Estados Unidos o China, el dilema de Europa y la oportunidad de las empresas catalanas

La recuperación acelerada del gigante norteamericano y el asiático es la oportunidad para internacionalizarse de las empresas catalanas

La guerra comercial entre Estats Units i Xina. | iStock La guerra comercial entre Estats Units i Xina. | iStock

La recuperación económica de la China y los Estados Unidos tiene que ser la oportunidad por la internacionalización de las empresas catalanas, mientras la economía europea todavía sufre las repercusiones de la crisis del coronavirus. Es una de las conclusiones de la 5a Jornada de Internacionalización de la Cambra de Terrassa, que ha profundizado este miércoles sobre cómo será el mundo postpandémico. Un nuevo orden mundial, ha apuntado Clàudia Canals, economista de CaixaBank Research, que incidirá en el "conflicto comercial y tecnológico entre los Estados Unidos y China".

Canals también ha destacado la magnitud de la crisis actual y ha previsto una recuperación también relevante durante el 2021 a escala mundial. Pero lo será especialmente en los Estados Unidos y en China, donde ya se está notando. Esto hace, ha apuntado, que sean dos países con un gran atractivo y potencial para las empresas catalanas. Una oportunidad para internacionalizarse y abrir nuevos mercados.

La oportunidad china y norteamericana

La recuperación económica en China es un hecho. Este año podría crecer alrededor de un 2% y, el próximo año, entre un 7 y un 8%", ha sentenciado Amadeu Jensana, director del departamento de economía y finanzas de Casa Asia. Joan Raventós, corresponsal de Tv3 en Bruselas, ha destacado la voluntad de la Unión Europea para acercarse a China, puesto que supone una "oportunidad de negocio para reforzar su papel global".

Clàudia Canals: "Los Estados Unidos intentarán buscar aliados para frenar la emergencia de China"

Pero Europa tiene un dilema y, seguramente, tendrá que elegir si se pone junto a China o del lado de los Estados Unidos. "Los Estados Unidos buscarán aliados para frenar la emergencia de China", advierte Canals, que ha añadido: "Joe Biden intentará establecer nuevos puentes con Europa, pero pueden tener un precio: frenar algunas de las prácticas de la China. Puede ser problemático por Europa, que es una región muy vinculada con el gigante asiático en inversiones y temas tecnológicos como el 5G con Huawei".

El papel de Europa

Y la gran incógnita es qué papel querrá (o podrá) jugar Europa en el nuevo mundo. "La Unión Europea ha aprendido que se tiene que espabilar sola, se han acabado los tiempos de apoyarse en otras potencias. Ahora se quiere hacer respetar ante la comunidad internacional", ha señalado Joan Raventós. En este contexto, cree que la apuesta europea puede ser "estrechar los lazos con China" pero sin dejar de mirar hacia los Estados Unidos.

"El gran reto de la Unión Europea es hacerse respetar, saberse espabilar por ella misma", ha incidido Raventós, señalando que los 740.000 millones de euros de los fondos europeos son un intento para conseguirlo. En este sentido, hay una gran oportunidad con la transformación verde, donde puede empezar a liderar este cambio en la economía a escala mundial. "Es una oportunidad para todas las empresas para internacionalizarse", asegura el corresponsal de Tv3.

Y es que en el campo de la transformación digital es más complicado, con China y los Estados Unidos muy por delante. "Si uno mira el listado de las principales empresas tecnológicas, no hay ninguna europea. Hay un cierto atraso en la Unión Europea", ha apuntado Pol Morillas, director del CIBOD, el Barcelona Centre for International Affairs.

Pol Morillas: "El mundo es más asiático que antes del Covid"

El director del CIBOD ha enfatizado la idea de que el mundo avanza hacia una competición entre los Estados Unidos y China para convertirse en la principal potencia. La duda es si la Unión Europea podrá hacerse un lugar en este orden mundial. La solución, ha apuntado, es poner en común todos los instrumentos que ya tienen los estados (militares, económicos o normativos).

"El mundo es más asiático que antes del Covid", ha simbolizado Morillas. La duda es si los Estados Unidos cederán el liderazgo mundial con conflicto o sin. La guerra por las mascarillas podría ser señal de la primera opción, pero la colaboración mundial por la vacuna podría significar la segunda. Es una incógnita, ha añadido, que se verá durante "el largo siglo XXI".

Jensana también considera que la economía mundial va hacia Asia y, especialmente, en China. Y China quiere tener un peso importante en el mundo, como demuestra la creación del Banco Asiático de Inversiones en Infraestructuras al que se han sumado la mayoría de países menos Japón y los Estados Unidos.

Mensaje de optimismo

Por su parte, la presidenta del Port de Barcelona, Mercè Conesa, ha querido poner de relieve que las señales indican ya una recuperación económica, que ven en el crecimiento del tránsito de mercancías al puerto. Considera que una de las claves en la internacionalización y el comercio exterior es la diversificación de sectores y de mercados y la diferenciación para "no ser intercambiables".

Además, considera que la pandemia puede favorecer relocalizaciones de empresas y que vuelvan producciones a Catalunya: "Es positivo, beneficia el comercio interior y el tejido productivo. Si apostamos por una industria digitalizada y limpia, podemos sumar oportunidades, tanto en comercio exterior como interior", ha aseverado.

Finalmente, el presidente de la Cambra de Terrassa, Ramon Talamàs, ha incidido en la importancia de la internacionalización para la economía catalana y ha reiterado que la transición verde puede ser una buena oportunidad de negocio.

Més informació
La internacionalización, vista por las empresas de Terrassa
Ayudas para digitalizar e internacionalizar las pymes de Terrassa
Hoy Destacamos
Lo más leido