Ismail: "Si Barcelona tuviera una política para los drons, todo el mundo vendría aquí"

El empresario canadiense y cofundador de la Singularity University apuesta por experimentar socialmente con la tecnología

El empresario canadiense Salim Ismail en Barcelona | Àngel Bravo
El empresario canadiense Salim Ismail en Barcelona | Àngel Bravo

Salim Ismail es un empresario y ángel inversor canadiense nacido en India, pero que con sólo 10 años se fue a vivir a Toronto. Es el referente mundial de la disrupción en el mundo empresarial. Después de haber fundado varias compañías, decidió venderse tres a Google para apostar por la Singularity University, "una institución nueva que es una oportunidad fabulosa, mágica y única", de la cual es director ejecutivo y cofundador. Situada en Silicon Valley, "es considerada uno de los modelos top de educación en el mundo" porque, a diferencia del resto, ésta se focaliza en la rapidez en que avanza la tecnología y el conocimiento y trabaja sobre esto. Además, escribió el best-seller Exponential Organitzations, ExO, un libro dedicado a las organizaciones exponenciales que da una nueva visión sobre la creación de empresas. Ismail viene a Barcelona a finales de julio durante el Exponential Day, el primer acontecimiento sobre tecnología y transformaciones exponenciales celebrado en Catalunya. Dentro de las oficinas de Acció, confiesa que "me gustaría mudarme aquí [Barcelona]" porque "es una de las ciudades más especiales del mundo".

¿Qué es ExO?

ExO es para organizaciones exponenciales y es una nueva manera de construir una organización. Sabemos cómo desarrollar la tecnología muy bien, pero desarrollar una organización es muy difícil. Los nuevos modelos como Airbnb o Uber están hechos de una manera diferente, ellos desarrollan la organización más rápido de lo que nosotros podemos desarrollar la tecnología. ¿Cómo modernizas una organización heredada?

¿Qué significa para Catalunya el Exponential Day?

Catalunya tiene muchas posibilidades fascinantes. Antes que nada, hay mucha creatividad en el diseño, como la Sagrada Familia, y esto es un fenómeno que marca cómo construir una compañía. Es permitir el diseño pensando en la creatividad como una parte de la organización. Si tú haces un trabajo, haces esto y no haces nada más. Con las nuevas organizaciones, la gente está haciendo muchas cosas diferentes o eligiendo qué quieren hacer dentro de la compañía. Para zonas como Catalunya, necesitas creatividad. Y la pasión también es muy importante a la hora de crear una organización y vosotros tenéis mucha. Esta mezcla es muy interesante y necesaria a la hora de crear una empresa. Crear sólo startups no servirá para sobrevivir, se tienen que crear organizaciones exponenciales.

Salim Ismail és el referent global de la disrupció al món empresarial | Àngel Bravo

Salim Ismail es el referente global de la disrupción al mundo empresarial | Àngel Bravo

¿Qué conexión tiene Catalunya con Silicon Valley?

En términos de tecnología y pasión es bastante similar, pero la diferencia es que en Silicon Valley la gente piensa en grande. Por ejemplo, yo soy canadiense y si tú creas un producto, estás construyendo un producto que puede cambiar el mundo. En Silicon Valley directamente dicen: '¿Cómo cambiamos el mundo?' Y luego ya piensan en cómo tiene que ser el producto y qué tiene que tener.

¿Es diferente en Catalunya?

Hay dos diferencias entre Catalunya y Silicon Valley: una es la gente pensando en grande y la otra es que en Silicon Valley, si tú fundas un negocio y fracasa, lo denominamos 'experiencia'. Aquí, si tú creas un negocio y va mal, eres un fracasado. La gente tiene miedo a esto y, si tienes miedo al fracaso, no afrontas el riesgo. Lo que es mágico hoy es que, mientras hace 10 años si querías tener un negocio tenías que gastar mucho dinero, hoy puedes crear cosas con una persona, un ordenador y mil dólares. Mira Google, Facebook... Esto no había sido posible nunca y hoy puedes adentrarte en un negocio aunque no tengas experiencia en la industria energética, la industria espacial...

¿Cuál es la diferencia entre disrupción e innovación?

La disrupción es romper con aquello viejo, destruir los modelos antiguos, mientras que la innovación es implementar aquello nuevo. Tenemos las dos cosas. La gente habla sobre innovación, pero para hacerla, tienes que romper los patrones viejos. En muchos casos, sobre todo en las grandes empresas, ellos quieren hacer innovación, pero no quieren cambiar la manera en que hacen las cosas. Y esto no funciona.

"Barcelona tendría que combinar tecnología con sociedad porque es una combinación mágica"

¿Cree que Barcelona puede y tendría que reproducir el modelo de Silicon Valley?

Sí, pero con una modificación. Hay muchos beneficios al pensar en grande aprovechando la tecnología que es lo que pasa allí, pero creo que en otros lugares tú no puedes tener esto. Si tú creas una compañía, pero también miras el contacto social y dices: qué representa esto para la sociedad y cómo estoy contribuyendo, tendrás una empresa mucho más poderosa. Si yo estuviera en Barcelona, pensaría en el tema de los taxis. Yo he estado esperando 15 minutos por un taxi y esto no es bueno para el consumidor. Estamos en 2019, esto es ridículo. ¿Qué pasa si creamos una plataforma cooperativa como Uber para los conductores? Se trata de experimentar socialmente con la tecnología. Es la combinación de la tecnología con la sociedad, una combinación que puede ser muy mágica aquí.

Salim Ismail aposta per experimentar socialment amb la tecnologia | Àngel Bravo

Salim Ismail apuesta por experimentar socialmente con la tecnología | Àngel Bravo

¿Los emprendedores tienen que pensar en grande como Silicon Valley?

Si creas un negocio, que es muy difícil, no hay ninguna diferencia entre crear un negocio millonario o uno de billonario. Si piensas en un negocio billonario, mucha otra gente está construyendo un negocio billonario, alguna gente uno millonario... Si piensas en pequeño, tienes mucha competencia, pero si piensas en grande, hay mucha gente loca para pensar así de grande. Cuando pienso en la gente de Barcelona y Catalunya, pienso que estáis locos en el buen sentido de la palabra.

¿Nos puede dar algún consejo para los emprendedores?

Tenéis un buen ejemplo en Gaudí y en la manera en qué él pensaba sobre el mundo, diferente al resto de la sociedad. Creo que lo que podéis hacer es promover a este tipo de gente, la gente que está loca, no alimentar a la gente normal. Se tiene que ver qué está pasando con la tecnología, que es lo que está transformando el mundo.

"En Barcelona tenéis que promover a la gente que está loca, no alimentar a la gente normal"

¿Por qué decidió vender su compañía a Google?

Tuve que decidir entre crear mi compañía y crear la Singularity University con Peter Diamandis porque no podía hacerlo todo al mismo tiempo. Fundé compañías antes y pensé que lo puedo volver a hacer, pero es muy difícil tener la oportunidad de crear tu propia universidad. Ahora es considerada uno de los modelos top de educación en el mundo. Estoy muy orgulloso.

¿Cuál es la diferencia entre esta universidad y una tradicional?

Hay varias diferencias. Una es que se focaliza en la rapidez con que avanza la tecnología: sólo miramos las que avanzan rápido porque es muy difícil enseñar sobre esto. Cuando acabas un máster sobre biotecnología o neurociencia estás desactualizado. El conocimiento cambia más rápido que la enseñanza. Y esto es un hecho estructural. La segunda es que actualizamos el currículum en tiempo real, si vemos que algo está cambiantdo, pensamos en cómo puedes aplicarlo e implentarlo en tiempo real. El 80% de los currículums van sobre enseñar en el futuro. La mayoría de los académicos piensan en el pasado.

"Todas las políticas públicas son defensivas y reactivas: si pasa algo, después hacemos política"

¿Cómo se tendría que enseñar?

Los líderes tienen que pensar qué pasa con la penetración de los coches autónomos, qué pasa cuando el bitcoin está corriendo por el mundo, qué pasará cuando curemos el cáncer... y tienen que ser prácticos con esto. Todas las políticas públicas son defensivas y reactivas: si pasa algo, y luego hacemos política. Nosotros sabemos qué es lo que vendrá.

Quizás los políticos tendrían que pensar como vosotros.

¡Lo tendrían que hacer! Si sabemos que los drons vienen, trabajemos ahora en la política porque la primera reacción es bloquearlos y tardaremos 20 años en ver los beneficios. Por ejemplo, imagínate que en Barcelona los drons tienen una política y funciona bien, todos los fabricantes e investigadores vendrán aquí. Es una buena oportunidad para mirar hacia el futuro.

Salim Ismail a la terrassa de les oficines d'Acció | Àngel Bravo

Salim Ismail a la terraza de las oficinas de Acció | Àngel Bravo

¿Cómo cambiarán las organizaciones y el mundo en general?

Creo que la gran cosa que está pasando con la tecnología hoy es que, en el siglo XV teniem Guttenberg imprimiendo prensa, y ahora es un momento Guttenberg porque un invento cambia el mundo completamente. Tenemos muchos inventos viniendo todos al mismo tiempo: la energía cambia el mundo, el blockchain también, los coches autónomos, los drons, la IA, la robótica, la biotecnología... El problema que está pasando es que no estamos preparados por absorver como sociedad estos 20 momentos Guttenberg y esto causa mucho de estrés. La cosa está en cómo salvas este problema.

Más Información
'Delivery' gratuito y premiar al cliente físico, la última milla del consumo
Lladó: "Cada día es una obra de arte para crear nuevas relaciones"
Llavina: "Me interesa mucho más el talento que el poder"
Elisenda Bou: "La tecnología no deshumaniza, pero se aprovecha de la vagancia"
Hoy Destacamos
Comentarios