"La nueva movilidad de Barcelona matará al comercio y a la automoción"

Foment del Treball reclama al Ayuntamiento que lo debata con los agentes sociales, al mismo tiempo que insiste en alargar los ERTE a la fuerza mayor hasta diciembre

L'ampliació de les voreres de Via Laietana de Barcelona | Europa Press L'ampliació de les voreres de Via Laietana de Barcelona | Europa Press

"El planteamiento que ha hecho el Gobierno de Ada Colau sin el consenso de todas las fuerzas y aprovechando la crisis de la covid-19 impidiendo la movilidad por el centro de la ciudad es muy perjudicial par el comercio y para la automoción". Claro y catalán, el presidente de Foment del Treball, Josep Sánchez Llibre, ha vuelto a cargar contra las políticas de movilidad aplicadas por el Ayuntamiento de Barcelona en pleno confinamiento porque considera que, teniendo en cuenta que el 57% del comercio en la ciudad es de personas no residentes, y el consistorio "prevé plantear una movilidad sin ellos", "matará al comercio de Barcelona y pondrá en peligro a más de 100.000 puestos de trabajo". Así lo ha dicho en la primera rueda de prensa telemática que hace la patronal desde el inicio del estado de alarma, donde Llibre también ha reclamado al Gobierno que alargue los ERTE por fuerza mayor hasta el 30 de diciembre y para todos los sectores. "Esto va de salvar empresas y puestos de trabajo".

Foment ya criticó la intención de los de Colau de convertir la bicicleta en el principal vehículo para moverse por la ciudad en un manifiesto bautizado bajo el título Por una ciudad de consenso y futuro. Y hoy ha vuelto a expresar su disconformidad con esta situación. "Se tiene que combinar el transporte público con el privado, no se puede satanizar el uso del vehículo privado" porque, insiste Llibre, con este planteamiento "el equipo de Colau, está matando el espíritu comercial de Barcelona que tiene 2000 años y no estamos dispuestos".

Llibre: "El equipo de Colau, está matando el espíritu comercial de Barcelona que tiene 2000 años y no estamos dispuestos"

No están dispuestos porque precisamente comercios y automoción han sido uno de los sectores más tocados por la crisis y esta nueva política de movilidad "constituye un obstáculo para la recuperación económica e impone cargas adicionales a los trabajadores por cuenta ajena y autónomos, dificultando el acceso a su puesto de trabajo, en un momento en que ha aumentado el número de trabajadores afectados por ERTE".

Unos ERTE que, además, se tienen que "flexibilizar para todas las empresas" hasta finales de año para "mantener la supervivencia de todos aquellos negocios que todavía estarán sometidos a la crisis de la postcovid-19, como empresas relacionadas con el turismo internacional, distribuidores, comerciantes...". Eso sí, si los ERTE se alargan hasta entonces, también "se tiene que derogar la cláusula de mantenimiento del empleo" porque, sino se elimina, "estamos haciendo un flaco favor a aquellas empresas que por circunstancias ajenas a ellos, quisieran hacer de aquí a seis meses una reducción del personal".

"Lo peor empieza ahora"

Partiendo de la base que "lo peor empieza ahora" y que viene la "pandemia de la crisis económica", el presidente de Foment ha recordado que "para recuperar la economía se tiene que recuperar la movilidad" y, precisamente en este sentido, piden al Ayuntamiento que el regreso a la normalidad se haga con "una movilidad eficiente que proteja a los ciudadanos frente al contagio de la covid-19 y que facilite los desplazamientos al trabajo, sin requerir tiempos excesivamente largos para el transporte". Y es que, señala, "estamos ante una crisis sin precedentes" y, a pesar de que son conscientes de que no es trabajo fácil, creen que la mejor solución es "conciliar los intereses a través del diálogo, el consenso y el acuerdo" porque, añade, sólo así "podremos poner las bases por el futuro económico que consolide un nuevo modelo económico, un modelo del siglo XXI, que no puede ser una reedición del modelo actual".

Sánchez Llibre durant la primera roda de premsa telemàtica de Foment del Treball

Sánchez Llibre durante la primera rueda de prensa telemática de Foment del Treball

Las medidas aplicadas por el Gobierno municipal son, a parecer de Llibre, "irreales" puesto que "sólo conseguirán aumentar el colapso de Barcelona y, por lo tanto, incrementar la polución, justo aquello que se pretende evitar". La apuesta del consistorio de la capital catalana es clara y se basa en el uso del transporte público y de sistemas de movilidad activa individual, como andar o ir en bicicleta y en sistemas compartidos de movilidad personal. Con esto, subraya la patronal, "se excluye, explícitamente, una movilidad de uso amplio como la utilización de vehículos privados o compartidos" y, en este punto, es muy importante tener en cuenta que "no todo el mundo tiene la suerte -de la cual, presumiblemente, disfrutan los autores del plan- de trabajar en el mismo municipio donde viven".

Y no es realista, tampoco, porque justamente "el vehículo privado está destinado a asumir un nuevo protagonismo mientras dure la pandemia de la covid-19 y se mantenga el riesgo de contagio". Con todo ello, la patronal defiende el uso de la tecnología para favorecer la planificación de los viajes, potenciar los aparcamientos municipales y promover una visión de la movilidad que englobe toda el área metropolitana de Barcelona, no sólo la ciudad en sí misma. Pero de poco les sirve aportar su granito de arena si el Gobierno de Colau tira por el derecho sin consultar ni con el resto de fuerzas políticas, ni con los agentes sociales, como lamenta Llibre.

Llibre: "Sólo a través del diálogo y del consenso podremos poner las bases para el futuro económico que consolide un nuevo modelo económico, un modelo del siglo XXI, que no puede ser una reedición del modelo actual"

De hecho, es por eso que Foment ya puso en marcha Mesa de la Automoción de Catalunya para reforzar y potenciar la industria del automóvil con las aportaciones de los más destacados agentes del sector, tanto desde la vertiente institucional, industrial y empresarial, como de la consultoría. El objetivo es establecer las bases que permitan la viabilidad del conjunto del ecosistema industrial que Catalunya ha acumulado en torno al automóvil durante décadas, y explorar alternativas para todo el sector a partir de la crisis de Nissan.

Un nuevo plan para Catalunya

Justamente la crisis de Nissan tiene que servir para que los gobiernos se pongan las pilas. Desde que la automovilística anunció que cerraría a finales de diciembre las tres plantas de Catalunya, han salido muchas voces reclamando y exigiendo un plan industrial para Catalunya, así como una economía que, además de basarse en el sector servicios, vea a la industria como un pilar fundamental de la competitividad de un país o territorio. A pesar de que instituciones, agentes sociales y trabajadores se niegan a aceptar su cierre, es importante ir buscando y trabajando en alternativas que conviertan también esta crisis en una oportunidad.

Llibre: "La movilidad de Barcelona no tiene que ser un obstáculo para la recuperación de la ciudad y del comercio, así como para la recuperación del turismo y del automóvil"

Para empezar, es fundamental contar con "un nuevo plan industrial, una alternativa de futuro por estos trabajadores como para la industria catalana y española". Y esto pasa por, entre otras cosas, aceptar que la compañía nipona se va y que, quizás, sería interesante centrarse en trabajar para que "venga un gran constructor de automóviles o un proyecto industrial de movilidad que sea relevante".

Més info: "Nos han dejado morir"

Sea como sea, acabar con la movilidad privada en Barcelona no beneficiará al sector, pero tampoco al comercio porque las dos cosas van ligadas. Si la mayor parte de personas que consumen en la ciudad vienen de fuera y no pueden disfrutar de una movilidad rápida y adaptada a sus necesidades, menos gente cogerá el coche para venir a la capital y el consumo puede caer de manera considerable. Por eso, y, como dice Llibre, "hay que hacer un cambio radical en el planteamiento de la movilidad, un giro de 180 grados a la actitud del Ayuntamiento, y que la movilidad en Barcelona no sea un obstáculo para la recuperación de la ciudad y del comercio, así como para la recuperación del turismo y del automóvil".

Més informació
Adminsitracions y agentes sociales suman fuerzas para repensar la automoción
Los españoles, los europeos que más apps de movilidad utilizan
Pascual: "La competitividad de Catalunya pasa por la velocidad"
Hoy Destacamos
Lo más leido