El CON a precio de zona 1: así se pagan las nuevas tarifas del transporte público

Los dieciocho municipios que se han integrado a las tarifas de la primera corona tendrán que asumir un nuevo impuesto, que repercutirá en los ciudadanos

El tributo metropolitano es el nuevo impuesto a dieciocho municipios del CON para financiar las tarifas de zona 1 | Artur Ribera El tributo metropolitano es el nuevo impuesto a dieciocho municipios del CON para financiar las tarifas de zona 1 | Artur Ribera

Dieciocho municipios de la Área Metropolitana de Barcelona (CON) se han incorporado desde el 1 de enero de 2019 a las tarifas de la zona 1 del transporte público. De este modo, la Autoridad del Transporte Metropolitano ha uniformizado el coste de moverse entre 36 pueblos del CON. Por ejemplo, ir de Cerdanyola del Vallès en Barcelona o de Molins de Rei en la Hospitalet con un billete sencillo ha pasado de costar 3,10 a 2,20 euros. Y el precio de la T-10 se ha reducido casi un 50%, de 20,10 a 10,20 euros. Una medida con la voluntad de potenciar el uso del transporte público.

Pero hay una contrapartida. Y es que el coste de estas nuevas tarifas no es gratuito. De hecho, los cálculos de la administración apuntan que el coste puede llegar hasta los 23 millones de euros, 17 de los cuales se financiarán a través del área Metropolitana. Y todo ello tendrá una repercusión directa por los ciudadanos de los dieciocho municipios que desde este 2019 disfrutan de los precios de la primera corona. Esta repercusión se llama tributo metropolitano, un impuesto que ya pagaban los dieciocho municipios que formaban parte de la zona primera y que a partir de este año también tendrán que pagar el resto.

Cómo se paga el tributo metropolitano?

El tributo metropolitano se carga a los ciudadanos a través del Impuesto sobre Bienes Inmuebles y se cobrará hacia el verano. Esto quiere decir que serán los propietarios de los inmuebles los que pagarán la incorporación a la tarifa plana metropolitana del transporte público.

La fórmula de cálculo del impuesto se hace en base al valor catastral de los inmuebles. En esta cifra se le aplica un tipo impositivo del 0,159% para obtener el coste que supondrá el tributo metropolitano por cada vivienda. Es decir, un inmueble con un valor catastral de 100.000 euros tendrá que pagar unos 160 euros de más en su recibo del IBI.

No tendrán que pagar este tributo las viviendas de primera residencia que no superen el valor catastral de 45.389,47 euros. Los comercios y empresas sí que lo tendrán que asumir. Las familias numerosas pueden disfrutar de bonificaciones.

Así, esta es la fórmula para saber cuánto tocará pagar de nuevo tributo metropolitano: cantidad a pagar = valor catastral * 0,159 / 100. El valor catastral de los inmuebles se pueden consultar por internet.

123 millones de euros

Así, el área Metropolitana prevé recaudar unos 17 millones de euros con el dinero proveniente de los dieciocho municipios que se han incorporado a las tarifas de la zona 1, que se tienen que añadir a los 106 millones de euros que ya aportan el resto de ciudades. En total, el tributo metropolitano aportará este 2019 a la entidad supramunicipal unos 123 millones de euros, según sus previsiones.

Además de financiar esta medida del transporte público, el tributo metropolitano también servirá para afrontar otros servicios prestados en el ámbito del CON, como actuaciones relacionadas con el medio ambiente y que afectan el Parque Natural de Collserola o las playas.

El gobierno del área Metropolitana (Entente, PSC y ERC) aprobó el 18 de diciembre el tributo por los dieciocho municipios, con el rechazo de toda la oposición. Un rechazo que se ha extendido en diferentes municipios como Sant Cugat o Cerdanyola, que se han posicionado en contra del coste que supondrá por sus ciudadanos.

A los tribunales

El Ayuntamiento de Sant Cugat ha ido un paso más allá y anunció que traerá la fórmula de cálculo del tributo metropolitano a los tribunales, puesto que entienden que "no es justa ni equitativa". Es el único municipio, por ahora, que ha hecho este paso.

Alcaldesa de Sant Cugat: "[La fórmula de cálculo] no es justa ni equitativa"

Desde Sant Cugat consideran que el nuevo tributo tiene "defectos técnicos" y se basan en el hecho que dos contribuyentes iguales pagarán cantidades diferentes según el año de la valoración catastral de su inmueble. "Según el momento en que te ha tocado hacer la valoración catastral, te toca paga más o menos. Puede haber variaciones del 60%. No es una forma equitativa", alegó la alcaldesa, Carmela Fortuny.

El área Metropolitana, a coste de zona 1

Estos son los dieciocho municipios que se han integrado a las tarifas de la primera corona y que tendrán que asumir el nuevo tributo: Badia del Vallès, Barberà del Vallès, Begues, Catellbisbal, Cerdanyola del Vallès, Cervelló, Corbera de Llobregat, Molins de Rei, Pallejà, la Palma de Cervelló, el Papiol, Ripollet, Sant Andreu de la Barca, Sant Climent de Llobregat, Sant Cugat del Vallès, Sant Vicenç dels Horts, Santa Coloma de Cervelló y Torrelles de Llobregat.

Estos son los municipios que ya formaban parte de la zona 1 y que ya pagaban el impuesto: Badalona, Barcelona, Castelldefels, Cornellà de Llobregat, Esplugues de Llobregat, Gavà, L'Hospitalet de Llobregat, Montcada i Reixac, Montgat, El Prat de Llobregat, Sant Adrià de Besòs, Sant Boi de Llobregat, Sant Feliu de Llobregat, Sant Joan Despí, Sant Just Desvern, Santa Coloma de Gramenet, Tiana y Viladecans.

Así, los ciudadanos se pueden mover entre estos municipios, que integran el área Metropolitana de Barcelona, con las tarifas de la zona 1. Hay que destacar que los primeros dieciocho municipios no han cambiado de zona, sino que se ha establecido una tarifa plana metropolitana. Por lo tanto el coste de ir a otras ciudades fuera de la CON cómo Sabadell y Terrassa no ha variado e ir de Cerdanyola, Barberà o Sant Cugat hasta las capitales del Vallès sigue siendo el mismo.

Hoy Destacamos
Lo más leido