10-N: El 'Financial Times' avisa, el empresariado catalán pide paso

El diario británico desmonta muchas de las propuestas electorales de los diferentes candidatos, mientras que la Cambra y las patronales reclaman que se les tenga en cuenta

Los candidatos a las elecciones del 10-N | ACN Los candidatos a las elecciones del 10-N | ACN

Promesas (y falta de promesas) electorales. En una campaña más corta de lo habitual, los candidatos a los comicios del 10-N han pisado territorio, platós de televisión, estudios de radio y han mantenido encuentros con la prensa comprometiéndose a cumplir con varias cuestiones. Entre ellas, y dejando de lado que Catalunya siempre se ha situado como protagonista de los mítines y debates, que la I+D represente al final de la legislatura el 2% del PIB español, desarrollar el Corredor Mediterráneo, acabar con los contratos temporales o abaratar el coste de la energía. Pero no todas las promesas podrían hacerse realidad, ni todas estaban presentes en sus mentes a la hora de preparar los programas. Y todavía menos en el ámbito económico.

Més info: Las propuestas económicas de los partidos políticos para el 10-N

"El ganador de las elecciones afronta un gran compromiso en los planes económicos". Así de contundente se muestra el Financial Times sobre las propuestas económicas que han presentado los diferentes partidos que este 10-N compiten para ganar en las urnas. Tanto las propuestas de la izquierda y de la derecha corren el riesgo de no poderse aplicar. "Las habilidades de los políticos para ejercer compromisos electorales raramente se han puesto en tanto duda", alerta el rotativo. Y si se ponen en entredicho es por la combinación de dos factores: las reglas fiscales europeas y la fragmentación política que hay España. Estos ingredientes representan para aquel partido que gane las elecciones tener que afrontar grandes compromisos o bien plantearse retos estructurales.

Según el diario británico, mientras que los de Pedro Sánchez prometen aumentar los impuestos y el gasto, los partidos de derechas quieren impulsar el crecimiento reduciéndolos. Promesas electorales. Porque, recuerda el rotativo, la Comisión Europea ya avisó al Gobierno de que es necesario ajustar en 6,6 millones de euros el presupuesto para adaptarse a los compromisos establecidos en el pacto de estabilidad de la Unión Europea, cosa que va en contra tanto de los incrementos de gasto previstos por el PSOE en su programa, pero también de las promesas de la derecha de reducir los impuestos.

¿El día de la marmota?

Y a todo esto se le tiene que sumar el hecho de que los nuevos comicios volverán a dejar, previsiblemente, sin una mayoría clara el Congreso y, además, que Bruselas ya ha vuelto a rebajar el PIB de España para 2019, esta vez al 1,9%, además de elevar el déficit al 2,3%, tres décimas por encima de lo que prevé el Gobierno abocado, de momento, a un futuro incierto.

El tiempo transcurrido entre la moción de censura a Mariano Rajoy y las elecciones del 10-N no ha comportado demasiados cambios. No sólo no sirvió para poder cambiar los presupuestos que, de hecho, se mantienen en gran medida; sino que, recuerda el diario, los socialistas han probado de aumentar el gasto social y en infraestructuras financiadas a través de un impuesto a las grandes empresas y un gravamen digital para las compañías digitales. Pero el PP insiste en que un aumento de los impuestos "comportaría una desaceleración todavía más grande".

Muchas promesas, algunas contradictorias, y pocas viables para su ejecución. Vistas las encuestas, el diario británico considera que, como que ni PSOE ni PP podrán sumar una mayoría con otros partidos más o menos afines, "Pedro Sánchez y Pablo Casado tendrán que sumar esfuerzos [...] y cooperar en un presupuesto y unas reformas a largo plazo". ¿La propuesta del FT? Seguramente la que todo el mundo quiere. Que llegue un "gobierno estable con perspectiva de estar cuatro años en el cargo y una agenda de reforma progresiva". Porque sólo así "se elevaría el crecimiento". Y, si no es así, vuelve el día de la marmota.

Un cambio de modelo empresarial (y de país)

No sólo el Financial Times tiene sus objeciones en cuanto a los programas electorales. También el empresariado catalán echa de menos cosas y considera que algunos partidos no tienen en cuenta esas claves para la competitividad económica y empresarial. La Cambra de Comerç de Barcelona reclama "un cambio profundo de modelo" en la economía española porque considera que el actual "no tiene futuro si el sistema continúa siendo centralista y con regiones con un porcentaje elevado de subsidios".

En declaraciones a VIA Empresa, la Cambra da los ingredientes necesarios para poder saborear una buena receta económica de cara al futuro. "España necesita trabajar sobre cuatro ejes clave: industrialización del conjunto del territorio, formación, internacionalización e inversión en I+D", sostienen, al mismo tiempo que añaden que esto "requiere potenciar el segmento de mayor valor añadido y en menor escala también vertebrar todo el territorio, conviviendo con un modelo turístico sostenible".

Més info: El debate electoral que no da votos: impuestos, energía y pymes

Pimec, de su lado, reivindica en un escrito a este diario que se tengan "en cuenta las necesidades de las micro, pequeñas y medianas empresas, así como del colectivo de trabajadores autónomos", a la vez que insiste en que esta "situación de ingobernabilidad" comporta que "no se hayan puesto en marcha medidas tan importantes como la reducción de la presión fiscal, el ahorro y la eficiencia energética, en materia de contratación pública, de morosidad, de segunda oportunidad y de igualdad, entre otras cuestiones".

También la Cecot, en declaraciones a este medio, admite que le preocupa el "desequilibrio" de los programas electorales porque "por un lado se proponen muchas medidas asistenciales para garantizar la cohesión social, pero del otro se incluyen pocas propuestas sociales, es decir, medidas que garantizan la competitividad del país y que generan o tienen que generar riqueza por todo el mundo". Según su parecer, "haría falta que los partidos encontraran un equilibrio entre ambas y garantizar la sostenibilidad presupuestaria" porque, subrayan, "la gran burbuja actual es el déficit estructural público".

Medidas y desmedidas

Mientras tanto, la Plataforma Multisectorial contra la Morosidad (PMcM) lamenta la falta de concreción de los partidos políticos mayoritarios en relación a la morosidad, a pesar del "empeoramiento de los plazos de pago"; y asegura en un comunicado que "ni el PSOE ni el Partido Popular han incluido medidas antimorosidad, a diferencia de Ciudadanos, Unidas Podemos, Vox, algunas formaciones de ámbito territorial tales como ERC y Junts per Catalunya y el nuevo partido Más País". Por ejemplo, recuerda su presidente, Antoni Cañete, Ciudadanos, Unidas Podemos y Vox han coincidido em proponer que las pymes y autónomos no tengan que avanzar el IVA por facturas que no hayan cobrado, "una de las reivindicaciones históricas de la PMcM".

El empresariado pide más atención y pide paso, mientras el nuevo Gobierno también tendrá que dar cumplimiento, insiste el Financial Times, a los "retos más urgentes como abordar el mercado laboral" -y acabar con la temporalidad-, así como "preparar el sistema de seguridad social para un aumento inminente del número de pensionistas". Prometisas (y falta de promesas) electorales.

Promesas que, cuando se forme gobierno, tienen la misión y la obligación de ser cumplidas y de convertirse en una realidad que guíe al país hacia el camino del progreso y la competitividad.

Més informació
Los políticos se olvidan de la morosidad para el 10-N
Foment, Pimec y Cecot lamentan la repetición de elecciones españolas
Hoy Destacamos
Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Lo más leido