La Esquina, tres años del mejor bikini de Barcelona

Oli Melhuish, exchef de The Savoy y La Enoteca de Paco Pérez, comanda uno de los locales fetiche del brunch barcelonés

Oli Melhuish Oli Melhuish

Quién le iba a decir a Oli Melhuish (el chef exsocio de Somwhere Café curtido previamente en The Savoy y La Enoteca de Paco Pérez), que su vida iba a dar un cambio de aires tan radical hace dos años cuando decidió ponerse al frente de la oferta gastronómica de La Esquina.

El restaurante, adscrito a los hoteles colindantes Regina y Pullitzer, celebra su tercer cumpleaños convertido en lugar de peregrinación el fin de semana —incluso con colas en la calle—desde que el brunch se puso de moda en Barcelona (de 12h a 14h, entre 20 y 25 euros). La culpa la tienen creaciones gustosas y facilonas como su bikini, uno de los más famosos entre la prensa gastronómica de la ciudad (ganador del premio al mejor Bikini de Barcelona) y unos huevos benedict que tienen legión de seguidores en Instagram (venden 70 unidades semanales). Le siguen, a la zaga, el fish & chips (no podía ser de otra forma con un chef de La City) y un competente combinado de mediodía (a 18 euros, del que venden unas 100 unidades semanales). Tienen cremas y ensaladas a escoger —cogollo de Tudela, ensalada de tomate con fresas—, y proteínas —merluza, roast beef asado con romesco…—, pasta o legumbres —lasagna, estofado de alubias, quinoa con coliflor…—. A la oferta, se suma una mentalidad libre de plásticos (todos están elaborados con biodegradable de almidón de maíz).

Irina de Felipe y Celia Ballesteros son la directora y subdirectora del espacio, respectivamente. Un local de 85 metros cuadrados (contando la cocina serían 110m2) que había sido la sala de desayunos del Regina, pero que decidieron abrir por la encrucijada tan céntrica que es la calle Bergara: en la unión entre Balmes, Pelai y Plaza Catalunya; captando así el público que camina por Pelai en sentido Plaça Catalunya o dirección Universitat.

Fish and chips

Fish and chips

Primero, vinieron por su café: La Esquina fue uno de los primeros sitios con café de especialidad de Barcelona con un alliure british. Después, se quedaron por sus varias opciones healthies; de lo mejorcito en de la zona.  En la carta líquida resultan hits de la casa como el zumo tropical (con mango, coco y piña), la limonada casera con fruta del día, el Espresso Martini (con vodka, licor café, doble espresso) o la naranjada casera (con zumo naranja natural, soda, hielo).

Emilio Lecuona, el “antidiseñador”, acabo dándole ese toque de neomodernura febril que tanto gusta al público que se cuida y que a un local de estas características tanto compete. Fueron 450.000 euros para vestir-lo que han sido premiados con la visita fidedigna de muchos clientes locales que repiten cada semana. “A veces varias veces, esto nos ayuda a ponernos las pilas e ir cambiando lo que ofrecemos”, señala Melhuish. En total, 6.000 cubiertos semanales (entre 180 y 220 cubiertos al día): como un tiro.

La Esquina

La fórmula parece que ha dado resultado: su facturación anual bruta el año pasado escaló hasta los 676.000 euros. En su tercer aniversario, el grupo está a punto de abrir un tercer hotel con 65 habitaciones que lleva por nombre Casa Luz y que está destinado a ser cobijo de ese turista preocupado por el medio ambiente que busca algo más en un alojamiento (tendrá la etiqueta BioSphere). El turista y el local que quiera seguir disfrutando de una cocina viajada pero con sentido que no está al alcance de muchos locales de la ciudad.

La Esquina

Carrer de Bergara, 2, Barcelona

Tel.: 937 687 242

Precio Medio: 20-25

Més informació
Masala 73, de Punyab a un local en Muntaner
Maro Azul: el México marinero, más allá del burrito
Raffaelli Ristorante: desde la Toscana con amor
Hoy Destacamos
Lo más leido