un curso de aquí y otro de allí.

Es la era de la personalización.

Se ha acabado esto de estudiar unos años y no volver a estudiar nunca más! Aquello que aprendiste hace cinco años queda obsoleto. Hacen falta igualmente personas muy especializadas, pero teniendo en cuenta que muchos trabajos se automatizarán hacen falta también personas que puedan sacar una gran fotografía y hablar el idioma de un sector para comunicarse. Esto es lo que las máquinas tardarán más a sustituir, si lo consiguen nunca...

Cómo fue la misión a Boston?

Hacemos muchos viajes y tenemos muchas colaboraciones con los gobiernos de Ginebra, París, La Haia... También trabajamos con la agencia de desarrollo de las Naciones Unidas, en Asia... En Boston hicimos el Barcelona Innovation Day para conectar nuestro ecosistema del conocimiento y el ecosistema de allí. Empezamos en Boston porque es un lugar referente en ciencia. La red de Barcelona Alumni nos ayuda mucho.

"La red de talento de Barcelona Alumni está formada por gente de Harvard, MIT, Nasa, Alibaba o Unesco..."

Qué es Barcelona Alumni?

Es la red de talento de todas aquellas personas que ahora están fuera pero que se han formado en nuestras universidades, han hecho investigación en nuestros centros y han trabajado en nuestras empresas innovadoras. Es la diáspora del conocimiento y la innovación de Barcelona. Gente potentísima que ahora está en Harvard, MIT, NASA, Alibaba o Unesco y tienen un vínculo emocional y vital con la ciudad porque son de aquí o porque han pasado un tiempo sustancial. En el encuentro que hicimos en Navidad trajimos a 150 alumnis y lo volveremos a hacer el próximo 27 de diciembre. Es gente que quiere hacer cosas para Barcelona, pero a veces no sabe cómo ni a quiénes se tiene que dirigir. Antes no había un Alumni de la ciudad.

La marca primero y después, la comunidad.

Exacto. No existía una red de todo este talento que ha pasado por Barcelona. Tenemos alrededor de mil inscritos y en otoño lanzaremos una plataforma digital Barcelona Alumni. Es uno de nuestros proyectos puntales. Son nodos que tenemos en todo el mundo.

Primera parada: Boston. Y las próximas?

París, Londres, Shanghai y San Francisco. Son ciudades potentes en este sector, tenemos una buena conexión gracias a los Alumni y tenemos una buena relación a escala gubernamental. Se hace mucho esto de alquilar un hotel, hacer la foto y una nota de prensa... Pero el impacto es mucho más pequeño. Nosotros hacemos un intercambio de las mejores prácticas tanto suyas cómo nuestras. Es un tú a tú entre ciudades.

Cómo se hace aterrizar todo esto?

Ya son acontecimientos concretos y muy aterrizados. A veces los intangibles tienen dificultades de evaluación: no son a corto plazo y por eso tiene sentido que lo haga una iniciativa que es sin ánimo de lucro y no un gobierno con políticas a corto plazo que quieren una nota de prensa para mañana. Quizás la gran noticia llegue de aquí a cinco años. Esto es políticamente poco sexy. Nuestro trabajo tampoco es la última milla, ayudamos a conectar y hacer el borrador del acuerdo pero que las universidades se acaben entendiendo es cosa suya. Podemos hacer de mediadores y abrir puertas que no se abrirían por herramientas o contactos pero no somos una consultora.

"No cierras un acuerdo con el gobierno de Boston si estás vendiendo sólo humo"

Qué dirías ante las críticas de pirotecnia o humo ante iniciativas similares?

Si sólo fuera humo, haces un lanzamiento muy guapo en la Pedrera, una nota de prensa, cuatro tuits y todo queda muy bien. Pero, no cierras un acuerdo con el gobierno de Boston y Harvard si estás vendiendo sólo humo. No cierras un acuerdo con la Unesco si sólo haces humo... Ahora estamos haciendo la primera formación del mundo en diplomacia científica y han aplicado más de un centenar de personas de todo el mundo. Tenemos profesores de la Unesco, del gobierno norteamericano, de la Comisión Europea o de la Unión por el Mediterráneo y toda esta gente no confía en un proyecto por un buen marketing. Son proyectos concretos, tangibles que se ejecutan y generan intangibles y un movimiento económico.

Qué papel juega la administración?

La administración no va por delante porque hemos tenido que hacer este hub desde la sociedad civil. Aún así, la administración se podría haber puesto a la defensiva y no lo ha hecho. Nos han dado mucho apoyo.. Grandes Estados Nación como el Reino Unido o los Países nórdicos lo incluyen dentro de su estrategia de diplomacia, pero este no es el caso de Catalunya ni de Barcelona. La innovación ya está: la capital catalana es la primera ciudad del mundo al tener un actor que hace el rol de embajador científico.

Alexis Roig

Barcelona acogerá uno de los nuevos supercomputadores europeos.

Barcelona Super Computing (BSC) es miembro de nuestro patronato. Uno de los otros proyectos que tenemos es el centro diplomático y llevamos el cuerpo consular de Barcelona a visitar proyectos punteros en ciencia, tecnología e innovación. Los proyectos de colaboración internacional ayudan a los grandes retos globales como el cambio climático, biodiversidad, envejecimiento y genómica... Son estudios que usan este ordenador.

China no se encuentra entre los países que más invierten en Catalunya.

En Catalunya y España nos ha costado mucho ver la oportunidad de China. Es un mercado difícil porque no se entiende la cultura, el ecosistema, el sistema político... Se han priorizado otros lugares como Europa o Latinoamérica sin que necesariamente tuviera que ser la mejor inversión. En China se tiene que ir con una visión a largo plazo y sumar esfuerzos dentro de un sector o con una marca conjunta.

"En Catalunya y España nos ha costado mucho ver la oportunidad de China"

La política de los clústeres.

Exacto. Permite hacer marca, hacer inversiones más grandes, tener un retorno a más largo plazo y visibilitzarse en un mercado de 1.400 millones de habitantes como China. Allí se pueden explorar muchos horizontes en conocimiento, ciencias de la vida o inteligencia artificial. En los últimos planos quinquenales, el gobierno chino lo está haciendo muy bien a la hora de priorizar la investigación y la innovación como ejes estratégicos de su crecimiento económico. Pasar de ser la fábrica del mundo al centro de investigación del mundo. Se tienen que tener el dinero y saberlo ejecutar. Seguramente China todavía no percibe Barcelona como partner de innovación y tecnología. Hay mucho trabajo por hacer.

Quédate con un aprendizaje de vida.

Trabajar la resiliencia de uno mismo como emprendedor, empresario o profesional. Cada vez que caes esto te tiene que hacer mejor profesional y persona. Ver la parte positiva del aprendizaje más allá de las complicaciones. Los chinos y los norteamericanos son emprendedores de tipo. Yo he creado y vendido tres empresas. Cualquiera que haya llegado un poco lejos, esto lo sabe: en la vida fracasas, pero te tienes que volver a levantar.

Cuál es la visión del hub a largo plazo?

SciTech DiploHub tiene que ser una entidad de referencia creando conocimiento en diplomacia científica de ciudad que sea aplicable tanto para Barcelona cómo para otras ciudades globales. Queremos actuar como agencia ejecutora de la diplomacia científica de Barcelona. Queremos que de aquí 10 o 15 años Barcelona hable de tú a tú no sólo con otras ciudades, sino con otras naciones en geopolítica como partner de confianza que pone la ciencia y la tecnología al servicio social y económico.

Más Información
Barcelona se doctora en diplomacia científica
La Barcelona científica e innovadora: un potencial todavía para explotar
Barcelona y Boston innovan con una alianza "diplomática, científica y tecnológica"
Hoy Destacamos
Comentarios