La ministra de Hacienda y su equipo presentan los Presupuestos Generales del Estado | ACN
La ministra de Hacienda y su equipo presentan los Presupuestos Generales del Estado | ACN

Presupuestos por hoy, incumplimiento por mañana

Las patronales de Cataluña y el País Valenciano celebran las inversiones en infraestructuras previstas a los PGE pero recelen de su cumplimiento

El proyecto de Presupuestos Generales del Estado (PGE) para el 2019 destina 2.051,38 millones de euros en inversiones en Cataluña, un 16,8% del total al Estado. La inversión en los presupuestos de Pedro Sánchez crece un 51,8% en el Principado respecto de los de Mariano Rajoy. El mismo pasa en el País Valenciano, donde la inversión crece un 60,2% respecto de los anteriores presupuestos. Y en ambdos casos los PGE incumplen sendos estatutos de autonomía. El baile de cifras, así, parece no satisfacer todo el mundo y los empresarios tienen cosas a decir. Los déficits en inversiones al Arco Mediterráneo hace años que se arrastran: "Los presupuestos no invierten bastante en infraestructuras en Cataluña", según la Cecot. De hecho, la patronal catalana critica que las cuentas contemplen una deuda pública "excesiva" y no impulsen reformas estrucutrals.

El baile de cifras

A los 2.051,38 millones en inversiones en Cataluña se tienen que añadir 200 millones más fruto del cumplimiento de una sentencia del Tribunal Supremo sobre las inversiones en Cataluña correspondientes a 2008. Son 701 millones más (901 más si se tienen en cuentas los 200 millones adicionales de la sentencia) que a las cuentas del 2018. Así, la cifra del 16,8% inicial o 18,2% posterior queda todavía por detrás del que representa el PIB catalán sobre el total en el Estado, que el 2017 era del 19,2%. Una cifra que Sánchez se había comprometido a lograr una semana antes de la presentación de sus cuentas. Una cifra que, finalmente, no cumplirá con la Disposición Adicional Tercera del Estatuto catalán.

Més info: Los 110 millones de euros que reclama Valencia

Cataluña es el segundo territorio que recibe más inversión, justo después de Andalucía con 2.132 (17,5% del total). Por detrás, hay Madrid, con 1.249 millones (10,3%), seguido del País Valenciano con 1.189 millones (9,8% del total). La Comunidad Valenciana incrementa en 447 millones de euros más que el año anterior. Las Baleares pierden 20 millones de euros en estas cuentas.

Cecot: Infraestructuras y reformas

La patronal Cecot lamenta que el gasto en infraestructuras en Cataluña "siga siendo baja" en los presupuestos. Los empresarios vallesans apuntan que las cuentas socialistas no impulsan "reformas estructurales" que corrijan "ineficiencias" en el sistema de cotizaciones o de pensiones. Por eso, han pedido "realismo" en los objetivos de unos cuentas con una deuda pública "excesiva" y que, a parecer suyo, "lo confían todo al crecimiento económico". Este posicionamiento llega después de que la asociación empresarial haya reclamado últimamente a las formaciones políticas que aprueben los presupuestos por el 2019 de la Generalitat y el Estado para impulsar la actividad económica.

Según la patronal catalana, la distribución territorial de las inversiones en infraestructuras es "fuerza perjudicial" por los intereses catalanes, un golpe analizadas las liquidaciones presupuestarias de la última década. Por eso, insisten que es necesario un "diálogo fluido, constando y discreto" entre políticos y representantes empresariales que facilite que la priorización en la inversión de infraestructuras se base en el regreso de cada una de ellas.

Abad: "La deuda pública continúa siendo excesivo y confiarlo todo al crecimiento económico es un error"

Por otro lado, el presidente de la entidad, Antoni Abad, ha apuntado que para "compensar" unos presupuestos "socialmente expansivos", habría que disponer de una batería de medidas que promovieran el incremento de ingresos. En concreto, desde Cecot se apunta que el incremento del gasto en pensiones se tendría que compensar con un mayor número de cotitzants en el sistema; políticas de estímulo a la creación de empresas con una fiscalidad incentivadora; impulsando campañas de inspección de la economía no declarada y políticas de natalidad orientadas a subir la tasa de fertilidad; y captando talento internacional.

"La deuda pública continúa siendo excesivo y confiarlo todo al crecimiento económico es un error", ha afirmado Abad. "Qué pasará de aquí a dos o tres años? Dónde son las medidas estructurales que lo tienen que hacer viable?", se ha preguntado también.

Además, Cecot ha lamentado que el gasto en defensa crezca y, en cambio, la inversión en políticas de fomento de la ocupación, por pymes, comercio o turismo no sea suficiente. Por eso, de los presupuestos, la patronal tampoco interpreta "una apuesta firme para impulsar nuevas empresas o nuevos proyectos empresariales" por parte del gobierno español.

Pimec

Desde Pimec, el gerente del área institucional y economista, Àngel Hermosilla, valora de manera "positiva" el proyecto de PGE. "Siempre hemos sido a favor que se aprueben presupuestos con la idea que la estabilidad es un plus necesario para el buen funcionamiento de la economía", así, el hecho que se presenten y se discutan es positivo según la patronal catalana de la pequeña y mediana empresa.

Hermosilla: "[En los PGE] no se hace una apuesta decidida por el tejido produciu"

A Pimec valoran positivamente el incremento del gasto social, que representa el 57% del total de los presupuestos, por cuestiones de justicia social y porque mejorará el poder adquisitivo y la capacidad de consumo. En este sentido, hay que llamar la atención sobre la necesidad de llevar a cabo una acción decidida y de largo plazo en cuanto al sistema de pensiones que, según Hermosilla, "el proyecto hace una apuesta curtterminista al respeto, que no soluciona la problemática en el futuro".

Sin embargo, las medidas sociales no tienen que hacer perder de vista "todo aquello que tiene que ver con el mon productivo". Según Hermosilla, en estos presupuestos "no se hace una apuesta decidida por el tejido produciu". La patronal ve bien la reducción de dos puntos de la tributación por beneficios por parte de las pymes. "Es una manera de corregir una tributación real alta que había sido denunciada incluso por ministras de economía anteriores, y anima en el Gobierno a continuar trabajando en este sentido. Por otro lado, la medida pone de relieve la necesidad ampliamente reclamada por parte de Pimec que hace falta una adaptación del sistema tributario para las pymes".

Así mismo, hay una apuesta por la I+D con un incremento del gasto del 5,6%, pero "todavía se queda corto", sobre todo teniendo en cuenta que el incremento del gasto en pensiones es del 6%. "Se tiene que hacer una apuesta más grande para lograr niveles anteriores a la crisis", lamenta.

Pimec celebra el acercamiento de la inversión pública en Cataluña a su peso en el conjunto de la economía española y espera que se haga efectiva, atendidas las continuas experiencias de incumplimiento a la hora de ejecutar las inversiones. "Pedimos que se ejecute todo el que se presupuesta, cosa que nunca pasa", afirma. El mismo pasa en política industrial, "la diferencia entre el presupuestado y ejecutado" es abismal.

El incremento del SMI o de la presión fiscal a los autónomos también son dos puntos que no acaban de convencer a Pimec. "Y hay otros temas que no se abordan: la competitividad de la energía, el régimen sancionador de la morosidad o solucionar el problema de las pensiones" son temas que no atacan los actuales PGE. A la vez, la entidad lamenta la no inclusión de medidas que permitan impulsar la competitividad de las empresas. Entre estas, se puede apuntar la corrección del hecho que los pequeños consumidores de electricidad (pymes) paguen unos de los precios más altos de todo Europa. La supresión del impuesto al sol (o peaje por las instalaciones de autoconsum) o la supresión del impuesto del 7% a la generación eléctrica durante 6 meses, van en la buena línea, pero no hay ningún adelanto en ámbitos reiteradamente reclamados por PIMEC como por ejemplo las compensaciones por insularidad o el coste de los bonos sociales, que tendrían que ir a cargo de presupuestos y no a cargo de los consumidores.

Cámara, compromiso sin "papel mojado"

Los presupuestos son una cuestión de Estado. También, para la Cámara de comercio de Barcelona que considera prioritario que los partidos catalanes apoyen. Ahora bien, lo encara presidente de la Cámara, Miquel Valls, también alerta que "la experiencia demuestra que los presupuestos de inversión pueden llegar a ser papel mojado". Prometer ejecutar no quiere decir necesariamente cumplir la ejecución.

Valls: "La experiencia demuestra que los presupuestos de inversión pueden llegar a ser papel mojado"

Valls pide "compromiso" ante los presupuestos generales presentados por el Gobierno español de Sánchez y valora positivamente que las cuentas socialistas supongan "el cumplimiento de una reivindicación histórica de la Cámara de comercio de Barcelona al Estado". A guisa de ejemplo, se recuerda que el presupuesto en inversión en Cataluña es un 52% más respeto el 2018.

Aún así, los estudios de la Cámara prefieren prevenir que curar y es que el grado de ejecución en infraestructuras en Cataluña tiene una media del 77% en el periodo 2001-2017, por debajo del 84% del conjunto de comunidades autónomas. Tanto es así que se insiste en "el cumplimiento de la inversión presupuestada" a través de la comisión bilateral de infraestructuras entre el Estado y la Generalitat para agilizar procedimientos, priorizar inversiones y presentar cada trimestre qué es el estado de los proyectos.

Fomento, luces de larga distancia

"A Fomento tenemos luces de larga distancia porque estamos perdidos si ponemos luces a corto", aseguraba el presidente de Fomento del Trabajo, Josep Sánchez Libro, durante el tradicional almorzar de Nadal. Los mejores deseos empresariales de la patronal catalana de cara a 2019 incluyen estabilidad política, seguridad jurídica, confianza empresarial, inversiones... Y también presupuestos.

Sánchez Libro: "Si se aprueban los presupuestos en España, no tendría sentido que no se aprobaran en Cataluña"

Según Sánchez Libro, "si se aprueban los presupuestos en España, no tendría sentido que no se aprobaran en Cataluña". En este sentido, el presidente de Fomento defiende que se tienen que aprobar las cuentas públicas y que estos tienen que ser sociales para fomentar la cohesión, estimular la inversión y la confianza empresarial para crear puestos de trabajo.

"La estabilidad política sólo se obtiene con el entendimiento entre España y Cataluña y también con la aprobación de los PGE", concluye Sánchez Libro desde la "casa grande de las empresas". Presupuestos sí, iluminar la economía y la empresa también.

Los presupuestos valencianos

El peso poblacional del País Valenciano es del 10,7% y los PGE le consignan un 9,8%. Todavía queda espacio para la reivindicación, sobre todo teniendo en cuenta que estos PGE también incumplen el Estatuto valenciano. Sin embargo, la noticia ha sido positiva para una comunidad autónoma que sale ahora del pozo en inversión por habitante: el 2007 recibían 119 euros frente a los 239,70 euros de ahora. En total, se destinarán 1.189,8 millones de euros al territorio valenciano, 449,5 millones de euros más del que contemplaban las últimas cuentas de Mariano Rajoy el 2018. Esto supone un crecimiento del 61%, el segundo más alto, sólo por detrás de Cataluña.

Cómo ve los PGE la patronal valenciana? La Confederación Empresarial de la Comunidad Valenciana (CEV) observa "claroscuros cuantitativos y cualitativos". Por un lado, considera "realista" el cuadro macroeconómico y comparte "la sensibilidad para avanzar en las políticas sociales", pero lamenta que las políticas dedicadas al tejido empresarial crezcan por debajo de la media: 0,2% las de comercio, turismo y pymes; 1,6% las de industria y energía y 1,8% las de I+D+y civil.

CEV: "La última cosa que se tiene que hacer desde la política es aumentar la fiscalidad de las empresas y lastrar su competitividad"

Por el hecho de entrar ahora en un periodo de retardo en el crecimiento de la economía, la CEV defiende que "la última cosa que se tiene que hacer desde la política es aumentar la fiscalidad de las empresas y lastrar su competitividad". Se refieren al "notable" incremento de los tributos como el Impuesto sobre sociedades (crece un 13,7%), IVA (9,4%) e Impuestos Especiales (6,7%).

En cuanto a la reivindicada reforma del sistema de financiación autonómica, que "tiene que quedar al margen de los ciclos políticos", subrayan que "el desfase anual para las arcas autonómicas es tal que supera, con creces, el total de inversiones" y "continúa lastrando los niveles de bienestar social y competitividad" de los valencianos y valencianas.

La Comisión por una Financiación Justo -formada por CCOO, UGT-PV, PSPV-PSOE, Compromiso y Podemos, y que trabaja conjuntamente con la CEV- "valora el esfuerzo" hecho por el Ejecutivo de Sánchez, pero dice que se mantendrá "vigilando" en su nivel de ejecución y subraya que "continúa habiendo un desequilibrio territorial". En esta línea, instan a "emprender la negociación del cambio de modelo de financiación autonómica en esta legislatura" y señalan que "no puede depender de la buena voluntad de un Gobierno".

Por su parte, la organización agraria valenciana más representativa, La Unión de Labriegos y Ganaderos, considera que los PGE "se elaboran con más pena que gloria y denotan falta de apuesta por el sector". Explican que la mayor parte lo absorben los programas de mercados agrarios y desarrollo rural (7.000 millones de euros), a pesar de que están principalmente financiados por los fondos FEAGA y FEADER de la Unión Europea.

El único programa que experimenta un "crecimiento apreciable" es el de previsión de riesgos en el sector, concretamente la partida del Plan de Seguros Agrarios, que sube un 14,9% y acapara 241,3 millones de euros. En cambio, los PGE recortan en concepto de gastos en ordenación de sectores y mejora de la competitividad (-0,43%), sanidad animal y vegetal (-0,34%), y en industrialización y mejora de la calidad (-1,56%).

Hoy Destacamos
Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Lo más leido