La Liga de los extraordinarios

Algunas voces apuntan a la necesidad de contar con un 'Dream Team' económico para luchar contra el coronavirus más allá de la política

La Lliga dels Extraordinaris. | Marta Escobar Martí La Lliga dels Extraordinaris. | Marta Escobar Martí

La Liga de los hombres extraordinarios es una película norteamericana dirigida por Stephen Norrington y protagonizada por Sean Connery que hizo escuela. Quizás no por la ejecución del guión -que recibió numerosas críticas-, pero sí por su filosofía: juntar a un grupo de personas extraordinarias para luchar contra "el fantasma" que amenaza la orden internacional y las relaciones entre las naciones europeas. En pleno siglo XXI, el fantasma que recorre Europa y el resto del mundo no es el comunismo de Karl Marx sino una realidad tan amarga como el coronavirus. Y de nuevo, cada vez son más las voces que piden un equipo "competente y eficaz" más allá de la política. Vuelve la Liga de los extraordinarios.

El consultor y colaborador de VIA Empresa, Genís Roca, fue uno de los primeros en apuntarlo con el artículo Gobierno: necesitamos un equipo. "Ante situaciones complicadas la ciudadanía necesita creer que su Gobierno sabe lo que se hace, aquello que diríamos confianza", asegura. Según Francis Fukuyama, confianza en su sentido más amplio: experiencia, conocimiento técnico, capacidad e imparcialidad a la hora de decidir. Y habitualmente quien acostumbra a tener la última palabra son los políticos.

El equipo italiano de Colao y Mazzucato

El primer ministro de Italia, Giuseppe Conte, hace semanas que ya movió ficha y marcó el camino. Lo explicaban en el Corriedere della Sera. Un camino de confianza y credibilidad que implica un equipo de expertos para reconstruir el país que se adentra ya en la nueva normalidad. Una Liga de los extraordinarios a la italiana capitaneada por Vittorio Colao, antiguo CEO de Vodafone a escala mundial y con altos cargos en RCS MediaGroup o General Atlantic, y acompañado por 16 personas más.

Roca: "Ante situaciones complicadas la ciudadanía necesita creer que su gobierno sabe lo que se hace, aquello que diríamos confianza"

Aquí, la lista con todos los cargos: tres economistas, dos sociólogos, un psicólogo, un psiquiatra, un físico de la innovación, un especialista en ocupación, un abogado, un contable y tres expertos en discapacidad. Nombres propios como Mariana Mazzucato o Enrico Moretti. En total: 13 hombres y 4 mujeres. A pesar de la diversidad de talentos, queda una asignatura pendiente: la paridad del equipo.

¿Su misión? "Imaginar como reiniciar la economía después de un bloqueo de dos meses y aprovechar esta crisis como una oportunidad para transformar Italia en un país más moderno y competitivo, adaptándose a los retos de un mundo que probablemente ya no será como antes gracias a la ayuda de los procesos de tecnologías e infraestructuras". Y sin cobrar nada.

El momento de una idea poderosa

Tendría sentido una Liga de extraordinarios aquí? "No hay nada más poderoso que una idea a la que le ha llegado su momento", decía Víctor Hugo. Una vez hay consenso en el qué, faltaría definir el quién y el cómo. Algunos ya han dado el primer paso y dibujan posibles soluciones desde los medios de comunicación. Este es el caso de economistas y catedráticos como Xavier Sala-i-Martin, Oriol Amat o Santiago Niño-Becerra...

De hecho, José María Gay de Liébana podría ser incluso un visionario. Semanas después de la cancelación del Mobile World Congress por la amenaza de la Covid-19 y la espantada de las empresas participantes, VIA Empresa se entrevistaba con él y ya avanzaba que hacía falta un Gobierno de expertos. En los apuntes de aquella desenfadada conversación junto al mar con el profesor Gay de Liébana ya asegura que en el mundo de la empresa hay gente más que capacitada para dirigir el Estado "de una manera más adecuada". Y da nombres: "Pongamos a Juan Roig, Amancio Ortega y Clemente González-Soler, el presidente de IFEMA, a dirigir. Esto sería otra cosa". Sin ir más lejos, esta semana Roig ha convocado en Valencia una rueda de premsa presencial -que se podrá seguir en streaming- para explicar su apuesta sobre la emprendeduría desde el centro de Marina de empresas, Lanzadera. Visión y estrategia en tiempos confusos? Cosas de líderes. 

De esta propuesta también ha opinado Santiago Niño-Becerra, quien afirma que "si se decide poner en marcha la idea, empresarios tienen que haber, y todos tienen que estar representados". El profesor de Estructura Económica del IQS matiza en su respuesta que no sabe "como se pueden sentar a la misma mesa al CEO de Ford y al amo de una pyme de 5 trabajadores. Pero con sólo empresarios no se podría hacer (el comité de expertos) porque la inmensa mayoría carecen de una visión de conjunto", destaca Niño-Becerra.

Niño-Becerra opina que "si se decide poner en marcha la idea, empresarios tienen que haber, y todos tienen que estar representados"

Pero VIA Empresa no es el primer medio que lo sugiere. En la revista Ejecutivos.es han creado un cuestionario online porque defienden en firme la propuesta de crear un gobierno de expertos. ¿Los nombres? Son conocidos: Sol Daurella, Josep Oliu, Ana Botín, Francisco Reynés, Josep Lluís Bonet o Isak Andic están en su listado. Afirma el medio que urge "un gobierno de emergencia nacional que apueste por un nuevo modelo territorial, con la armonización de las legislaciones autonómicas y supresión de trabas administrativas, dispuesto a simplificar la administración territorial, que elimine instituciones con competencias duplicadas como las diputaciones, reduzca el tamaño de los diferentes parlamentos, tase el número de asesores permitidos y reunifique ayuntamientos".

Més info: Una hora larga con Gay de Liébana

Los problemas ya están, pero la sociedad quiere respuestas y busca luz en la oscuridad. Las ideas mueven el mundo y es que innovar no es sólo hacer las cosas diferentes, sino también anticiparse a aquello que será diferente. La nueva normalidad. "La respuesta de los gobiernos tendría que ser intentar congelar el tiempo y la economía... Ha sido un fracaso del sector público", alerta Sala-i-Martin desde la Llotja virtual de la Cambra de Comerç de Barcelona. En tres palabras: poder, titánico y helicóptero.

Sala-i-Martin: "La respuesta de los gobiernos tendría que ser intentar congelar el tiempo y la economía... Ha sido un fracaso del sector público"

Una nueva normalidad que hoy por hoy recuerda a otra película con final amargo: Titanic. Intentamos mirárnoslo con esperanza desde la altura de una propuesta como el Helicopter Money que tanto defienden Sala-i-Martin o el catedrático Jordi Galí. Así de fácil: "Imprimir y regalar dinero". Así de difícil: ¿Riesgos? Inflación, deuda... "Todo esto es cierto, pero tenemos que tener claras cuáles son las prioridades. Estamos en un Titanic y el Titanic se está hundiendo. Preocuparse por la inflación y la deuda me parece un problema estrafalario", explica el profesor de la Universidad de Columbia de Nueva York.

'Whatever it takes' 2020

Oriol Amat defiende que "en salud hay que aprender de los mejores" y "los gobiernos tienen que actuar con mucha rapidez". Parece que vuelve a sonar el tic-tac del Whatever it takes versión 2020. El banquero italiano Mario Draghi ya no capitanea el BCE, pero se espera de Christine Lagarde que haga brillar más que nunca las virtudes de la política monetaria. De esto depende en gran parte la estabilidad de Europa, actual y futura.

"Si autoridades, empresas y personas lo hacemos bien, los daños del coronavirus en la economía pueden ser menos profundos y cortos en el tiempo", recuerda el catedrático de la UPF. Su fórmula empresarial apunta hacia la liquidez, los ERTE, la renegociación de costes y plazos de pago con proveedores, aumentar ingresos con nuevas necesidades de los clientes o rediseñar modelos de negocio. Como los 10+2 mandamientos de Xavier Marcet.

El vuelo de la CAREC

Hace unas semanas ya hablábamos de la posibilidad de la Liga de los extraordinarios con el catedrático Guillem López Casasnovas en una entrevista en VIA Empresa. Pregunta, respuesta.

¿Se tendría que crear un comité de expertos para salir de la crisis? Qué personas o qué roles tendrían que formar parte?

¡Uy! Esto no lo sé. Pero me suena que un nuevo CAREC (para la Reactivación Económica) en nuestro país le vendría bastante bien. También un CASOST para la sostenibilidad futura de nuestro sistema sanitario. De hecho, ¡estos consejos nunca han sido explícitamente abolidos!.

"Este vuelo es el nuestro", añade el profesor Salvador Garcia-Ruiz y MBA en NYU Stern. Un vuelo de altura recuperando el espíritu del Consell Assessor per a la Reactivació Econòmica i el Creixement (CAREC), incorporando talento del mundo empresarial catalán. "No hemos perdido el vuelo ni tenemos que renunciar a nada. Pero no podemos perder mucho más tiempo", alerta.

Més info: La Llotja de Sala-i-Martin: poder, titanic y helicóptero

Pimec ha dicho públicamente que está de acuerdo y ya ha pedido que la crisis de la Covid-19 esté gestionada por un grupo de expertos tras un encuentro digital con Oriol Amat y José Maria Gay de Liébana. "Ante la previsible dificultad de reeditar unos pactos de la Moncloa, proponemos que esta crisis sea liderada por un grupo de expertos", defiende Josep González, presidente de la patronal de las pymes.

¿Se sumará alguna institución económica más? Bienvenidas son las ideas! Y sobre todo la esperanza y el optimismo en tiempo de crisis. Una idea poderosa que ya está cuajando en determinados círculos de nuestra sociedad para que asesoren y aporten su granito de arena a la salida económica de la Covid-19, para ver luz al final del túnel. No se trata de convertir la política en la junta de una gran empresa, pero parece que la política ya no puede ser sólo cosa de los políticos.

Més informació
Al teléfono con Santiago Niño-Becerra
10 medidas para salvar el tejido empresarial
Hoy Destacamos
Lo más leido