De "El Aullido Clandestino" a VIA Empresa: el viejo periodismo

"Si en un diario no hay periodistas, no habrá periodismo ni diario"

El dinar de Nadal de VIA Empresa de 2019. El dinar de Nadal de VIA Empresa de 2019.

Hace 55 o 56 años, cuatro iluminados decidimos hacer la contra revista de la escuela a la que íbamos. Éramos el Moli, el Tutu, el Chelones y yo mismo. Se llamaba El Aullido Clandestino y la vendíamos como réplica de "Ruta", la oficial de la escuela. Todo este montón de años después VIA Empresa es la última. En El Aullido explicábamos lo que no decía "Ruta"; en VIA Empresa explicamos todo lo que pasa en el mundo empresarial y económico catalán sin buscar el clic. Sólo buscamos, desde el primer día, hacer periodismo sin pensar en captar una audiencia fácil; todo lo contrario: buscamos una audiencia difícil; una audiencia a la que no se la puede engañar con titulares e informaciones "facilonas". Información contrastada, trabajada y analizada, y con titulares que corresponden a la realidad de lo que el lector se encontrará. En definitiva, periodismo.

Algunos profetas del nuevo periodismo, seguro que este no es el de Tom Wolfe, dicen que la actualidad la deciden los Seo s, las redes y unos titulares que obliguen al lector a leer aquello, aunque la información la encuentren, en el mejor de los casos, en la última línea del texto (?).

Aquellos titulares tan bien trabajados de "Sabías porque todo el mundo habla…?"; “Picada de crostó” a ... "; Lo que nunca te habrías imaginado de ...?; eso lo llaman nuevo periodismo. Insisto, nada que ver con el nuevo periodismo de Wolfe.

Nada que ver tampoco con lo que los Martínez Albertos, Espinós, Vazquez Montalban y muchos otros intentaron explicarnos en la Facultad o en la Escuela de Periodismo.

Eso sí, estos titulares tan seo dan unas audiencias que te cagas. Al igual que cualquier titular que lleve dosis bien equilibradas de sexo, violencia y morbo. Éxito asegurado y seo satisfecho, porque puede presumir de unas audiencias inimaginables.

"Somos una profesión, un oficio, que, de seguir así, morirá. Y morirá en el momento en que la sociedad está más necesitada de información. Decir que se muere no es del todo justo; es más cierto decir que lo están matando"

Son como los nuevos directores de marketing que han descubierto algo que también acabará con todos nosotros: la publicidad programática. Directores de marketing, que nunca han vendido una escoba y que lucen ante los grandes jefes cifras de impresiones que nunca han tenido. No les explican, sin embargo, que mucha gente dejó de leer la noticia porque los nuevos formatos publicitarios se lo impiden. Da igual. Cifras. Lo único importante son las cifras y así les va, que ya han desterrado algo básico para una empresa: el conocimiento de marca.

No saben ni distinguir un contenido de marca (ellos le llaman branded content) de una noticia y preguntan, con toda la estupidez e ignorancia del mundo "qué cuesta publicar una noticia".

Més info: La clausura de una fiesta confinada

Estas, sin embargo, son harina de otro costal y que otro día, si tengo ganas, ya explicaremos. Hoy, como decía el evasor ególatra, no toca.

¿Dónde estábamos? Si, que somos una profesión que se muere.

Efectivamente, somos una profesión, un oficio, que, de seguir así, morirá. Y morirá, precisamente, en el momento en que la sociedad está más necesitada de información. Decir que se muere no es del todo justo; es más cierto decir que la están matando.

La están matando porque el único que cuenta es la audiencia y el resto les importa una mierda.

Aquí, en VIA Empresa, como en aquel Aullido Clandestino, lo más importante es contar historias, analizar hechos y escuchar a los expertos, sin prisa pero sin pausa. Y por supuesto, hacer periodismo con periodistas.

"En VIA Empersa, como en aquel Aullido Clandestino, lo más importante es explicar historias, analizar hechos y escuchar los expertos, sin prisa pero sin pausa. Y por supuesto, hacer periodismo con periodistas"

A veces olvidamos las cosas más obvias pensado que hemos inventado la sopa de ajo: diarios sin periodistas¡¡¡ Joder (perdonen las mentes sensibles este lenguaje grosero), si éste es el futuro. Sin periodistas¡¡¡ Como no se nos había ocurrido antes.

Si los periodistas son unos gilipollas (nuevamente disculpas), que no hacen otra cosa que pedir medios, más periodistas, más colaboradores, ordenadores más modernos, más de todo; siempre más.

¿Para qué los necesitamos? Con un recién salido de la Facultad, con un poco de luces, que escuche la radio, que siga las redes y repase un poco por encima el resto de medios y de ello haga un montón de noticias y con unos titulares del seo, ya tenemos un diario, o dos, y con una buena audiencia la programática nos dará suficiente. Si, además, hacemos un par "de atracos", será jauja.

Y ya está, de una tacada hemos eliminado periodistas y comerciales. Ya tenemos un diario, o dos o tres (economías de escala lo llaman, porque lo acaban de aprender), y no tenemos ninguna garrapata que nos esté pidiendo cosas y más cosas.

Més info: VIA Resistencia

Y así acabaremos.

¿Y VIA Empresa? Pues, nada, que hemos hecho 7 años, sin Seo y con crecimientos pequeños, sólidos y sostenidos. Y para nosotros lo primer son el periodismo y los lectores.

Dinar de Nadal de VIA Empresa 2017.Comida de Navidad de VIA Empresa 2017

¿Y la audiencia? Perfecta.

¿Pero si apenas tiene 200.000 lectores?, me dicen.

¿Tantos? Parece mentira. Algo no debe funcionar; nos lo tendremos que hacer mirar. Porque 200.000 lectores en los tiempos que corren, sin política, ni española ni catalana, sin sucesos, ni deportes, ni sexo ni titulares seo; para mí, de la vieja escuela, me parece un éxito brutal.

Sólo queremos hacer un diario, con todo lo que ello conlleva.

"Si en un diario no hay periodistas, no habrá periodismo ni diario. Habrá otra cosa, pero no será un diario"

Hay que recordar, y decirlo tantas veces como haga falta: si en un diario no hay periodistas, no habrá periodismo ni diario. Habrá otra cosa, pero no será un diario.

Es lo mismo que comparar esta gente que se hace llamar "influencers" con los prescriptores y los influenciadores.

Ahora, 7 años después, quiero dar las gracias al editor porque, a pesar de que me considera de la vieja escuela, siempre ha estado a nuestro lado y se la ha jugado con periodistas. Y no lo puedo dejar de repetir, sin periodistas no hay diarios; hay influencers, atracadores, políticos o gente de mal vivir, pero no periodismo. Y no nos lo podemos dejar: si no hay diario no hay ingresos. Importante, no?

No quiero terminar sin reproducir un párrafo de un artículo, "Nos vamos a la mierda", de Gemma Herrero, una periodista del diario diacrític.cat

"Los continuos y sucesivos Eres, las redacciones cada vez más débiles y silenciosas, las presiones, la patrulla de seos y visionarios de las Nuevas Tecnologías que utilizando neologismos siempre en inglés - y cobrando el doble que nosotros- han invadido los medios de comunicación y se han convertido en máquinas de encargar sin tener ni puñetera idea de periodismo ni importarle una mierda los contenidos."

Y aquí estamos, con un único objetivo: un periódico hecho por periodistas. Para evitar que esta profesión desaparezca y se la apropie gente a la que no le corresponde el honor de llamarse periodistas.

Escrito con el cigarro en la boca y el cenicero al lado.

Como decía no sé quién, "que no falte de nada", o como decía Jordi Capdevila (AVUI histórico): "Diuen que anirem tan be”

El último que apague la luz.

Més informació
Hacer VIA es una filosofía de vida
Hoy Destacamos
Lo más leido