Teisa, la empresa centenaria de Banyoles que puso los primeros buses eléctricos el 1920

Cinco familias del Pla de l'Estany pusieron en marcha una empresa de transporte que sustituyó los carruajes y los caballos por buses

Un autobus de Teisa a Ripoll | Cedida Un autobus de Teisa a Ripoll | Cedida

Banyoles. 1920. Dos autobuses eléctricos se ponen en marcha y sustituyen las antiguas diligencias de carros y caballos para desplazarse por la comarca. No es el inicio de un guion de ciencia-ficción. Es el origen de Transports Elèctrics Interurbans S.A. (Teisa), una iniciativa empresarial de cinco familias del Pla de l'Estany que más de cien años después gestiona unas sesenta líneas de transporte regular y factura alrededor de los 30 millones de euros. Una historia catalana de emprendeduría e innovación.

La aventura empieza cuando cinco familias de la zona de Banyoles deciden unir esfuerzos y poner en marcha un proyecto de transporte colectivo a motor. Algunas de las familias venían del sector de las diligencias con animales, mientras que otros tenían centrales hidroeléctricas en el río Fluvià.

Més info: Oli&Carol, el éxito internacional de los mordedores de bebés hechos por dos hermanas catalanas

"Decidieron empezar una nueva actividad de transporte de viajeros aprovechando la energía que se perdía por la noche en las centrales", explica Àlex Gilabert, director de Teisa. Dicho y hecho: compraron dos omnibus eléctricos en Inglaterra y el 13 de marzo de 1920 se pusieron en marcha en Banyoles . "Parecían pequeños tranvías, y tenían las baterías en la parte inferior. Se cargaban durante la noche con la energía de las centrales hidroeléctricas", apunta Gilabert. La gente los bautizó popularmente como babecas, por su forma similar a una lechuza.

Gilabert: "Si hubiera pasado en Iowa, ahora tendrían un parque temático dedicado a la empresa "

Y así es cómo arrancó el primer servicio de autobus eléctrico de Catalunya: "Fue absolutamente pionero. Si hubiera pasado en Iowa, ahora tendrían un parque temático dedicado a a la empresa". Poco después se añadieron dos familias más al negocio y todas ellas continúan formando parte de la empresa, con los Coromina como accionistas principales.

Los primeros trayectos eran entre Banyoles y poblaciones vecinas cómo Crespià o Esponellà: "Fue la sustitución del caballo". Los días de mercado eran los días con más tráfico.

teisa electrics
Los primeros buses eléctricos de Teisa | Cedida

Los caminos impracticables

Las pendientes y el estado de los caminos hizo difícil que aquellos vehículos eléctricos pudieran circular con eficacia. Por eso, se vieron obligados a pasarse a los motores de gasóleo. Década a década (con una pausa durante la Guerra Civil, cuando se van colectivizaron sus vehículos), Teisa iba creciendo y ganando viajeros por las comarcas gerundenses, incorporando trayectos hasta Olot, Sant Feliu de Guíxols o Girona.

En estos trayectos tenían la dura competencia del ferrocarril, pero el autobus finalmente se impuso y Teisa se hizo con las líneas regulares. Los años 60 fue un momento clave para la empresa: hasta entonces cualquiera compañía podía operar en cualquier trayecto, pero el gobierno franquista decidió conceder en exclusiva las líneas regulares. Teisa pudo conseguir la del Pla de l'Estany y después fue adquiriendo empresas que gestionaban otras líneas por Girona.

La expansión de Teisa

Por ejemplo, Transports de Berga (Salt-Girona), Guerrero SA (Besalú-Barcelona) o La Compañía del Ferrocarril (Sant Feliu de Guíxols-Girona). De hecho, el sector del transporte colectivo ha experimentado una gran concentración desde entonces. Teisa sale de la comarca. Y lo hizo, a menudo, con patrimonio personal de las familias fundadoras, que financiaban estas compras.

Y en este contexto de concentración, con grandes compañías que agrupan centenares de líneas y contratos con las administraciones, Teisa se ha sabido mantener cómo empresa una familiar arraigada a Girona e ir ganando territorios. Hoy en día su flota cuenta con 275 autocares y, además de sesenta líneas regulares, también gestiona un centenar de líneas escolares y de trabajadores y organiza viajes de ocio por el estado y el exterior.

Més info: Etecnic, cargadores eléctricos en todo el mundo con sello de Reus

Siete familias unidas

Fue especialmente a partir del siglo XXI cuando Teisa hace el gran crecimiento. La compañía decide profesionalizarse incorporando nuevos profesionales externos a la dirección. En este periodo han seguido incorporando empresas míticas, cómo La Hispano Hilarienca el 2015. Desde 2003, la facturación se ha multiplicado por tres, pasando de 9 a 28 millones de euros (2023). Y con la voluntad de llegar a los 30 este año, con la mirada puesta en hacer el salto a Islas Baleares, Aragón o Valencia.

Uno de los hechos que más llama la atención de Teisa es cómo se han mantenido las siete familias fundadoras en la empresa. En otras compañías, ni dos hermanos se ponen de acuerdo y se rompen relaciones. Por Àlex Gilabert, el secreto es que hay una "estructura ideal", con una veintena de accionistas donde se rinden cuentas, pero con un accionista mayoritario que es quien acaba tomando las decisiones. Además, la mayoría de las familias mantienen otros negocios y no participan en la gestión diaria.

Los conductores, el gran reto

El sector del autobús está experimentando un crecimiento de la demanda: por ejemplo, el 2023 se disparó un 25%. Esto hace que las compañías cada vez tengan que incrementar las ofertas y aquí es donde surge una de las grandes dificultades: la falta de conductores. "No tenemos personal, es complicado enganchar a la juventud para que se gaste 3.000 euros por el carnet y se tenga que esperar a los 21 años para conducir", apunta Gilabert. Esta es la edad mínima para conducir un autobús (y se puede hacer en un radio de 50 kilómetros).

Son el futuro los autobuses sin conductor? Teisa ha realizado alguna prueba, pero solo será posible a medio o largo plazo con trayectos muy concretos y carriles dedicados a estos vehículos.

Teisa, la innovación como bandera

Si hace cien años Teisa fue pionero con el autobús eléctrico, ahora está colaborando en otra revolución del sector en Catalunya. Concretamente, la empresa banyolina participa en un proyecto para construir y probar el primer autocar interurbano propulsado por hidrógeno verde. La idea es que empiece a circular el 2025 y supone la alternativa definitiva al combustible fósil en trayectos más largos. La tecnología y la digitalización son dos pilares paraTeisa, puesto que a menudo lo tiene difícil para competir por precio en los concursos públicos, donde empresas mucho más grandes pueden ajustar los márgenes.

"Somos conscientes que en concursos públicos se mira el precio. Pero intentamos distinguirnos por la calidad. Es un discurso fácil pero se concreta en tres cuestiones", asegura Gilabert, enumerando la inversión en mantenimiento y tecnología, la digitalización del servicio y la intermodalidad.

Todo ello para queTeisa continúe transportando viajeros. Con el mismo espíritu que hace 104 años, cuando las cinco familias fundadoras se unieron y cambiaron los carros y los caballos por dos pequeños omnibus eléctricos en Banyoles.

Més informació
Woodys, las gafas nacidas en Vic que han triunfado en todo el mundo
Hoy Destacamos
Lo más leido