La digitalización del transporte, ¿nexo de unión entre administraciones?

El CETMO presenta el Observatorio de la Digitalización del Transporte a la Mediterránea Occidental, que tiene por objetivo adaptar la movilidad a las nuevas tecnologías

Presentación del Observatorio de la Digitalización del Transporte en la Mediterránea | Territorio
Presentación del Observatorio de la Digitalización del Transporte en la Mediterránea | Territorio

Liderar el transporte del futuro. Este es el reto de las administraciones públicas y este puede ser uno de los nexos de unión entre las diferentes instituciones. Así se ha puesto de manifiesto durante la presentación del Observatorio de la Digitalización del Transporte a la Mediterránea Occidental del Centro de Estudios del Transporte para la Mediterránea Occidental (CETMO) en el Departament de Territori, donde las personalidades y ponentes que participaban han hecho evidente la necesidad de cooperar entre ellas para que la digitalización del transporte sea una realidad. El Observatorio "ayudará a administraciones, ciudadanía y empresas a hacer crecer la economía y a hacerlo, además, desde una vertiente de sostenibilidad ambiental, social y económica", asegura el conseller de Territori, Damià Calvet.

Más info: Vía directa hacia la movilidad del futuro

El reto de digitalizar el transporte es, para el conseller, "una hoja de ruta inexcusable de todas las administraciones". A su parecer, esta "agenda urbana" tendría que "permitir pensar mejor para disponer de mejores áreas metropolitanas y dar mejores servicios a las personas". De hecho, el Observatorio facilitará esta tarea y, según Calvet, "aportará rigor, conocimiento y poder para elaborar indicadores avanzados para poner de cara a la opinión pública todo el trabajo". El objetivo es, en palabras del director del Observatorio, Guillem Vall, convertirlo en "un instrumento de referencia en la digitalización del transporte" y hacer que "la digitalización nos ayude a reducir gastos y a aprovechar los activos que tenemos". De momento, el Observatorio será un proyecto piloto de dos años, pero la idea es que acabe siendo "un observatorio permanente".

Calvet: "El reto de digitalizar el transporte es una hoja de ruta inexcusable de todas las administraciones"

Si bien, como sostiene Vall, "los servicios serán el núcleo del transporte", "la sostenibilidad será la base de su crecimiento". Esta es la exigencia del viajero digital. La consultora de movilidad y ciudades inteligentes en Doxa, Anna Grau, apunta en este sentido que "hay que entender la movilidad como modelos de servicios", así como "incentivar una movilidad más sostenible". Y es en este punto donde entra en juego el MaaS (Mobility as a Service), la movilidad como servicio.

El Netflix de la movilidad

De este modo, el MaaS "es el nuevo modelo de negocio" porque brinda "la oportunidad de ampliar roles y responsabilidades de proveedores y operadores de transporte público o privado". Precisamente por eso, y porque el MaaS integra administraciones, instituciones, empresa privada y centros formativos, "la digitalización les permitirá ejercer como el comercializador que mantiene el contacto directo con el cliente final", según pone de relieve Grau.

La consultora de movilidad añade que esta posibilidad de personalizar los servicios convierte al MaaS en el "Netflix del transporte" y puede abrir la puerta a nuevas opciones que permitan personalizar precios y tarifas, a los desplazamientos multimodales e, incluso, al transporte puerta a puerta. Este cambio en los servicios, que avanza incluso más rápido que la tecnología -cómo han manifestado los diversos ponentes-, generará, pues, "una disrupción y una transformación a sus modelos de negocio".

Grau: "La digitalización los permitirá ejercer como al comercialitzador que mantiene el contacto directo con el cliente final"

Una disrupción dónde, otra vez, las administraciones jugarán un papel importante, no sólo por "el impacto positivo sobre el conjunto de la economía" que aportará la digitalización como recuerda el director del Centro de Innovación del Transporte (CENIT), Sergi Saurí, sino también por los impactos que comportará a corto plazo como la productividad, la eficiencia o los nuevos servicios. Además, insiste Saurí, "las nuevas tecnologías incidirán en unas mejoras ambientales" y es justamente por este motivo que "la administración pública puede tener un cierto papel de liderazgo".

Trabajar con luces largas

Y en todo esto todos los actores están de acuerdo. Después de recordar que el transporte da trabajo a cerca de 900.000 personas en toda España y que representa aproximadamente el 5,6% del PIB, a secretaría de Transporte del Gobierno español, María José Rallo, ha querido sumar fuerzas con el Departament de Territori y el CETMO poniendo encima la mesa que "hay que trabajar en una estrategia de sostenibilidad con luces largas y mirando al futuro porque suponga mejoras en la sociedad". En este sentido, ha querido dejar bien claro que "nadie tiene competencias exclusivas en la movilidad" y ha reforzado la idea de que para que todo ello sea una realidad "hay que fomentar la cooperación, que resulta fundamental en todas las administraciones".

Y es que, según Rallo, tanto la digitalización y la incorporación de las nuevas tecnologías como el proceso de descarbonización "exigen una reorientación de las políticas inversoras y cualquier iniciativa que nos ayude a aprovechar lo que tenemos". Una reorientación y una cooperación básica si, como dice la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), en 2050 la movilidad de las personas se multiplicará casi por tres y la de las mercancías por más de tres.

Es por todo esto que, como dice el director general del CETMO, Òscar Oliver, tanto las estaciones 4.0 como las infraestructuras inteligentes y el blockchain "tienen que generar un retorno práctico y real en las personas y las mercancías". Y, es también por eso, que la línea de trabajo en que se basa el Observatorio "es un proyecto local y global que tiene que favorecer las líneas de transporte y hacerlo sostenible".

Metros viejos, nuevas mentalidades (y modalidades)

Bajo el argumento de que hay "nuevos modelos de movilidad, pero continuamos necesitando el metro", el director de Proyectos Estratégicos de Metro a TMB, Ramon Malla, avisa de que "el metro automático está muy bien, pero no es suficiente, pasarán más cosas por las que nos tenemos que preparar". Malla, que parte de la base que el metro es "viejo", se lamenta de que "los administradores hacen soluciones propietarias privadas y, mientras que el mundo es abierto, nosotros estamos cerrados".

Malla: "El mundo es híbrido y estamos aplicando tecnología de hace 40 años: es muy difícil hacer un metro automático con tus gafas de metro tradicional"

En este sentido, recuerda que, mientras que "la demanda tiene una curva, la respuesta del metro es una recta, cuando la tecnología permite hacer muchas cosas" y más ahora que "la oferta y la demanda es individualizada y nosotros todavía estamos en la pauta del transporte masivo de principios de siglo". Según su parecer, lo que haría falta es "coger al Principito y hacer el salto hacia otros lugares" porque, subraya, "el mundo es híbrido y estamos aplicando tecnología de hace 40 años". "Es muy difícil hacer un metro automático con tus gafas de metro tradicional", sentencia.

Mirar el mundo desde otro prisma para poder avanzar es esencial. Y es por eso que, como dice el presidente de la Asociación de municipios por la Movilidad y el Transporte Urbano, Jordi Xena, "desde las administraciones públicas, no sólo hace falta que estemos preparados, sino que lo queremos liderar". Y es que, sostiene Oliver, "si las cosas están cambiando, toca a todos los sectores hacerlo" porque "no son amenazas, son oportunidades y la administración tiene que hacer cosas diferentes".

Más Información
Movilidad sostenible para los empleados de la Diputació de Barcelona
Tarragona, epicentro mundial del transporte de pasta de papel
Los trenes de Rodalies transportan un 3,7% más de pasajeros
Hoy Destacamos
Comentarios