La Llotja de Sala-i-Martin: poder, titanic y helicóptero

El catedrático alerta que "las empresas se convertirán en centros de espionaje"

L'economista Xavier Sala-i-Martin i el president de la Cambra, Joan Canadell, a la Llotja de Mar. | Cedida L'economista Xavier Sala-i-Martin i el president de la Cambra, Joan Canadell, a la Llotja de Mar. | Cedida

"Es por culpa del Rey y los poderosos que se frena el progreso". Tanto este titular de Xavier Sala-i-Martin como la imagen con Joan Canadell que ven en pantalla son del pasado 29 de enero en la Casa Llotja de Mar. En directo. Parece que fuera ayer, pero desde entonces ha llovido mucho y ahora nos encontramos en tiempos de confinamiento y crisis sin precedentes. El catedrático de la Universidad de Columbia de Nueva York procura mantener la cabeza fría y no perder hilo económico del coronavirus. "El mundo no volverá a ser nunca como era antes. Nunca hemos tenido un colapso tan rápido y profundo", alerta Sala-i-Martin, esta vez desde la Llotja Virtual de la Cambra de Comerç de Barcelona.

Més info: Sala-i-Martin: "Es por culpa del Rey y los poderosos que se frena el progreso"

En este sentido, el economista reivindica por intuición que esta no es una crisis normal, sino más bien una catástrofe como también lo puede ser un huracán o un tsunami. Como tal, pronostica bajadas de uno o dos trimestres, pero sin una crisis muy larga. "La respuesta de los gobiernos tendría que ser intentar congelar el tiempo, la economía", explica. De tal manera que la nueva normalidad nos devuelva donde estábamos.

"La respuesta de los gobiernos tendría que ser intentar congelar el tiempo y la economía... Ha sido un fracaso del sector público"

Lejos de esto, Sala-i-Martin critica que "los gobiernos no se han comportado de forma razonable y ha sido un fracaso del sector público". Sigo su intervención vía Zoom acompañado por casi 2.500 personas a distancia y en mi ordenador suena You will never walk alone de fondo. El catedrático lo tiene claro: "Las empresas que os pensáis que el gobierno vendrá a salvaros o ayudaros, no es así. No lo harán y tenemos que encontrar soluciones".

Xavier Sala i Martin

Las ideas mueven el mundo

De este planteamiento y del Medici effect nace la Llotja Virtual. Ahora, popularmente conocida como "la gran Llotja de las ideas". Compartidas y por compartir. El partido constante de la innovación, de ida y vuelta. "La clave y el motor de la historia son las ideas que nos distinguen del resto de los animales y somos capaces de utilizar el cerebro para cambiar el mundo", argumenta el economista.

Més info: Llotja de las ideas: los empresarios (no) están solos

Qué quiere decir innovar? Soluciones a los problemas. Investigación y desarrollo en todas partes, más allá de su terreno de juego habitual: farmacéuticas, automoción y telecomunicaciones. "La solución médica vendrá de esta colaboración... Todos innovamos", augura. Y como la Cambra de Comerç de Barcelona quería innovar y reactivarse para luchar también empresarialmente contra el coronavirus, ha organizado una Llotja que se estrena con diez mesas sectoriales y dos ponencias de la mano de Sala-i-Martin y Víctor Luppers. 

Innovar no es sólo hacer las cosas diferentes, sino también anticiparse a aquello que será diferente. Hacia donde va el disco? Es la pregunta. Aquí, la respuesta: "Hay una aceleración de fenómenos que ya existen y que ya se estaban dando". Sala-i-Martin que asegura no cobrar por esta conferencia confinada desde el despacho de casa, remata la pelota a boca de gol con un listado de tendencias:

  • Teletrabajo, teleeducación, teleconferencias...

  • Gig Economy a través de trabajos esporádicos, freelance o uberización.

  • Dominio de las grandes techs (Amazon, Facebook, Google, Apple, Microsoft y Netflix): "El debate sobre la privacidad se ha acabado... Las grandes techs son las grandes ganadoras de esta crisis y son las que tienen más cash que les permitirá sobrevivir"

  • Desglobalización y descomposición de las GVC. "No iremos hacia una autarquía sino hacia un mundo de tres o dos grupos: China y Estados Unidos. Con sectores estratégicos: sanidad, alimentación, distribución de Amazons nacionales... No tenemos que esperar a comprar testos falsificados en China. El proteccionismo es malo pero vendrá y es una oportunidad para las empresas."

  • Populismo y nacionalismo: "Fantasías de volver a un pasado que nunca existió de Cid Campeador"

  • Dominará el autoritarismo: "Lo hemos visto en España, Polonia o Hungría"

  • Sociedades controladas por espionaje: gobiernos y aplicaciones de desconfinamiento y controles sanitarios y de información. En tres titulares: "Las empresas se convertirán en centros de espionaje", "leyes que pueden llevar ciudadanos a la prisión para criticar el gobierno en el país más homologado del mundo" y "cuando los gobiernos han conseguido un poco de poder no lo han soltado".

  • Automatización y repatriación de industrias (resourcing).

  • Implicaciones sobre la educación y el capital humano. "Todos los chinos que tenían que ir a estudiar en Estados Unidos, quizás los podemos traer hasta aquí".

 

Dichas las tendencias, llegan las preguntas. La encargada de hacer 61 preguntas de todo tipo en sólo 10 minutos es Carme Poveda, directora de Análisis económico de la Cambra de Comerç de Barcelona. Seguimos vía Zoom. "Es imposible pensar que el turismo resucite en un horizonte razonable", explica. Ya lo hemos dicho por activa y por pasiva en VIA Empresa: Adiós al turismo de masas y sí, la maleta puede esperar.

Si hay miedo no habrá consumo y sobre todo lo sufrirán las industrias de más proximidad e interacción con las personas. "La economía verde también sufrirá. La gente se preocupará más de la salud que no de cómo sube el nivel del mar", añade el economista que se autodescarta como partidario del cambio de hábitos. Ahora bien, estA VEZ "no estamos en una situación normal, el gobierno nos obliga a quedarnos en casa e intentar que el mercado solucione el problema es una absurdidad".

El helicóptero versus el titanic

Tanto Sala-i-Martin como el catedrático Jordi Galí ya han defendido la aplicación del Helicopter Money. Una fòrmula macroeconómica que supone "imprimir y regalar dinero", del Banco Central Europeo a los ciudadanos. Pero que, de momento, la presidenta del BCE, Christine Lagarde, parece que ya ha descartado. "Hay gente que se preocupa por la inflación, la deuda... Todo esto es cierto, pero tenemos que tener claras cuáles son las prioridades. Estamos en un titanic y el titanic se está hundiendo. Preocuparse por la inflación y la deuda me parece un problema estrafalario", insiste Sala-i-Martin.

Todavía más: "Un 100% del PIB no se puede pagar si la economía se hunde. La única manera de pagarlo es que la economía resucite". Las formas de hacer resucitar la economía darían para otra Llotja, debate o crónica, pero dónde seguro que habrá cuorum es el lema de la Cambres de Comerç de Catalunya: Que ningún empresario cierre. Y ojalá, esto no sea una misión imposible.

"Estamos en un titanic y el titanic se está hundiendo. Preocuparse por la inflación y la deuda me parece un problema estrafalario"

A la espera del helicóptero y de la tierra prometida de las ayudas públicas, Sala-i-Martin concluye: "Los gobiernos no nos ayudarán, las ayudas que prometen no vendrán y si lo hacen será de una forma reducida. La Llotja virtual es un marco idóneo porque entre todos pensemos y experimentamos cosas que nos puedan beneficiar a todos. Intercambiar ideas es la mejor estrategia que tenemos". Por ideas no será.

Para acabar, un empresario pide al catedrático el título de un libro que defina la crisis del coronavirus: "Hacia donde va el disco? El que sepa hacia donde va la pelota es quien sabrá hacer gol". Mi titular es La Llotja de Sala-i-Martin: poder, titanic y helicóptero.

Més informació
Küppers: "Se aprende a vivir con alegría"
Ante el pánico de los mercados, la cabeza fría de los economistas
Hoy Destacamos
Lo más leido