Ada Lovelace, la programadora del romanticismo

La hija de Lord Byron se avanzó un siglo a la era informática anticipando su lenguaje y los múltiples usos que los ordenadores tienen hoy en día

Ada Lovelace creó un primer lenguaje informático un siglo antes a la era de las computadoras
Ada Lovelace creó un primer lenguaje informático un siglo antes a la era de las computadoras

"Comer, beber y estimar; nada más tiene valor". Lord Byron ha pasado a la historia como el gran representante del Romanticismo a la historia de la literatura gracias a frases como esta, de su obra La muerte de Sardanàpal. A pesar de su brillante obra, los textos del poeta no son su gran legado a la humanidad. Al menos en términos productivos. La herencia más valiosa de Byron se llama Augusta Ada Byron, más conocida como Ada Lovelace por su matrimonio con el conde de Lovelace; matemática e inventora del lenguaje de programación a mediados del XIX, un siglo antes de la aparición de los ordenadores.

A pesar de su famoso apellido, Ada Lovelace no llegó a conocer su padre, que huyó de Inglaterra antes de su nacimiento, el 1815, y murió sólo ocho años después en Grecia. Se haría cargo de ella su madre, Annabella Milbanke, una aristócrata de la época conocida por su peculiar afición a la geometría y las matemáticas, el que le valió el apodo de Princesa del paralelogramo.

Milbanke quiso asegurarse que su hija heredara su amor por las matemáticas y destinó su fortuna a procurarle tutores de primer orden a la Universidad de Londres, que la formaron de manera exclusiva. Habituada desde muy joven a moverse entre los grupos más elitistas de artistas y científicos, su emancipación como matemática de primer nivel llegó con sólo 18 años, cuando conoció a Charles Babbage, un científico que había conseguido una cierta fama con la estrambòtica idea de crear una calculadora mecánica. El problema era que no sabía como llevar a la realidad su proyecto. Quién le dio luz, como no, fue Lovelace.

La màquina de Charles Babbage i Ada Lovelace

La màqué de Charles Babbage y Ada Lovelace

Para hacerlo, la matemática se fijó en el telar Jacquard, una máquina que estaba revolucionando la industria textil gracias a la aplicación de tarjetas que le permitían aplicar dibujos sencillos sobre las teles. "La calculadora mecánica tejerá patrones algebraicos del mismo modo que esta tejedora dibuja flores y hojas". Y sobre esta idea empezó a trabajar –bajo pseudónimo para no ser censurada por su condición de mujer- en un programa de tarjetas que, en teoría, tendrían la capacidad de calcular automáticamente la secuencia de números de Bernoulli. Y decimos en teoría porque el proyecto de Babbage y Lovelace nunca llegó a concretarse.

Lovelace apuntaba que "las máquinas analíticas podrán hacer cualquier cosa, siempre que sepamos como ordenarle que lo hagan"

Esto no saca relevancia a la figura de esta matemática. 100 años antes de la fabricación de los primeros ordenadores fue capaz de describir, diseñar y explicar el funcionamiento de las tarjetas perforadas que, finalmente, se utilizarían al medios del siglo XX como primeros lenguajes de programación. Tanto es así que, el 1979, el Departamento de Defensa de los Estados Unidos reivindicó su figura con la creación del lenguaje de programación ADA, clave todavía hoy por la seguridad en sectores como la aeronáutica.

La gran capacidad matemática y la fe que tenía en la calculadora mecánica de Babbage le dieron una capacidad visionaria sobre el que los ordenadores podrían hacer en un futuro. Sus textos mencionen cómo, gracias a la programación, las máquinas no sólo podrían hacer cálculos matemáticos, sino que también podrían desencriptar información cifrada, interpretar símbolos y serían un instrumento para la creación de varias artes, como la literatura o la música. "Las máquinas analíticas podrán hacer cualquier cosa, siempre que sepamos como ordenarle que lo hagan", decía.

De haber conocido a su hija, quizás Lord Byron habría ampliado su lista de cosas por las que vale la pena vivir.

Más Información
El viaje sin frenos de Bertha Benz
Los orígenes anticapitalistas del Monopoly
John Brinkley, un médico como un cencerro para avanzarse a la Viagra
Más mujeres ingenieras, por favor
Hoy Destacamos
Comentarios