Los 'millennials' quieren comprar y les obligan a alquilar

Un 44% de los jóvenes catalanes vive en un piso de alquiler compartido, una fórmula antes reservada a los estudiantes que se tenían que desplazar de ciudad

Bloque de pisos del centro de Barcelona, en una imagen de archivo | iStock Bloque de pisos del centro de Barcelona, en una imagen de archivo | iStock

La evolución del mercado laboral y de la vivienda en Catalunya sigue marcando el comportamiento de los jóvenes ante la necesidad o el interés de independizarse. Las características de la oferta de vivienda existente y la carencia de políticas públicas en esta materia dificultan en muchas ocasiones que los jóvenes puedan acceder a un piso en alquiler y, más todavía, a formalizar la compra . Es una fórmula que, a pesar de lo que se presupone, los millennials no descartan, sólo se ven forzados. De hecho, hay un 26,1% de los jóvenes que paga una hipoteca. Aunque desean tener una vivienda, sus condiciones económicas y laborales actuales no se lo permiten, explica Ferran Font, director de estudios del portal inmobiliario pisos.com. Y no lo descartan porque seis de cada 10 jóvenes confía en que en la próxima década su salario mejorará y podrá acceder a un piso de compra, sea individualmente o en pareja, y porque en muchos casos se sigue pensando que con la hipoteca pagan igual o menos que de alquiler, que es "tirar el dinero" porque comprando acaban teniendo una casa en propiedad.

El portal ha llevado a cabo el estudio Como hemos cambiado... de vivienda, que hace una comparativa entre las preferencias de los millennials y las de la generación de los baby boomers. Se desprende que en la actualidad, cerca de un 60% de los jóvenes catalanes vive de alquiler (57,5%) y que de éstos, siete de cada 10 lo hacen compartiendo piso. "Es más del doble que hace dos años", asegura Font, que recuerda que hace unos 25 años "sólo compartían piso los estudiantes que se tenían que desplazar de su ciudad". Dicho de otro modo, hoy en día el alquiler compartido es la única opción para el 44% de los millennials, según se desprende del informe.

Més info: Los precios del alquiler empujan a los jóvenes a la compra

En ciudades como Barcelona, los jóvenes no tienen ninguna otra opción que compartir piso porque las rentas son muy altas, "con precios tensionados al alza por la carencia de oferta". Esta circunstancia no variará "hasta que las respectivas administraciones públicas no actúen de forma decidida diseñando políticas de vivienda a cuatro o cinco años vista", según Font. Desde el portal inmobiliario se pone de manifiesto que la carencia "reiterada desde hace algunas legislaturas" de una verdadera política de vivienda "ha llevado a tomar decisiones improvisadas y aleatorias que actúan como parches puntuales pero que no sirven para una reforma estructural de fondo". "Más que nunca son necesarios gobiernos que legislen para generar estabilidad en el sector y confianza entre los inversores porque la realidad es que cada vez hay más personas con dificultades para acceder al derecho a la vivienda", expone Ferran Font.

"Los precios del alquiler no bajarán hasta que las respectivas administraciones públicas no actúen de forma decidida diseñando políticas de vivienda a cuatro o cinco años vista", según Ferran Font

El estudio realizado a personas residentes en Catalunya de entre 25 y 55 años deja claro que el alquiler no sólo es la primera opción a la hora de buscar la emancipación de la familia sino que ha ido en aumento en los últimos años. En porcentajes, el alquiler consolida su posición como la opción escogida por el 53,5% de los millennials que se independizaron antes del 2000, pero pasa a ser el 79,7% para los que lo han elegido a partir de aquel año. Se tiene que destacar que se ha modificado también la edad para establecerse por su cuenta. En los últimos diez años la edad de emancipación ha aumentado levemente en Catalunya. Si antes del año 2000 los catalanes y catalanas se iban de casa con casi 21 años de media, hoy rozan los 25. Por lo tanto, la edad de emancipación se ha retrasado cuatro años de media entre millennials y baby boomers y queda patente también que en el caso de los hábitos del conjunto del Estado hay una diferencia notable, puesto que en el resto del territorio la decisión para independizarse sólo se ha aplazado dos años.

En definitiva, los milenistas actúan de una determinada manera ante el mercado de la vivienda más por obligación de la coyuntura en que se encuentran que por un cambio de costumbres generacionales que los lleva a actitudes de consumo más responsables.

Los precios previstos

En cuanto a los baby boomers, el estudio Como hemos cambiado... de vivienda concluye como situación más frecuente entre las personas mayores de 55 años que más del 50% no pagan por la casa en la que viven porque ya la han pagado íntegramente o porque la heredaron o se la cedieron. Quienes lo hacen, están hipotecados de forma mayoritaria (32,9%), y sólo un 16,4% vive de alquiler. Recogiendo datos del Eurostat, el informe del portal pisos.com recuerda que en 2007, el 80,6% de la población era propietaria en España, mientras que un 19,4% vivía de alquiler. Mientras que 10 años más tarde, el porcentaje de propietarios bajó al 77,1% y el de inquilinos subió al 22,9%.

Sobre la evolución de los precios de alquiler y de compra para lo que queda de año y 2020, Ferran Font considera que la tónica general será la moderación de las alzas registradas en los dos últimos años. Advierte, sin embargo, de que hay signos de ralentimiento económico y se mantienen condicionantes como la inestabilidad jurídica y política en el Estado español que afectarán a la toma de decisiones de particulares y de inversores y que el Brexit sigue siendo una incertidumbre que habrá que ver cómo afectaría a mercados como el de las Balears o el Llevant.

Los precios de alquiler y compra de viviendas moderarán las alzas registradas en los dos últimos años

Estos han sido también condicionantes que se han dejado notar en la evolución del mercado a lo largo de este año, recuerda Font a la hora de valorar los datos de compraventa de viviendas en septiembre publicados por el INE. "Los datos siguen evolucionando a la baja, a pesar de que lo hacen de manera más moderada que en el mes anterior" hecho que demuestra que "el sector empieza a encaminarse a normalizar las cifras de transacciones después de un verano complicado y muy condicionado por la nueva Ley Hipotecaria de junio, y otros factores como la parálisis política, el próximo Brexit o la desaceleración económica".

Més info: La compraventa de viviendas vuelve a desplomarse en septiembre

Font subraya que si bien los datos "suponen una caída interanual que supera el 10%, reducen de manera mucho relevante el descenso del 21,1% registrado en agosto, el peor mes desde 2015. La estadística sigue arrastrando los datos de los últimos 12 meses acumulados y, en un año natural, vuelve a registrar una menor cantidad de ventas de viviendas que un año atrás".

Tal como afirma el experto, "la segunda mano sigue liderando esta estadística, como es habitual, y recupera las 30.000 transacciones perdidas anteriormente. La obra nueva, a pesar de que este mes cae interanualmente casi el doble que la segunda mano, sigue creciendo si tenemos en cuenta los últimos 12 meses acumulados". En Catalunya, en septiembre, se superaron las 6.000 operaciones de compraventa de viviendas.

Més informació
Los 'millennials' serán sin-techo cuando se jubilen?
El 70% de los jóvenes catalanes gastan cerca de la mitad del sueldo en la vivienda
Hoy Destacamos
Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Lo más leido