Incluir la diversidad en los juegos de mesa

La startup Positive World Games, ganadora de los Premios Creamedia, quiere alejarse de la representación demasiado tradicional y masculinitzada del entretenimiento

Positive World Games ha ganado los Premios Creamedia de este año | Cedida
Positive World Games ha ganado los Premios Creamedia de este año | Cedida

Dentro de los 100 juegos de mesa más populares del 2018, todavía es más fácil encontrar un monstruo o un animal que una mujer. Y además, suelen tener temáticas violentas o de guerra. Laia Esqué, como forofa de los juegos de mesa que es, se dio cuenta que este tipo de entretenimiento todavía tiene "una representación muy tradicional y masculinitzada de la sociedad". Por eso decidió impulsar Positive World Games, nuevos pasatiempos que incluyan la diversidad cultural, de género, de etnia o de religión de nuestra sociedad.

El primero de los productos de entretenimiento de Laia Esqué es un juego de cartas ambientado en la África contemporánea. Y es que precisamente esta editora de libros infantiles y juveniles, y ahora también emprendedora, estuvo trabajando en Ghana en un proyecto editorial. Una experiencia que la inspiró para diseñar su primer juego de mesa. De hecho, Esqué creó el juego sin una idea de negocio en mente, pero con el tiempo ha visto que hay una oportunidad de mercado.

Más info: La startup Positive World Games, ganadora de los premios Creamedia

Es por eso que la emprendedora ha creado Positive World Games, una editorial de juegos de mesa tradicionales pero con un producto diferenciado que sea inclusivo y represente la diversidad. "En el sector del libro, por ejemplo, la sensibilidad hacia algunos temas de representación o visibilidad es una tendencia que ha llegado antes que en los juegos de mesa. Y dentro de este sector, son más inclusivos los pasatiempos infantiles que los de adultos", explica Esqué. Y muy importante, que el entretenimiento que fomenta la startup sea sin una pantalla por en medio. "Son juegos rápidos de aprender para compartir momentos con la familia o los amigos sin pantallas", señala la emprendedora.

Una experiencia profesional en Ghana inspiró a Laia Esqué a diseñar su primer juego de mesa sobre la África contemporánea

Sus juegos se encuentran entremedio de los juegos comerciales y los educativos, puesto que la startup quiere entrar en el sector de los juegos de diversión pero con unos ciertos valores sociales. Una iniciativa que ha llevado a Esqué a ser la ganadora de los Premios Creamedia, y a recibir una dotación económica de 5.000 euros y la oportunidad de incubarse en el espacio de coworking de Almogàvers de Barcelona Activa.

Laia Esqué és la fundadora de Positive World Games

Laia Esqué es la fundadora de Positive World Games | Cedida

Juegos en inglés para un mercado global

La emprendedora aprovechó un tiempo que estaba al paro para desarrollar sus juegos de mesa y ya lleva un año y medio trabajando en ellos. Actualmente está en proceso de creación de dos, el del África mencionado anteriormente y otro en el cual los jugadores tienen que buscar un antepasado común. El primero, al ser algo más básico y fácil, tendrá un precio de 18 euros cuando se ponga a la venta y el segundo ya valdrá 35 euros. Esqué prevé crear una tienda online donde vender sus productos de entretenimiento, a pesar de que también aspira a cerrar pactos con distribuidores y editoriales internacionales que los comercialicen.

Esqué: "Queremos hacer un proyecto global, con juegos en inglés, y en el cual las ventas en España no sean las más importantes"

Todos los juegos de Positive World Game están enfocados principalmente a un público familiar, es decir, aquellos que puede jugar desde un niño de siete u ocho años a un adulto. Ahora bien, serán en inglés, puesto que Esqué quiere "atacar un mercado global y más grande de lo que es el mercado de los juegos de mesa en el Estado español". "Queremos hacer un proyecto global, en el cual las ventas en España no sean las más importantes", añade la emprendedora. A pesar de que admite que le gustaría que sus juegos se tradujeran en diferentes idiomas, de momento empezarán por el inglés y, en segundo lugar, con el francés. "Son las lenguas de los dos mercados más fuertes en juegos de mesa", afirma.

La misma Laia Esqué es la única impulsora del proyecto y quien ha diseñado los dos primeros juegos de la startup, a pesar de que ha contado con una red de colaboradores. Su idea, pero, es que sean diseñadores externos que creen los juegos adaptados a los valores de Positive World Games.

La startup, que se ha financiado con recursos propios, prevé abrir una campaña de Kickstarter para obtener inversión para su primer juego y también poder validarlo con el público final. Aún así, Positive World Games también ha participado en la feria UK Game Expo el pasado mes de junio, donde ha presentado su producto y "hemos tenido un feedback muy positivo" y ya está hablando con editores en Alemania que pueden estar interesados en sus juegos inclusivos.

Más Información
Biznelis, la emprendeduría es un juego
Jugar a la oficina
Educa Borràs: un exitós puzzle empresarial
Hoy Destacamos
Comentarios