Borrós: "Nuestra vacuna es más estable a altas temperaturas"

El doctor en ingeniería química y nuevo director del IQS lidera el proyecto CoviNanoVax, una vacuna para frenar la covid-19 diferente a las de Pfizer y Moderna

El doctor i director de l'IQS, Salvador Borrós | Cedida El doctor i director de l'IQS, Salvador Borrós | Cedida

Salvador Borrós (Barcelona, 1963) tiene un currículum que no se lo acaba. Es doctor en ingeniería química, ha producido más de 60 contratos de investigación y ha propiciado la creación de seis startups que se basan en tecnología desarrollada en su laboratorio. Ahora, además, desde el 1 de octubre es el nuevo director del IQS, un cargo que afronta con "honor", pero también con una "gran responsabilidad" por la época que le ha tocado y le tocará gestionar. Junto con la doctora Cristina Fornaguera, Borrós lidera desde la primavera el proyecto CoviNanoVax, una vacuna para frenar la covid-19 y que, como explica en una conversación con VIA Empresa, tiene ciertas diferencias con las vacunas de las grandes farmacéuticas de las que escuchamos hablar prácticamente cada día.

Desde el IQS están liderando el proyecto CoviNanoVax. ¿Cómo está siendo el proceso y en qué punto estáis?

El proyecto que llevamos la doctora Cristina Fornaguera y yo en IQS se basa en desarrollar una vacuna de mRNA, como las de Pfizer o Moderna. Nuestra peculiaridad es la manera que tenemos de atrapar y encapsular este mRNA para protegerlo cuando se inyecta y que sea más eficaz. Ya hemos conseguido tener mRNA y hemos desarrollado las nanopartículas. Se ha comprobado su estabilidad y se han ensayado in vitro. Finalmente hemos hecho unas primeras inyecciones in vivo en ratones para ver su eficacia. Nos encontramos a la espera de estos resultados para tener la evidencia de su capacidad de inmunización. Una vez ya tengamos estos resultados positivos, el siguiente paso sería realizar la preclínica regulatoria y, si fuera el caso, ya se haría con una empresa farmacéutica que lo liderara.

Este es uno de los pocos proyectos que ha recibido financiación pública con 193.000 euros del Ministerio de Ciencia e Innovación y del Instituto de Salud Carlos III. ¿En qué se diferencia del resto?

Nuestro sistema es un sistema basado en polímeros. Los de Pfizer y los de Moderna utilizan nanopartículas lipídicas, mientras que nuestro sistema es más estable a temperaturas altas a la hora de transportar. Se puede transportar a 4 grados y también en un congelador a -20 grados. En vacunas como la de Pfizer, mantener la cadena de frío es vital transportarla a -80 grados tiene un coste muy elevado.

"La vacuna seguro que hará que disminuya el contagio y, por lo tanto, el impacto; y esto mejorará la situación"

Vuestra vacuna, ¿sobre qué precio estaría?

Desde el punto de vista de la fabricación es económica. No hemos llegado al nivel de detalle del precio, pero tanto el polímero como la fabricación de mRNA tienen un precio razonable.

Muchos hablan de la vacuna como la gran solución. ¿Lo será realmente?

La vacuna seguro que hará que disminuya el contagio y, por lo tanto, el impacto; y esto mejorará la situación. Las vacunas de primera generación seguramente se tendrán que ir perfeccionando a lo largo de los próximos años, pero ya hay un hito.

El CIS ponía de manifiesto que prácticamente la mitad de la población no se quiere vacunar. ¿Será la inmunidad de rebaño la salvación, pues?

La vacuna, como he dicho, frenará el impacto. Se tiene que hacer mucha pedagogía para convencer a los escépticos. Una primera vacunación con resultados positivos puede convencer a los indecisos.

El nou director de l'IQS, Salvador Borrós | Cedida

El nuevo director del IQS, Salvador Borrós | Cedida

¿Qué mensaje enviaría a la gente que no quiere vacunarse?

Todo es respetable, pero si la vacuna es segura y, de momento, los resultados son buenos, vacunarse ayudará a estabilizar y frenar el contagio y, por lo tanto, seguro que vacunarse será positivo. Es la discusión de siempre con las vacunas. ¿Que tienen efectos secundarios? Seguramente algunos, pero muy concretos, pero las ganancias de vacunarte son muchos más grandes que los problemas que puede tener hacerlo. Cuando me toque y llegue el momento, yo me vacunaré.

¿Cree que el plan de vacunación del Gobierno es adecuado? Hay investigadores que dicen que quizás sería más adecuado vacunar primero a personas que están más expuestas, como los cajeros de los supermercados.

Yo creo que siempre encontraremos razones para una cosa y para la otra.

En este sentido, ¿cree que los diferentes gobiernos están escuchando los investigadores?

A mí no me gustaría estar en el Gobierno porque tienen que tomar muchas decisiones, muchas de ellas con un elevado grado de política y nadie estará contento con lo que hagas. Yo creo que intentan escuchar a los investigadores, a algunos más que otros, y también tienen presiones políticas de todas las partes. Pondré el ejemplo de las universidades. La gente se queja de cómo de mal han tratado a los restauradores y a la cultura, pero nadie se ha interesado por las universidades. Las universidades hemos invertido mucho dinero en preparar las aulas, los laboratorios, las distancias... IQS ha hecho un importante esfuerzo en recursos tecnológicos y preparación del profesorado que le está permitiendo mantener la calidad de sus actividades académicas en un entorno de pandemia.

"Las ganancias de vacunarte son muchos más grandes que los problemas que puede tener hacerlo"

Sois un ejemplo, de hecho.

Nosotros no somos una fuente de contagio. Pero como no hemos protestado, parece que no sea un problema. Hay tantas presiones con el tema que es muy difícil decir por qué no nos hacen caso.

¿Cómo diría que la covid-19 ha acelerado la investigación?

Será interesante ver cómo queda todo después de la covid. Ha permitido acelerar cosas, como el desarrollo de las vacunas que es espectacular cómo de rápido se ha ido, incluido nosotros, los grupos españoles que no teníamos apoyo de multinacionales farmacéuticas, pero tendremos que ver cómo esto ha afectado a otros programas e investigaciones.

¿Qué representa no tener el apoyo de las multinacionales?

Desde el punto de vista de llegar a fase clínica y a fase 3, los gastos son gigantes. Sólo una prueba clínica, te puede costar muchos millones de euros. Si ya la pre-clínica la coge una farmacéutica potente, irá mucho más rápido; si es el gobierno quien tiene que encontrar financiación, será mucho más lento y complicado.

Salvador Borrós lidera un projecte de vacuna contra la covid-19 | Cedida

Salvador Borrós lidera un proyecto de vacuna contra la covid-19 | Cedida

Me comentaba que hay que ver cómo queda todo después de la pandemia, pero, ¿por dónde diría que pasa el futuro de la ciencia y de la sociedad?

Esto nos tendría que permitir hacernos reflexionar sobre que todos estamos muy interrelacionados. Ni los científicos son los héroes, ni son las personas más malas del mundo. Ni los empresarios son unos ahogadores, ni los empresarios irán todos al cielo; y esto aplicado a todo el mundo. Y todos nos tenemos que apoyar, hacer bien el trabajo y pensando en el bien común. Ya llevamos unos años con el tema de corrupción conocida y esto no es pensar en el bien común y nos hace ir hacia atrás. Pienso en la falta que hubo que mascarillas al inicio de la pandemia y me pregunto el por qué no habían. Tenemos que reflexionar y, si cada uno da lo mejor de sí mismo pensando en el bien común, este es el camino.

¿Cree que por cosas como estas igual los jóvenes no están tan implicados en la ciencia y la tecnología?

Al revés. Yo estoy detectando que hay un interés gigante por la enfermería, medicina, farmacia, biotecnología, la química farmacéutica... Nosotros, este año hemos notado un aumento en estos estudiantes. Cuando realmente hay una cosa que les anima, la respuesta es constructiva.

"Ni los científicos son los héroes, ni son las personas más malas del mundo. Ni los empresarios son unos ahogadores, ni los empresarios irán todos al cielo"

Usted ha producido más de 60 contratos de investigación y ha propiciado la creación de seis startups que se basan en tecnología desarrollada en su laboratorio. ¿Cómo definiría su actividad en transferencia tecnológica?

Un profesor universitario tiene que tener tres patas: la docencia, la investigación básica de publicaciones y la transferencia de tecnología. Yo vengo de un lugar donde esto se tiene clarísimo y lo he vivido desde que era estudiante y he intentado mantener un equilibrio entre estas tres patas.

¿Cómo afronta su dirección en el IQS?

Para mí es un honor. Yo estudié en IQS y, después de unos años trabajando en la industria, volví como profesor. Ser director general de un lugar que te ha visto nacer como profesional es un honor y, por otro lado, una gran responsabilidad porque es una institución que tiene 115 años de historia y tienes que mantener el prestigio y hacer que pueda crecer en un ambiente no favorable, como el de la covid. Estoy entre estas dos sensaciones: muy honorado y, al mismo tiempo, preocupado porque es un reto. El trabajo de director no me lo esperaba, fue una sorpresa, pero siempre he tenido una actitud de servicio. Tengo un equipo de gente muy válida y, por lo tanto, desde este punto de vista estoy tranquilo.

Més informació
Encrucijada empresarial en tiempos de pandemia
Salud potencia la vacunación de la gripe para evitar la sobrecarga del sistema
Hoy Destacamos
Lo más leido