Dar una nueva vida a los alimentos que van a la basura

Ametller Origen y la startup Feltwood muestran como los residuos alimentarios pueden ser un sustituto al plástico en muchos productos

Con la tecnología se pueden transformar los residuos alimentarios en nuevos recursos
Con la tecnología se pueden transformar los residuos alimentarios en nuevos recursos

Fabricar muebles, juguetes o envases con residuos agrícolas es un gran reto, y un gran paso adelante hacia la sostenibilidad. Todavía más: sustituir el plástico de estos juguetes o envases por un material proveniente de los residuos de los agricultores. Esta es la propuesta de valor de Feltwood, una startup que desarrolla tecnología para producir materiales industriales ecológicos a partir de residuos agrícolas y que a la vez sean biodegradables para cerrar el círculo de la economía circular.

Y es que aunque no lo parezca, el 50% de los vegetales del sector agrícola van a la basura: el 30% ocurre en el origen y el resto en las diferentes fases de manipulación de los alimentos. Con esta situación, por qué no aprovechar todo el que se tira para darle un nuevo uso? "Nuestra tecnología nos permite utilizar lo que no comemos de la lechuga o vegetales para crear otros materiales", explica el responsable de desarrollo de negocio de la startup aragonesa, Óscar Longares, durante el Tech4Good Congress, organizado por Eurecat.

Más info: Economía circular: una vida útil hasta el infinito

Desde muebles a packaging, bandejas, juguetes como el Lego –que todo es plástico- o materiales para la automoción y el aislamiento. Las oportunidades son diversas pero todo se centra en un único objetivo: reducir la gran cantidad de plástico que generamos. "Uno de los problemas del plástico es que se emplea precisamente porque es barato", afirma Longares. Es por eso que desde Feltwood están trabajando para que su alternativa tenga al menos el mismo precio que el plástico tradicional.

El responsable de desenvolupament de negoci de Feltwood, Óscar Longares

El responsable de desarrollo de negocio de Feltwood, Óscar Longares | Cedida

De residuo a recurso

"Cada vez somos más personas que habitamos en el planeta y vamos disparados en términos de consumo y de crecimiento, un factor que se traduce en forma de un impacto ambiental que aumenta exponencialmente", advierte el presidente de Eurecat, Xavier Torra. En este sentido, Torra apela a las empresas a llevar a cabo medidas de sostenibilidad como punto clave para la competitividad empresarial. "En un futuro no muy lejano los recursos empezarán a escasear y subirán de precio, una cuestión que nos obliga a actuar con agilidad", señala.

Tuesta: "En un futuro no muy lejano los recursos empezarán a escasear y subirán de precio"

En este sentido, Ametller Origen ha impulsado un proyecto de economía circular, Agronit, para revalorizar todos sus residuos a lo largo de la cadena de producción. "Tenemos muchas posibilidades de éxito que nuestros residuos se conviertan en recursos", ha destacado la responsable de innovación, certificación y sostenibilidad de Almendro Origen, Amaya Prat.

Por otro lado, la empresa también ha cambiado toda la flota de vehículos para hacerlos menos contaminantes y los sistemas de refrigeración de sus supermercados para reducir energía. "Estamos cambiando los gases de efecto invernadero de los sistemas de refrigeración por gases menos impactantes, como el amoníaco o el CO2", detalla Prat.

Y es que, de hecho, el sector agroalimentario es el que tiene más potencial, teniendo en cuenta su peso en la economía y sus posibilidades, de aplicar el concepto de economía circular.

Más Información
Economía circular: el residuo como recurso
La app para vivir al estilo residuo cero
Plásticos: a la comida, al transporte y en la ropa
Hoy Destacamos
Comentarios