12 antídotos para evitar respuestas suicidas a preguntas envenenadas

El experto en comunicación Marcelo Castelo recoge los mejores consejos para no meter la pata cuando alguien te está preguntando

Prepararse las ruedas de prensa puede ser una buena manera de evitar preguntas envenenadas |iStock
Prepararse las ruedas de prensa puede ser una buena manera de evitar preguntas envenenadas |iStock

"Por qué cruces que te tendríamos que contratar?", "me consideras una cabeza o un líder?", "cuenta usted con alguna empresa en un paraíso fiscal?". Preguntas trampa que, depende de qué sea la respuesta, ya te puedes arrepentir durante mucho tiempo. Cuántos golpes no te ha pasado que te han preguntado sobre algo y no has sabido qué responder? Cuando la respuesta adecuada aparece en tu cerebro, ya solo ser muy tarde. Esto que en contextos personales puede no tener grandes consecuencias, en entornos laborales puede ser que nos jugamos mucho, que sea la diferencia entre el éxito y el fracaso.

Para evitar respuestas suicidas, Marcelo Castelo, experto en comunicación persuasiva y liderazgo carismático, expone en el libro ¡Si lo sé, no lo digo! 12 antídotos para evitar respuestas suicidas a preguntas envenenadas (Empresa Activa, 2018), las claves para estar preparado para responder cualquier tipo de preguntas y así poder gestionar las emociones, la comunicación no verbal e incluso la mentira.

Participa: Sortegem el llibre ¡Si lo sé, no lo digo!

12 consejos, 12 antídotos

Hay cuatro situaciones en las cuales responder de forma equivocada a una pregunta puede ser más grave que en otros momentos de nuestra vida. Estas son la conferencia profesional, la entrevista o rueda de prensa periodística, la entrevista de trabajo y cuando tenemos que prestar declaración ante un juez. Pero también en las redes sociales, puesto que un tuit con la frase equivocada o en el momento equivocado te puede hacer perder el trabajo. Es por eso que en la primera parte del libro, Castelo recoge los 12 antídotos para sobrevivir en el momento de las preguntas y conseguir esquivar preguntas incómodas. "Una pregunta siempre es inofensiva. El único que puede llegar a ser realmente perjudicial es la respuesta", apunta el autor.

A continuación, la obra pasa de los consejos para responder adecuadamente al tipo de preguntas a los cuales nos podemos enfrentar en diferentes situaciones y como prepararnos para cada una de ellas. La entrevista de trabajo es una de las situaciones donde más preguntas personales nos harán, porque el entrevistador busca conocer a la persona que contratará. Para no caer en la trampa de estas preguntas, Castelo recoge las más típicas durante un proceso de selección y da consejos sobre cuál es la mejor respuesta para conseguir el puesto de trabajo.

Castelo: "La rueda de prensa sin preguntas no la inventó el gobierno de Mariano Rajoy"

Además, es muy importante prepararse las preguntas. "Sólo quien no está acostumbrado a prepararse una entrevista dice que es imposible saber el que te preguntarán", señala el experto. Según su experiencia, el número de preguntas a realizar es finito, por lo cual lo mejor es pensar los temas generales que pueden interesar e ir cada vez a asuntos más concretos. Vale más prevenir que curar.

Huir o no huir de los periodistas: el quid de la cuestión

A la tercera parte, Castelo se centra en los motivos por los cuales se tendría que afrontar o no el turno de preguntas, el impacto que esta decisión puede tener en la imagen pública, como influyen las emociones cuando recibimos una pregunta incómoda ante otras personas y la oportunidad o no de utilizar la mentira en estos escenarios. "Siento empezar este capítulo echando una jarra de agua fría sobre el orgullo de la patria afirmando que la rueda de prensa sin preguntas no la inventó el gobierno de Mariano Rajoy", bromea el autor.

Y es que, si los presidentes de Gobierno rechazan el turno de preguntas, por qué nos tendríamos que enfrentar nosotros a esta situación? No sería más inteligente rechazar la invitación de los medios de comunicación? Depende. Depende de cómo piensas que será el resultado, pero sobre todo de la imagen que quieres dar. Según Castelo, el precio de no admitir preguntas en un entorno en el cual se espera que estas sean aceptadas es nada más y nada menos que tu imagen pública. "No creo que ningún militante, simpatizante o simple votante del Partido Popular se haya sentido orgulloso al ver la famosa fuga de Rajoy en el Congreso de los Diputados para evitar las preguntas de los periodistas sobre los popularmente llamados 'Papeles de Bárcenas'", recuerda Castelo.

Así que vale más estar preparado para preguntas envenenadas que pueden surgir en cualquier situación y no tener que recorrer ni a la mentira ni a la escapada.

Más Información
Think Punk para sobrevivir al caos a la vida y a la empresa
La publicidad en tiempo de Alaska y Mario
La mejor cesta (y la más amarga) de Pau Gasol
Hoy Destacamos
Comentarios