Las comarcas más competitivas de Catalunya

Las empresas del Barcelonès se plantan a la primera posición del ranking por el acceso a los mercados y las infraestructuras

"La creatividad, sin duda, fomenta y favorece la competitividad a las empresas. Consecuentemente, es un factor importantísimo en la economía de cualquier empresa o país". El chef Ferran Adrià ya decía hace unos años que "la diferencia entre los buenos y los muy buenos es el esfuerzo", una frase completamente aplicable a cualquier siglo de la historia. Si bien el siglo XIX se caracterizó por el papel de los emprendedores y de la gestión empresarial y en el siglo XX coge fuerza la educación y la innovación tecnoloógica, ahora se suma el conocimiento a todos estos factores, que juntos dan como resultado final la competitividad de los territorios, empresas o, incluso, de personas. Esta es la fórmula que utiliza la Federació Empresarial del Gran Penedès (FEGP) para elaborar el ranking de las comarcas más competitivas de Catalunya, que vuelve a coronar el Barcelonès como la más competitiva con 79,2 puntos, prácticamente 20 puntos por encima de la segunda, el Vallès Occidental (59,7).

Més info: Las empresas del Barcelonès, las más competitivas de Catalunya

La 14a edición del Índice de la FEGP subraya que los puntos fuertes de los territorios del Barcelonès son el acceso a los mercados de clientes y proveedores y el acceeso a la información -con 100 puntos-, la disponibilidad de pulso de desarrollo e infraestructuras -con 99,3 puntos-, la infraestructura de transporte y comunicaciones -con 98,7 puntos-, la sostenibilidad social -con 84,3 puntos- y la calificación los recursos humanos y recursos para la educación y la formación profesional -con 82,2 puntos-. Además, el Barcelonès también lidera la clasificación en cuanto a la formació profesional -con 82,2 puntos-, el volumen de mercado y de actividad -con 78,3 puntos-, el espíritu emprendedor y dinamismo empresarial -con 71,5 puntos- y la innovación y el desarrollo tecnológico -con 61,2 puntos-.

 

Por todo ello, la FEGP estructura en tres los ejes de competitividad territorial: las ventajas distributivas, los factores de producción y las condiciones de demanda. El Barcelonès lidera con nota prácticamente todos los aspectos valorados y es que, según subrayan, "la existencia de un entorno urbano en el que existe una elevada concentración de población favorece la existencia de buenas infraestructuras, la formación de la población o los servicios institucionales, aspectos que también son determinantes por el desarrollo de la actividad y la competitividad de las empresas".

Ahora bien, la comarca top 1 en prácticamente todos los aspectos del ranking cae hasta la 37ª posición -del total de 42 comarcas- en sostenibilidad medioambiental y todavía baja más en la tabla en relación a la disponibilidad de suelo y espacio para la actividad económica, concretamente lo hace hasta la 40ª posición. Osona se proclama ganadora en cuanto a sostenibilidad medioambiental, mientras que en disponibilidad de suelo triunfa el Vallès Occidental.

 

Carencia de sostenibilidad medioambiental y falta de suelo, pero, aun así, el Barcelonès "continúa siendo la que presenta mejores condiciones, a pesar de que la congestión que registra genera externalidades negativas". Precisamente por eso, y porque "durante 2018, la comarca presenta un menor dinamismo, tanto en términos de ocupación, como en creación de empresa y demografía, que incide en las condiciones de la demanda", hace falta no dormirse.

Eso sí, dará vía libre en otras comarcas para que puedan incrementar su competitividad porque "las escasas reservas de suelo disponibles para el desarrollo de futuras actividades económicas hacen que se pueda esperar una expansión de los procesos metropolitanos hacia comarcas situadas en la primera o segunda corona metropolitana". De todos modos, el Barcelonès todavía tiene camino para recorrer y, además de ser la comarca más competitiva de Catalunya, incrementa distancias con la segunda, el Vallès Occidental, que se caracteriza por su economía diversificada y la variedad de tejido productivo. En la variedad está el gusto y, también, la competitividad y el futuro.

Més informació
Las trabas del Estado que restan competitividad al Puerto de Barcelona
Competitividad empresarial: la medida sí importa
Exportaciones y frenos a la competitividad
La competitividad no tiene billete a Corredor Mediterráneo
Hoy Destacamos
Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Lo más leido