Grup La Pau, las ambulancias que salvan a Catalunya

La cooperativa trabaja con el SEM, el CatSalut y clientes privados y ha movido cielo y tierra para que sus trabajadores tuvieran EPIs desde el inicio de la covid-19

Els tècnics de Grup La Pau | Cedida Els tècnics de Grup La Pau | Cedida

¿De dónde salen muchas de las ambulancias que vemos y escuchamos por las calles apagando los fuegos de las urgencias? ¿Cómo se organiza el servicio sanitario catalán a la hora de contratar un servicio para transportes sanitarios no urgentes? ¿Y las mutuas de Catalunya? "Existe un modelo diferente de hacer las cosas y no vale todo". La cooperativa de transporte sanitario Grup La Pau tiene claro cuál es el camino a seguir y, después de 37 años de vida, continúa impulsando un proyecto con vocación de servicio ciudadano basado en la colaboración público-privada. Sus principales clientes son el SEM, el CatSalut y las mutuas Fremap y Egarsap y, con ellos, cubren el servicio de gran parte del territorio. Lo mejor de no ser una empresa de gestión pública es que pueden moverse rápido y, precisamente esto, les ha facilitado muchísimo las cosas para equipar a sus técnicos con EPIs desde el momento prácticamente cero de la pandemia de covid-19, muchas veces, eso sí, "pagando precios desorbitados". "Lo primero son los trabajadores".

Nacieron en 1983 en Badalona de la mano de 13 personas y con un capital de 1.300.000 pesetas, lo que ahora serían unos 8.000 euros. VIA Empresa se encuentra por Skype con su presidente, Vicenç Chicharro, su vicepresidente y director financiero, Jordi Alonso, y el jefe de administración y de recursos humanos, Manuel Romera. Ellos forman parte de la cooperativa des de 1993, 1996 y el año 2000, respectivamente, y conocen muy bien su historia y son los encargados de gestionar el día a día.

"El hecho de equipar a nuestro equipo, por muy caro que sea, vale la pena. Si tú respondes, ellos responderán"

En sus inicios, colaboraban con Cruz Roja para hacerse cargo de la zona donde estaban entonces: Badalona, Santa Coloma y Sant Adrià del Besòs. Pero los años les han hecho crecer y, actualmente, también trabajan en Euskadi, donde se acabarán de implementar entre agosto y el septiembre y les hará incrementar la cifra de trabajadores de los 400 actuales hasta prácticamente 600, así como su flota, que ahora supera los 120 vehículos.

Unos trabajadores que "lo han dado todo" siempre, pero, sobre todo en tiempos de pandemia y las cifras así lo demuestran. Entre Catalunya y Euskadi, sólo han tenido 12 bajas simultáneas por coronavirus de las 400 personas que son, pero, además, explican, entre marzo y abril, "el porcentaje de bajas en general incluyente covid-19 y otros diagnósticos que no fuera coronavirus estuvo por debajo de meses anterior". Esto tiene mucho que ver con la gestión que la cooperativa ha hecho de los EPIs porque, subrayan, "el hecho de equipar a nuestro equipo, por muy caro que sea, vale la pena. Si tú respondes, ellos responderán".

Más allá de los beneficios

Precisamente por eso, y viendo el esfuerzo que ha venido haciendo su personal, añadieron un plus de 300 euros para cada uno de sus 400 empleados a la nómina del mes de abril. "Cuando todo el mundo está contento, todo sale mejor, y que menos que agradecer su trabajo puesto que han sido los protagonistas de esta crisis", subraya el vicepresidente del grupo. Al principio de todo, además, "fueron momentos complicados porque nuestros técnicos no paraban de trasladar a pacientes con covid positivo y el estrés que esto supone es muy grande".

"Fueron momentos complicados porque nuestros técnicos no paraban de trasladar a pacientes con covid positivo y el estrés que esto supone es muy grande"

El mes de marzo fue duro y complicado para todo el mundo y, a pesar de que "desde febrero se decía que el virus estaba en el Estado y en Catalunya, o no nos lo acabábamos de creer o nadie estaba preparado para lo que tenía que venir". Por suerte, Grup La Pau se anticipó a la situación y, confiesan, "este juego nos duró sólo dos días" porque después decidieron citar a todos los socios y trabajadores para hacer una gestión de EPIs "muy potente". "Lo teníamos que hacer, teníamos la certeza de que nuestro éxito de la gestión de la pandemia pasaba por equipar al máximo a los trabajadores", explican.

Mientras tanto, también montaron un protocolo de actuación con el SEM porque, como apunta el presidente de Grup La Pau, "muchos técnicos podían haber estado en contacto con covids positivos con pacientes que no sospechaban que estaban contagiados". Por eso, fueron valientes y cogieron las riendas de la situación gestionando el tiempo en blanco hasta que no los llegaran los EPIs y, señala Chicharro, "nos protegíamos con los buzos oficiales que teníamos para trabajar contra el ébola, pero claro, teníamos una cantidad reducida".

La formació dels tècnics del Grup La Pau | Cedida

La formación de los técnicos del Grup La Pau | Cedida

La falta de materiales a nivel mundial les empujó a ponerse las pilas en la busca y captura de nuevos proveedores. Según explican, en muchos de los materiales pasaron de trabajar con tres proveedores a hacerlo con "siete, ocho o los que hicieran falta, a buscar donde fuera" que, justamente, es una de las grandes ventajas que tienen el hecho de ser una cooperativa y poder agilizar los trámites mucho más de lo que podía hacerlo el sector público.

Siempre non-stop

Como sector esenciales, Grup La Pau no podía parar. "La facilidad de ser una empresa privada, en este aspecto, y de utilizar todos los recursos necesarios para eso, facilita las cosas respeto a la administración, que no puede hacer estas cosas que hacemos nosotros". Y es que tenían claro que "era primordial equipar a nuestro equipo" y así lo hicieron. "Creemos que podemos sacar pecho de la gestión de esta crisis porque nuestro nombre no ha sido citado en ningún caso por la falta de EPIs", añade Alonso.

"Hoy en día, en un sector como el nuestro donde han entrado multinacionales, creemos que hay una alternativa igual de rentable y con mejores resultados operativos"

Pero la cooperativa nunca ha parado en sus 38 años de vida. No fue hasta casi siete años después de ver la luz, cuando consiguieron el convenio con CatSalut. "Fue muy complicado", pero lo hicieron. Ahora ya no queda ningún socio fundador a la empresa, pero su espíritu continúa más vivo que nunca. Han pasado de tener 100 socios a 75 porque "creíamos que teníamos un número demasiado grande y que lo más natural era rebajar de forma natural la cifra", pero cualquier trabajador tiene derecho a solicitar formar parte. Después, desde la dirección, valoran si dar luz verde o no a la entrada de un nuevo socio. Del total de socios, más del 60% son técnicos sanitarios y esto dice mucho de los servicios que ofrecen.

El lote que tienen con el SEM es para cubrir el área metropolitana norte de Barcelona y el Maresme hasta los dos Arenys, que es donde acaba la región sanitaria de Barcelona y empieza la de Girona. En esta colaboración, Grup La Pau ubica a su personal en las bases operativas de sus zonas sanitarias, les dotan de material y expiden los protocolos del SEM, pero, a partir de aquí, del transporte sanitario ya se encarga el Servicio de Emergencias Médicas. Pero también trabajan en el resto de Catalunya con el CatSalut para transportes sanitarios no urgentes, y con las mutuas Fremap y Egarsap. Además, cualquier cliente particular también puede hacer uso de sus servicios para trasladar, por ejemplo, a una persona mayor de un domicilio a otro.

Els vehicles de transport sanitari de Grup La Pau | Cedida

Los vehículos de transporte sanitario de Grup La Pau | Cedida

Seguramente, muchas de las ambulancias que vemos y escuchamos por las calles pertenecen a Grup La Pau. Cuidan de sus pacientes, de sus clientes, de sus trabajadores y del modelo de colaboración público-privada con finalidades tan humanas como la suya. Y lo hacen centrándose en el bienestar del conjunto de personas que forman la cooperativa y que reciben sus servicios. "Hoy en día, en un sector como nuestro donde han entrado multinacionales, creemos que hay una alternativa igual de rentable y con mejores resultados operativos porque no tenemos como principal objetivo sacar una rentabilidad altísima", resaltan. Y esto dice mucho de ellos y, para el resto, ya están los hechos.

Més informació
Maskplus, la reinvención del textil para aislar la covid-19
MedSIR, del fármaco contra el cáncer a evitar el ingreso en UCI por covid-19
Hoy Destacamos
Lo más leido