Cava con acento catalán

Multinacionales y fondos extranjeros se hacen con las principales bodegas, que mantienen la elaboración de un producto tradicional y arraigado en el territorio

Cava, champán o clásico Penedès?
Cava, champán o clásico Penedès?

Se acerca Nadal y los supermercados ya hace más de un mes que nos agobian con ofertas de productos típicos de este periodo. Prácticamente empezaron el día siguiente mismo de Todos Sants para recordarnos que vale más ser "previsors" y hacer las compras con tiempos. Y entre estos artículos tan habituales y necesarios en las comidas y cenas navideñas es el cava. La tradición de tomar en Cataluña ha hecho que tengamos unas marcas de referencia y con una larga alcurnia familiar dedicada al negocio, y un sector que puede presumir de ser de km 0 (en su mayoría).

Cava o champán?

Los dos tienen la particularidad de hacer una segunda fermentación dentro de la botella en reposo durante un mínimo de nuevo meses, pero sólo se denomina champán el vino escumós producido en la región francesa de la Xampanya y cava, el que está elaborado en las zonas de su Denominación de Origen (DON). Ningún caldo de estas características que no se elabore en estas localizaciones, no puede ser denominado de cabeza de las dos maneras.

El producto francés se hace con uva Chardonnay y Pinot Noir, mientras que los otros acostumbran a estar hecho con Parellada, Macabeo y Xarel·lo, menos habitualmente con Chardonnay, y con Pinot Noir, Garnatxa, Taladrado y Monastrell en el caso de los rosados.

La DON cava

De vinos escumosos podemos encontrar de todo tipo, pero el cava es el clásico en las celebraciones. La mayor parte se elabora en el Alt Penedès, a pesar de que también se hace en el Baix Penedès, Alt Camp, Alt Empordà, Anoia, Bages, Baix Llobregat, Conca de Barberà, Garraf, Maresme, La Selva y Tarragonès. Estas comarcas catalanas son las encargadas de hacer el 95% el cava que se comercializa en el Estado español.

En el Estado español hay más de 159 municipios y cerca de 170 hectáreas dedicadas al cava

Fuera de Cataluña hay 18 poblaciones riojanas que hacen y nuevo entre Álava, Badajoz, La Rioja, Navarra, Valencia y Zaragoza. En total, en el Estado español hay 211 empresas que hacen esta bebida, 170 hectáreas de cultivo de uva para cava y 159 municipios que se dedican.

Los grandes, en manso de multinacionales

Cómo que este caldo es un producto protegido con DON, comprar de local es fácil: sólo hay que verificar la situación de la compañía, es donde tiene las viñas y la bodega.

Se puede optar por alguno de los nombres clásicos. Uno es Freixenet, líder mundial a su sector y con más de 100 años al última. Otro, Codorníu, 18a generación y con una historia de más de 460 años. Ambas compañías representan un 50% del sector del cava. El 2017 facturaron plegadas 1.149 millones de euros.

Ahora bien, se tiene que hacer un matiz porque un 50,7% de la propiedad de Freixenet ahora se encuentra en manso del grupo alemán Henkell; y un 68% de Codorníu es propiedad del fondo de inversión norteamericano Carlyle. Pero nada de esto ha hecho cambiar que elaboren cavas catalanes.

Freixenet, Codorníu y Juvé & Camps son los tres líderes del sector y se encuentran en manos de empresas extranjeras

Juvé & Camps es la tercera compañía en ventas. En este caso, la sociedad holandesa Scranton Enterprises -participada por la farmacéutica Grífols- es la propietaria. La compañía, nacida hace dos siglos en Sant Sadurní d'Anoia, facturó el 2017 cerca de 40 millones de euros.

El cuarto al ranking en ventas es Vallformosa con 32 millones de euros. La suya también es una historia de 150 años con altibajos. Su etapa más dura ha sido la de los últimos años. Actualmente preside la compañía Josep Graells, quién adquirió con Vicenç Vidal la mayoría del capital y provocó la marcha de la familia Domènech. Este es un caso más de cambio de manso al sector cavista, pero el primero que ha mantenido una propiedad 100% catalana.

Buena calidad a la sombra de los grandes

Más allá de los tres grandes se pueden encontrar otros productores que ponen su granito de arena a hacer del vino escumós catalán una bebida de calidad. Entre los que se podría etiquetar de medios y con tradición hay Canales & Nubiola, Jaume Serra y Peralada .

El primero está arraigado en Sant Sadurní d'Anoia desde el 1915. El segundo, en cambio, nació el 1890 en Alella, pero se trasladó a Vilanova i la Geltrú buscando espacio para ampliar las viñas. A pesar de que el producto es catalán, desde el 1997 el negocio se encuentra en manso de García Carrión, también propietaria de Don Simón. Además, Jaume Serra es interproveïdor de Mercadona.

En el caso de Peralada, la familia Suqué Mateu continúa al frente de un negocio ampurdanés que surgió el 1923 y que ya lidera la tercera generación.

Podrían continuar con la lista Bach, propiedad de Codorníu desde el 1975, y Ferré y Catasús, del Penedès. Otras opciones son las marcas del grupo Gleva Cellars, de Ramón Raventós Basagoiti y desde hace pocas semanas fusionado con Codorníu: Parxet (Alella), Mont-Ferrant (Blandas) y Titiana (Tiana).

Jané Ventra (El Vendrell), Recaredo (Sant Sadurní d'Anoia), Oriol Rossell (Santo Marçal), Firmado (Alella) o Cava Bertha (Subirats) son algunos de los nombres que se pueden encontrar a los supermercados, entre otras pequeñas bodegas que distribuyen sus productos en tiendas especializadas.

Para todos los bolsillos

Probablemente los cavas menos conocidos son de los que tienen precios más elevados. El motivo es que se hace una producción mucho más limitada, pero también que cuentan con una calidad más elevada. Por eso los sibarites prefieren adquirir sus vinos en espacios especializados.

A pesar de que haya opciones más gurmet, el cava es un producto estándar que se ha adaptado a todo tipo de bolsillos. Freixenet, Codorníu o Jaume Sierra también cuentan con gamas y precios diversos que pueden ir desde los 1,50 euros hasta los 80 euros a las grandes superficies.

La buena noticia es que, por norma general, un cava es más barato que un champagne. Y también gusta más afuera. El Observatorio Español del Mercado del Vino registró el 2017 un total de 156 millones de botellas exportadas ante los 149 millones del vino escumós francés.

Una opción creciente en los últimos años, más allá del cava, es el Clásico Penedès de la DON Penedès. Recibió su impulso el 2013, cuando una docena de productores con DON Cava decidieron marchar. Ahora ya son 17 los productores que etiquetan con esta marca para competir contra el cava.

Más Información
Las familias del cava brindan con el inversor internacional
Grifols entra al sector del cava
La patata vecina truca a la puerta
Hoy Destacamos
Comentarios